Para viajar no necesité salir de mi país, decidí descubrir cada rincón de Perú

2 min


A veces muchas personas creen que para viajar y tener una experiencia única y maravillosa es necesario irse miles y miles de kilómetros lejos… salir de su país. Normalmente esto es tomado como excusa para cuando le preguntas a alguien “¿Por qué no viajas?”, la mayoría de personas las respuestas son las mismas: “No tengo tiempo, ni dinero”.

No es necesario cruzar mares y montañas para una gran aventura, no es necesario miles y miles de dólares para costear la emoción de un gran viaje. Tampoco es necesario tener semanas y semanas libres para salir a recorrer. Antes de salir y cruzar nuestras fronteras conozcamos primero lo que tenemos dentro, conozcamos lo nuestro. El mundo es maravilloso pero nos enfocamos en la belleza que hay en otros países y nos olvidamos de la belleza del nuestro.

Soy peruano, y resido en Lima, tal vez no tengo mucho dinero para irme a otros países y conocer sus maravillas, tal vez el tiempo me es corto para dejar mi rutina por semanas, pero eso no significa que no conozca mi tierra, dame un fin de semana y puedo hacer de él una grandiosa aventura.

A dos horas de Lima, tenemos toda una sierra limeña por explorar desde el colorido pueblo de Canta, un pequeño pueblo tranquilo con inmensidades de áreas verdes donde acampar y poder ver de primera fila sus hermosas lagunas que reflejan el azul de su cielo. Pareciera que Canta tiene un clima muy particular porque siempre tiene un hermoso cielo despejado y en las noches las estrellas iluminan el lugar (al ser una zona elevada, está literalmente más cerca del cielo, y al no estar en la ciudad, la contaminación y el alumbrado no son impedimento para poder ver un cielo precioso).

También tenemos Autista, la catarata subterránea, el simple hecho de llegar al lugar donde se encuentra ya es todo un reto, pero lo vale la pena. La naturaleza no sigue leyes, es caprichosa y lo que quiere lo hace… este es un claro ejemplo una catarata que nace en el interior de un cerro, ¡es hermoso!

Me imagino que han escuchado sobre los dioses olimpos que habitaban Grecia y vivían en un monte elevado por encima de todos los mortales llamado el Monte Olimpo, desde donde observaban el mundo. ¿Alguna vez imaginaste cómo sería ver un amanecer desde ahí? O, ¿cómo es ver las nubes desde arriba? En mi tierra tenemos nuestro “Monte Olimpo” Rupac, aunque requiere gran resistencia física para llegar, realmente vale la pena hacerlo. Acampar y pasar la noche no es fácil, ya que hace mucho frío, pero ver el amanecer desde esa ubicación es algo único.

Como ven, no es necesario tener mucho dinero, no es necesario semanas de tiempo libre, no es necesario salir del país o cruzar grandes distancias para tener una fantástica aventura.

Tu gran aventura la armas tú mismo, solo necesitas decidirte. Coge tu mochila, ponte tus zapatillas y sal en busca de ella… comienza conociendo lo que tienes en tu país, ¡disfrútalo! Que es tuyo, te pertenece y luego sal al mundo y hazlo tuyo también, como dijo Mark Twain: “Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre”.


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines