YouTuber pasó los últimos 3 meses varada en una isla remota frente a la costa de Yemen, sin saber cuándo podría volver a casa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

La isla de Socotra no es un habitual destino de vacaciones. A pesar de formar parte de un archipiélago en Yemen, la remota isla está en realidad más cerca de Somalia, en medio del Océano Índico.

A menudo se lo describe como uno de los lugares más “extraños” de la Tierra, gracias a los inusuales árboles de sangre de dragón, que no crecen en ningún otro lugar del mundo. De hecho, la isla es tan remota que el 37% de sus plantas son completamente únicas, por lo que es comparable a las Islas Galápagos en términos de especies endémicas.

Eva zu Beck, de 29 años, una YouTuber de viajes se encontraba justamente en esta inusual isla cuando la sorprendió la pandemia.

Eva zu Beck Socotra

Todo comenzó cuando la isla organizó su primer maratón en marzo, aprovechó la oportunidad de regresar y se inscribió. El 11 de marzo, zu Beck y un grupo de unos 40 corredores de todos los rincones del mundo descendieron a Socotra para la carrera, planeando quedarse hasta al menos el 18 de marzo, ya que los vuelos a la isla eran solo una vez por semana, desde El Cairo, Egipto.

Pocos días después de la carrera, sin embargo, todos fueron sorprendidos en medio de la noche y alentados a irse lo antes posible: la isla estaba cerrando sus fronteras. “Recibimos una llamada de que de repente el mundo se está cerrando y que si queríamos establecer una conexión con nuestro país de origen, entonces probablemente deberíamos tomar el último vuelo comercial disponible”, dijo zu Beck a Insider.

Si bien la mayoría de las personas en su grupo decidieron irse, ella decidió quedarse, junto con otros cuatro turistas.

A YouTube star spent the last 3 months on a remote island off the ...

La joven pensaba que sería un buen momento para practicar su árabe y participar en algunos proyectos locales para apoyar a la comunidad, por lo que aprovechó la oportunidad como una señal.

Ahora, durante una pandemia global, la isla no cuenta con vuelos comerciales dentro o fuera de ella, y los buques de carga que llevan provisiones deben ponerse en cuarentena la costa antes de permitir que nadie pueda desembarcar.

Además, Socotra se dirige a su temporada de monzones; los fuertes vientos tienden a hacer estallar la isla de junio a agosto. “Básicamente significa que durante unos cuatro meses en el verano, la isla queda prácticamente aislada del resto del mundo”, dijo zu Beck.

Durante las primeras seis semanas, zu Beck y sus compañeros corredores establecieron un campamento en la playa, observaron el amanecer desde sus tiendas, pescaron e intercambiaron sus comidas, cocinaron en el fuego y exploraron la isla en largas caminatas.

Eva zu Beck Socotra

Luego la joven se mudó con una familia local, en donde pasó la mayor parte de sus noches acampando fuera de su casa. “Hemos tenido mucha suerte y me doy cuenta de que tengo el privilegio de poder estar aquí, y en un momento como este”, dijo. “Me siento extremadamente afortunada”.

Después de tres semanas incomunicada en la isla, junto con cuatro corredores de maratón, lograron evacuar en un buque de carga el 30 de mayo. Actualmente se dirigen a los Emiratos Árabes Unidos, que les llevará aproximadamente una semana.

Pero salir de la isla no fue fácil, no solo por la pandemia, sino también debido a la situación política en Yemen continental, que ha estado en medio de una guerra civil durante años.

Eva agregó que su tiempo en la isla le enseñó a no confiar en distracciones externas para encontrar la felicidad. “El ambiente es propicio para eso porque las cosas se mueven lentamente en la isla. La vida es muy tranquila, definitivamente nada como el tipo de vida que solía tener en Londres, hace solo un par de años”. dijo zu Beck. “Se siente como si estuviera viviendo una vida completamente diferente”.

A YouTube star spent the last 3 months on a remote island off the ...

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Científicos crean un campo eléctrico que puede ayudar a reparar los huesos fracturados

Cuando se trata de huesos rotos, es posible que los niños de la generación Z nunca tengan que lidiar con la picazón que proviene de usar un yeso, un escenario demasiado familiar para niños y adultos que se han quebrado algún hueso.

En cambio, los médicos pueden, en un futuro próximo, reparar huesos rotos al encerrar la fractura en un campo de electricidad, lo que sería especialmente bienvenido para tratar partes del cuerpo, como el cráneo, donde los yesos no funcionan.

Un grupo de ingenieros biomédicos de la Universidad de Connecticut ha inventado un andamio de polímero no tóxico que también genera un campo eléctrico controlable para estimular el crecimiento óseo. Los investigadores publicaron un artículo en Nano Energy después de usar su dispositivo para curar fracturas de cráneo en ratones.

El dispositivo imita el campo eléctrico natural producido por nuestros cuerpos, una característica llamada piezoeléctrica, que significa generar electricidad a partir de las vibraciones, y puede fijarse sobre el hueso dañado sin una cirugía significativa.

El paciente puede mover una varita de ultrasonido sobre el área para estimular la generación de electricidad y, a diferencia de las máquinas existentes similares que son voluminosas y requieren electricidad de una toma de corriente o baterías, el dispositivo es liviano y genera el campo a través de ultrasonido.

El polímero del que está hecho el dispositivo no es tóxico y se disuelve gradualmente en el cuerpo con el tiempo, desapareciendo a medida que crece el hueso nuevo.

“El campo eléctrico creado por el andamio piezoeléctrico PLLA parece atraer células óseas al sitio de la fractura y promover que las células madre evolucionen en células óseas. Esta tecnología posiblemente se puede combinar con otros factores para facilitar la regeneración de otros tejidos, como el cartílago, los músculos o los nervios”, dice Ritopa Das, un estudiante graduado en Nguyen Research Group y el primer autor del artículo publicado.

La prueba de eficacia del dispositivo todavía está en duda, ya que los científicos no están exactamente seguros de por qué los campos eléctricos estimulan el crecimiento óseo.

El hueso en sí es algo piezoeléctrico, generando una carga superficial cuando el hueso está estresado por las actividades de la vida diaria. Esa carga superficial alienta a que crezca más hueso. Pero los científicos no saben si es porque ayuda a las células a adherirse a la superficie del hueso, o si hace que las células sean más activas.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play Video
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO