Una perra y un ave se hacen mejores amigas pero su separación enfureció a sus seguidores

Copia-de-FOTO-PARA-WP-2024-03-27T143115.673
Redactora
¡Valora esto!

En un mundo donde la conexión entre especies sorprende y conmueve, la historia de «Peggy y Molly» se alzó como un faro de amistad improbable. Peggy, una imponente Staffordshire bull terrier, y Molly, una urraca australiana, forjaron un vínculo inesperado que cautivó a millones en las redes sociales. Sin embargo, la reciente separación de esta insólita pareja ha desencadenado una tormenta de indignación entre sus seguidores.

Cuatro años de amistad entre Peggy y Molly, documentados en las plataformas digitales, atrajeron a casi dos millones de seguidores, cautivados por la extraordinaria complicidad entre estos dos seres tan distintos. Pero la alegría se convirtió en tristeza cuando los dueños de Peggy, Juliette Wells y Reece Mortensen, anunciaron la dolorosa separación en un emotivo video.

El motivo de esta separación radica en las quejas presentadas ante el Departamento de Ciencia e Innovación (DESI), que llevaron a la decisión de entregar a Molly, el ave, a las autoridades. La reacción de los seguidores no se hizo esperar, inundando las redes con mensajes de protesta y apoyo a la inusual amistad.

Sin embargo, el DESI justificó su decisión afirmando que Molly había sido tomada ilegalmente de la naturaleza y mantenida sin ningún permiso, licencia o autoridad. Además, argumentaron que los animales salvajes no deben relacionarse con mascotas domésticas debido al riesgo de estrés y transmisión de enfermedades.

La controversia se intensificó con la campaña liderada por Wells y Mortensen para que Molly sea devuelta a su hogar, instando a sus seguidores a presionar a las autoridades. La situación ha generado un debate sobre la domesticación de animales salvajes y las regulaciones pertinentes.

A medida que la atención se centra en el destino de Molly, la comunidad espera una resolución que garantice su bienestar y ponga fin a esta dolorosa separación. Mientras tanto, la historia de Peggy y Molly sigue siendo un recordatorio conmovedor de la capacidad de las amistades inesperadas para tocar los corazones y unir a las personas en defensa del amor y la empatía entre especies.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay mucho más sobre