Venecia, mucho más que góndolas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Llegamos a las 19:35, salimos de la estación y el olor a humedad nos abraza. Tomamos hacia la derecha, tenemos reservación en hotel Arlecchino (Santa Croce 390, Fondamenta dell’a Burchielle), GoogleMaps nos indica que estamos a 7 minutos, vemos los canales alumbrados por las luces de la ciudad, no hay mucho movimiento. Después de cruzar el grandísimo Ponte Della Costituzione (todo es escaleras, no tiene rampas, así que… ¡a cargar la maleta!) y 2 cruces más sobre el canal llegamos a nuestro hotel y nos recibe un letrero que dice “Cerrado por reparaciones, asistencia en hotel Olimpia, 20 mts. Camino y… antes de perder la compostura y dejar salir lo mexicano voy hacia dicho hotel.

Nos explican que en efecto el Arlecchino está cerrado, pero nuestra habitación está lista en este hotel. Sinceramente Nunca vi como eran las del hotel cerrado, pero esta habitación está increíble. Decorada con un toque barroco en tonos amarillos y dorados… es perfecta.

Venice

Nos cambiamos de ropa y salimos a caminar un poco, que aunque es tarde, tenemos reserva para cenar en Riviera, este restaurante (Fondamenta Zattere Al Ponte Longo, 1473), si bien no es nada barato, vale cada centavo que pagamos. El menú es una exquisitez y el trato es impecable (te recomiendo el pato sampler de pescados, no está en el menú y deja que el sommelier te ayude en la elección de vino). Regresamos a dormir pues el vino ha hecho de las suyas y mañana hay que conocer la ciudad de los canales.

Al día siguiente desayunamos en el hotel, su buffet es bueno, nada sobresaliente, en recepción nos dan indicaciones sobre la compra de pasajes en los vaporettos (así se llaman los “barquitos” que nos llevan de lugar en lugar, es como un sistema de metro, solo que no sólo no es subterráneo, sino que va sobre el agua) y estamos listos. Empezamos con una visita a la Piazza Di San Marcos, ahí está la Basílica de San Marcos, la torre dell’Orologio, a un lado el Palazzo Ducale y el puente de los suspiros. Entramos a la Basílica, es en verdad muy bonita, vale la pena pagar los €4 para ir a los niveles superiores.

Venice

Al salir, por fin tenemos un poco de sol, y tomamos el icónico paseo en góndola (€70), nos cuentan que hay 436 góndolas en Venecia y que en temporada alta (verano), la espera por una góndola puede ser de hasta 2 horas, además que la Plaza de San Marcos, se inunda al subir la marea. El recorrido es muy ameno, vamos por varios canales y nos relatan la historia de “La Volta della colonna”, vale la pena escucharla.

Bajamos de la góndola y nos detenemos a tomar algo para disfrutar de un atardecer veneciano. Decidimos regresar caminando al hotel, nos permitimos perdernos entre las calles, subimos por sus puentes que cruzan los canales, entrar por callejones que desembocan en pequeñas plazas, encontramos así, la Basílica de Santa María della Salute.

Venice

Toma un Vaporetto frente a la estación de tren y ve a Burano.

Venice

Desayunamos nuevamente en el hotel, tomamos el vaporettos que nos llevará hasta la isla de Burano, no sin antes pasar por Murano (ahí está el faro de Murano). El trayecto es largo, nos bajamos una “estación” antes y llegamos a un viñedo, no está en servicio por la temporada pero está permitido entrar a recorrerlo, es pequeño pero bonito. Burano, es una pequeña villa de pescadores, famosa por tener las casas construidas una muy pegada a la otra y cada una pintada de un color diferente (la razón es que, de este modo, cuando hay niebla, cada pescador puede reconocer su casa).

Burano

La gente es muy amable, pudimos ver como se hace el cristal de Burano, compramos unos souvenirs, hemos recorrido gran parte de este pueblo, tomamos un descanso en Trattoria di Romano (Via Baldassarre Galuppi, 221, 30142) y es hora de volver. Al regreso, nos bajamos del vaporetto para ver el puente Rialto, el cual cruzamos para llegar al Mercatto Rialto.

Burano

De regreso hemos decidido nuevamente caminar, ahora llegamos por un lado muy distinto, decidimos cenar en Trattoria Bella Venezia (134 Rio tera Lista di Spagna) y como consejo muy particular: si tienes duda sobre el aspecto de un platillo mejor pregunta cómo es y no lo pidas si no estás seguro sobre el.

Regresamos al hotel por nuestras maletas ya que tomaremos un tren nocturno que nos llevará a Viena.

Venecia postal

Nos despedimos de Venecia, una pequeña ciudad si la calificamos por su tamaño, pero es romántica, callada, tranquila, apacible, es una joya, es grandiosa y nos conquistó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Viral: Fotógrafo tomó una imagen de dos cebras en Kenia y en las redes no pueden deducir cuál de ellas está mirando a la cámara

Todo un dilema: un fotógrafo cronometró perfectamente una imagen de dos cebras de tal manera que ha dejado a la gente completamente perpleja.

La imagen se viralizó rápidamente, generando confusión sobre cuál de las dos está mirando a la cámara, ya que ambas se fusionan en una creando una suerte de ilusión óptica.

Sarosh Lodhi, un fotógrafo de vida silvestre con sede en la ciudad de Nagpur, India, tomó la foto en Kenia el año pasado. Recientemente ha resurgido en línea con un amigo de Lodhi compartiéndolo y preguntando a la gente qué animal está mirando a la cámara. Parveen Kaswan compartió la imagen junto con la leyenda: “Veamos quién puede deducir qué cebra está delante”.

A primera vista, tus ojos se moverán entre las dos cebras mientras tu cerebro intenta determinar cuál está mirando a la cámara.A distancia, probablemente pienses que es la correcta, pero si mira más de cerca, puedes cambiar de opinión.

Incluso un usuario pensó que la imagen estaba manipulada, pero Lodhi aclaró: “No es un diseño gráfico, esta es una imagen real”.

¿Puedes deducir cuál de las dos cebras está delante?

Finalmente, una persona explicó perfectamente por qué es de hecho la cebra de la izquierda la cual está mirando a la cámara:

“La izquierda, debido a los pliegues de su cuello (probablemente porque su cabeza está inclinada hacia su derecha). La derecha no tiene pliegues en el cuello, lo que indica que su cara está oculta detrás de la cebra de la izquierda”.

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play Video
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO