[Video] Hace yoga en una cuerda a 350 metros de altura sobre las calles de Moscú

18337828-0-image-a-28_1568193486221
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Un chico muy valiente practicó yoga y se filmó a sí mismo con un selfie stick a 350 metros sobre las calles de Moscú después de que rompió el récord mundial de la línea urbana más alta cruzada en la historia.

Siete atletas de Rusia, Alemania, Francia y Canadá caminaron 200 metros entre la Torre OKO, el segundo edificio más alto de Europa, y las Torres Neva, aún en construcción y que se convertirán en los edificios más altos del continente, el 7 de septiembre.

El alemán Friedrich Kühne, uno de los integrantes del grupo que batió el récord mundial Guinness por la línea urbana más alta que jamás haya caminado, filmó la increíble hazaña con su selfie stick. Al día siguiente, practicó una serie de posturas de yoga mientras colgaba en la línea floja sobre la capital rusa, 30 metros más alto que el Fragmento de Londres.

Friedrich dijo: ‘Normalmente no me filmo con un palo selfie mientras estoy en una cuerda, pero en este caso no pude evitarlo. Quería capturar parte de la increíble exposición que sentí mientras caminaba en la línea más alta que jamás se haya caminado entre dos edificios’.

«Fue una experiencia que no habría podido describir adecuadamente con palabras»

El récord anterior fue mantenido por el slackliner alemán Alexander Schulz, quien caminó a 246 metros sobre la Ciudad de México en 2016.

Mientras hablaba a la cámara en la cuerda, Friedrich dijo: ‘Estoy extremadamente agradecido y feliz de poder llegar a esta línea, gracias a la increíble Slackline Tribe Moscow, que ha trabajado duro para obtener los permisos para esto’.

«No puedo evitar recordar a Man on Wire, el documental sobre Philippe Petit, que cruzó un cable entre el World Trade Center».

Una bailarina rusa hizo el baile del caño en la antena de un edificio a 80 metros de altura

Imagen Pole2

Muy arriesgada: la bailarina rusa Marina Korzhenevskaya, de 27 años, realizó el desafío en un edificio de 16 pisos (más de 80 metros) ubicado en la ciudad de Voronezh, en Rusia.

El esposo de la bailarina contó que la preparación de la actuación necesitó de un equipo completo dedicado para que la performance saliera perfecta.

El video fue filmado con un drone y dos cámaras GoPro y se convirtió en furor en las redes sociales. 

La preparación del número duró varios días, para asegurarse de que la seguridad fuera la adecuada. Continuar leyendo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *