Una niña de 4 años descubrió la huella de un dinosaurio de hace 220 millones de años cerca de la costa al sur de Gales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

De no creer: contra todo pronóstico, este imponente hallazgo no ha sido realizado por arqueólogos, científicos, ni ningún especialista en ciencias de la Tierra. Fue precisamente Lily Wilder, una niña de tan solo 4 años, quien descubrió en el sur de Gales algo impreso en una roca durante un paseo por la playa con su padre.

Luego de reportar lo observado, profesionales en el tema indicaron que aquello que la niña había identificado era una huella fosilizada de 220 millones de años de un dinosaurio primitivo. Cabe destacar que la playa de la bahía de Bendricks, en el valle de Glamorgan, es conocida por estar llena de evidencia fosilizada de vida antigua, pero el descubrimiento de Lily en enero ha resultado ser la huella más importante y de mayor valor científico descubierta en la región.

La huella estaba idealmente situada para que la viera un niño. La madre de Lily, Sally Wilder, dijo a NBC: “Estaba en una roca baja, a la altura de los hombros de Lily, y ella la vio y dijo: ‘Mira, papá’”. Los dos tomaron algunas fotos de la huella y volvieron a casa, donde la familia les sugirió que mostraran las imágenes a la conservadora de paleontología Cindy Howells de Amgueddfa Cymru, el Museo Nacional de Gales.

Según especificó Howells en un comunicado del museo, “esta huella de dinosaurio fosilizada de hace 220 millones de años es uno de los ejemplos mejor conservados de todo el Reino Unido y ayudará mucho a los paleontólogos a hacerse una idea mejor de cómo caminaban estos primeros dinosaurios. Su adquisición por parte del museo se debe principalmente a Lily y su familia, que fueron los primeros en descubrirla”.

Como comentábamos anteriormente, a lo largo de la costa rocosa de la bahía de Bendricks hay muchas huellas fosilizadas, la mayoría de ellas de criaturas prehistóricas parecidas a reptiles. En cambio, la huella encontrada por Lily y su familia se conoce como grallator—una pequeña huella de tres dedos hecha por un dinosaurio terópodo (por ejemplo, un Coelophysis).

El Museo Nacional de Gales solicitó un permiso especial para retirar la huella para su propia protección de la zona de playa protegida. La petición fue concedida, y ahora la huella será conservada y estudiada para las generaciones futuras. Afortunadamente, la pequeña paleontóloga Lily también será acreditada como la descubridora oficial de la huella. Su madre comparte: “Está muy emocionada, pero no acaba de entender lo increíble que es”. La propia Lily añadió que el tiranosaurio rex es su dinosaurio favorito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO