Una hazaña que no fue: dos pilotos en pleno vuelo pretendieron intercambiar aviones pero algo salió mal

red bull choca avion
Redactor
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
2.7/5 - (9 votos)

El show estaba listo para ser una de las hazañas más espectaculares de la historia de la aviación, pero esta vez no fue así.

El domingo 24 de abril, Luke Aikins y Andy Farrington pasarían a la historia como los primeros pilotos en despegar en un avión y aterrizar en otro ,después de que sus aviones cayeran en picada y saltaran fuera de ellos. Si, parece raro de entender pues es casi imposible. Salvo que Red Bull vaya en busca de una hazaña cada vez más osada.

Aikins y Farrington son primos que atribuyen su herencia aeronáutica a su abuelo, Lenny, un piloto de combate de la Segunda Guerra Mundial quien fue derribado y debido a que su cúpula se congeló, no pudo evacuar su P47. Cuando regresó a los EE. UU., se preguntó cómo habría sido saltar de un avión, por lo que montó una escuela de paracaidismo.

Los padres de Aikins y Farrington también volaron y saltaron, por lo que era obvio que los niños estarían haciendo lo mismo: Aikins todavía estaba en el útero cuando saltó por primera vez de un avión. Ambos niños crecieron en un aeródromo y saltaban tanto como podían. También comenzaron a volar y ambos realizaron sus primeros vuelos en solitario a la edad de 16 años.

Además de ser primos, los dos están muy en sintonía entre sí, lo cual es ideal para el desafío Plane Swap. A menudo vuelan juntos en formación y han completado más de 5.000 saltos juntos. Esta es la razón por la que Aikins eligió a Farrington como su compañero de Plane Swap, la pareja sabe instintivamente lo que el otro va a hacer, lo que lo convierte en un desafío más predecible y, por lo tanto, más seguro (?)

Entonces, los pilotos y los saltadores estaban en sintonía, pero iba a ser necesario que un experto en aviación y aeronáutica interviniera y trabajara en el avión para asegurarse de que todo esto pudiera suceder. Aquí es donde interviene el Dr. Paulo Iscold. Iscold es profesor de diseño de aeronaves, aerodinámica aplicada y piloto.

Image Swap Aviones Cambio2

Iscold conoció a Aikins en 2016 después de que el paracaidista acababa de completar su salto sin paracaídas de 7,260 m, aterrizando en una red gigante, por lo que sabía lo que le esperaba cuando se le pidió que ayudara con la ciencia en este proyecto.

Aunque hubo cientos de personas involucradas en hacer realidad el sueño, las dos últimas estrellas del desafío son los Cessna 182 que pilotan Aikins y Farrington. El Cessna 182 es un caballo de batalla que ha estado en producción desde 1956, y se han construido más de 23,000. Estos aviones son fiables y se utilizan para todo tipo de tareas, desde aviones de entrenamiento hasta operaciones militares. Es el compañero perfecto para Plane Swap.

Intercambio de aviones en pleno vuelo: el plan original

Plane Swap ha tardado un año en desarrollarse con horas y horas invertidas por Aikins, Farrington, Iscold y Aaron Fitzgerald, el coordinador aéreo, para garantizar que el plan se lleve a cabo sin problemas.
Al igual que en un millón de vuelos anteriores, los dos aviones despegaron uno a la vez y ascendieron a 4.265 m, donde los pilotos se colocaron en formación y completaron sus últimas comprobaciones: este es el último punto donde un ‘go’ o se hará una llamada ‘no go’.

Image Swap Aviones Cambio3

Al momento de ‘ir’, tanto Aikins como Farrington pusieron sus 182 en una caída en picado en tándem. Para que ambas aeronaves permanezcan en picada, requieren un sistema de piloto automático personalizado para garantizar que permanecieran en la trayectoria correcta. Cada avión también había sido equipado con un freno de velocidad y ruedas más grandes que las estándar para ayudar a crear más resistencia y disminuir la velocidad de descenso, así como para garantizar que los paracaidistas puedan alcanzarlos. El piloto automático se activaría una vez que los pilotos hayan entrado manualmente en picada y apagado los motores para hacer que los aviones se detengan en el aire.

Con los aviones manteniendo su trayectoria en picada, Aikins y Farrington salieron de sus aviones y se lanzaron en paracaídas a aproximadamente 610 m sobre el nivel del suelo antes de subirse al otro avión.

Una vez de regreso dentro de su nuevo avión, Aikins y Farrington apagarían el piloto automático, retirarían el freno de velocidad y reiniciarían los motores, mientras se nivelaban. Pero algo salió mal.

A mitad del intercambio, uno de los aviones comenzó a perder el control de la caída y ya no fue posible que el piloto pudiese ingresar a la aeronave.

La ciencia detrás de la hazaña

Para que Plane Swap fuera un éxito, había varias preguntas que debían responderse. Lo primero que había que hacer era encontrar una forma de ralentizar el descenso de los aviones mientras se encontraban en picada sin tripulación. Un paracaidista que cae alcanzará una velocidad máxima de alrededor de 209 kph, mientras que un Cessna 182 que cae no debe exceder una velocidad de 321-327 kph, ya que comenzará a romperse en pleno vuelo. Este número se conoce como Vne o Never Exceed Speed.

El avión también caería más rápido que Aikins y Farrington, por lo que a Paulo se le encomendó una forma de reducir la velocidad de los 182 y se le ocurrió el freno de velocidad. El freno de velocidad es una gran área de superficie que se encuentra debajo de la barriga del avión y se activa antes de la inmersión. Este freno produce nueve veces más resistencia que la propia aeronave, que es la cantidad de resistencia necesaria para estabilizar el avión a 125 mph (200 kph), que es la velocidad promedio de Aikins y Farrington. El freno de velocidad resuelve el problema de los aviones que se alejan de los paracaidistas.

El siguiente problema fue mantener la aeronave en la trayectoria correcta mientras no estaba tripulada. El problema aquí es que no hay garantía de que la aeronave permanezca en la misma línea sin un piloto a los mandos. El flujo de aire alrededor de la aeronave puede cambiar la dirección, por lo que se necesitaba un piloto automático para garantizar que ambos Cessnas se mantuvieran en el objetivo. Sin embargo, no existe un piloto automático en el mundo diseñado para mantener un avión volando directamente hacia el suelo, por lo que el equipo tuvo que desarrollar uno propio.

En la caída libre, la aeronave no puede producir ninguna sustentación en el ala, por lo que el ángulo de cabeceo debe ser un poco más de 90 grados, para que las alas se alineen con el suelo.

Image Planos Avion

Luego estaba la cuestión de que Aikins y Farrington pudieran entrar y salir del avión. No solo eso, sino que también tienen que meterse en el asiento del piloto que está en un ángulo vertical. En un vuelo de prueba, Farrington encontró una solución. Descubrió que al sujetarse del puntal (el poste de metal que conecta el ala con el cuerpo del avión), podía acercarse más y más a la cabina del avión. Luego colocó su cofre en el marco de la puerta. Con una pierna y un brazo dentro del avión, descubrió que podía desactivar la caída en picado y luego poder sentarse en el asiento una vez que el avión había comenzado a nivelarse.

FAA investigará el accionar de esta hazaña

Uno de los dos aviones Cessna 182 se estrelló después de perder el control, dijo la Administración Federal de Aviación en un comunicado. El piloto pudo aterrizar de manera segura en paracaídas.

Una carta de rechazo de la FAA indicó que el espectáculo «no sería de interés público» y agregó que los funcionarios «no pueden encontrar que la operación propuesta no afectaría negativamente la seguridad».

Se decía que las carreras de práctica implicaban tener un piloto adicional en cada avión, para tomar el control en caso de que algo saliera mal. Entonces, la FAA concluyó: «Porque la FAA no puede concluir que las operaciones para las que se solicita la reparación (es decir, una operación sin un piloto en el avión y en los controles) no afectarían negativamente la seguridad, y porque el peticionario puede continuar realizando esta demostración de conformidad con las regulaciones de la FAA al incluir un piloto adicional para cada avión, no hay interés público en otorgar la solicitud de exención».

2.7/5 - (9 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.