Una pieza de arte rusa fue destrozada por un guardia «aburrido» que decidió intervenirla

461F399B-81D4-46EA-B904-4A56776BAC76
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Una valiosa pintura de vanguardia ha sido destrozada por un guardia de seguridad «aburrido» que dibujó figuras sin rostro en la obra de arte en su primer día de trabajo en una galería rusa.

Tres figuras de Anna Leporskaya fue pintada entre 1932 y 1934 y había sido asegurada por 75 millones de rublos (más de un millón de dólares). Estaba en exhibición como parte de una muestra de arte abstracto en el Centro Presidencial Boris Yeltsin en Ekaterimburgo cuando el guardia lo intervino con un bolígrafo.

Alexander Drozdov, director ejecutivo del Centro Yeltsin, no identificó al guardia de seguridad en un comunicado, pero dijo que trabajaba para una empresa de seguridad privada y que lo habían despedido.

La curadora de la exposición, Anna Reshetkina, dijo que la pintura fue destrozada “con un bolígrafo con la marca del Centro Yeltsin”.

“Todavía se desconocen sus motivos, pero la administración cree que fue una especie de lapso de pérdida de cordura”, dijo.

Obra De Arte Rusa

La tinta ha penetrado ligeramente en la capa de pintura, ya que el blanco de titanio que se usa para pintar las caras no está cubierto con barniz de autor, como suele ocurrir en la pintura abstracta de la época”, escribió Ivan Petrov en el Art Newspaper, que rompió la historia.

“Afortunadamente, el vándalo dibujó con un bolígrafo sin una fuerte presión y, por lo tanto, el relieve de los trazos en su conjunto no se vio perturbado. La figura de la izquierda también tenía un pequeño desmoronamiento de la capa de pintura hasta la capa subyacente en la cara”.

El vandalismo fue notado por primera vez el 7 de diciembre por dos visitantes que dieron la alarma a un empleado de la galería. La pintura fue retirada de la exposición y devuelta a la Galería Estatal Tretyakov de Moscú, que la había prestado.

El Centro Yeltsin informó de los daños a la policía el 20 de diciembre, pero el Ministerio del Interior de Ekaterimburgo se negó inicialmente a presentar cargos porque consideró que los daños eran “insignificantes”. Los medios rusos informaron que el Ministerio de Cultura luego se quejó ante la oficina del fiscal general por la falta de acción, y la semana pasada la policía anunció que había abierto una investigación. El sospechoso enfrenta una multa y hasta tres meses de prisión.

Desde entonces, el Centro Yeltsin ha instalado pantallas protectoras sobre las obras restantes de la exposición.

No es la primera vez que se destroza un cuadro en Rusia: en 2019 un hombre fue condenado a dos años y medio de prisión tras atacar un cuadro de Iván el Terrible en el Tretyakov, arrancándolo con un palo de la barrera que protege la obra . La misma obra también fue atacada en 1913 por un enfermo mental que la cortó tres veces con un cuchillo.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.