[Video] Monjas españolas juegan al básquetbol para distraerse durante la cuarentena

da4aa7d6d76a5197b6f2936ffeaea776_md
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Si bien la mayoría de los deportes profesionales y universitarios se cierra indefinidamente debido a la pandemia de coronavirus, un grupo de monjas les recordó a todos el jueves que el básquetbol es uno de los mejores deportes.

Alejandro Ávila compartió un video de algunas monjas en Sevilla, España, trabajando en su movimiento de pelota y técnicas de tiro el jueves por la mañana.

Junto con el video escribió: ‘Nunca pensé que vería a unas monjas de clausura jugando al baloncesto. Hoy visitó el convento de San Leandro, donde sus monjas han cambiado la elaboración de sus célebres yemas por mascarillas sanitarias. Entre costura y costura, tiros a canasta’.

El 11 de marzo, la NBA detuvo abruptamente el juego después de que el centro de Utah Jazz, Rudy Gobert, dio positivo por coronavirus. Gobert, su compañero de equipo Donovan Mitchell y otros jugadores de la Asociación que contrajeron el virus se han recuperado desde entonces, pero la temporada, por supuesto, sigue suspendida.

Cuando pase todo esto, nos gustaría ver a este grupo de monjas como invitadas en algún partido de la NBA.

June Almeida, la mujer que descubrió por primera vez el coronavirus en 1964

Aunque COVID-19 es un virus nuevo, es causado por un coronavirus humano, que se identificó por primera vez en 1964, décadas antes de esta situación actual. La mujer que lo descubrió, June Almeida, nacida en 1930.

Almeida dejó la escuela a los 16 años sin mucha educación formal, pero logró conseguir un trabajo como técnica de laboratorio en el campo de histopatología en Glasgow Royal Infirmary. A partir de ahí, su carrera escaló a alturas extraordinarias, y junio se convirtió en una viróloga de renombre mundial.

June, que creció como hija de un conductor de autobús en un edificio de viviendas en el noreste de Glasgow, se mudó a Londres, donde continuó trabajando en histopatología en el Hospital St Bartholomew, según el British Medical Journal. Continuar leyendo…

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *