[Video] Quedó registrado el aterrador encuentro que tuvieron estos adolescentes con un tiburón

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Una adolescente del sur de Australia vivió escalofriantes momentos cuando fue lanzada al mar por un gran tiburón blanco en 2017, un encuentro que podría haber sido fatal si no hubiera sido por la rápida respuesta de su padre y su hermano.

Sarah Williams, de 18 años, de Mount Compass, fue atacada durante un viaje de pesca con su familia en la ciudad costera de Normanville en octubre de 2017, siendo golpeada desde su kayak sin previo aviso y se encontró en el agua con un gran tiburón dando vueltas.

Con solo quince años en ese momento, Williams dijo que instintivamente buscó el kayak y se metió, pero no antes de ponerse en contacto con el depredador.

“Mi grito atravesó el aire incluso cuando estaba sin aliento. Era un sonido que ni siquiera sabía que podía hacer. Fue puro miedo y adrenalina”, dijo a 7news.

“Mientras me entrenaba en el extremo opuesto del kayak, tiré la parte superior de mi cuerpo y luego mis pies descalzos se conectaron con algo en el agua. Recuerdo la sensación tan vívidamente. Era como una goma dura. Estaba literalmente de pie sobre el tiburón”, agregó.

Según 7news, el tiburón, más tarde identificado como un gran blanco de 4,5 metros, había mordido en algún momento el kayak, dejando múltiples marcas en su costado.

“Cuando me acosté en el kayak, el tiburón se lanzó nuevamente, esta vez mordiendo el kayak… estaba a solo medio metro de mi cara, estábamos prácticamente cara a cara”, dijo el adolescente.

Rápidamente respondiendo desde cerca, el padre del adolescente Chris y su hermano Mitchell acudieron en su ayuda y pudieron llevarla a su bote de aluminio motorizado.

Pero incluso mientras se dirigían a la orilla, el tiburón parecía estar sobre su cola. “Estaba acechando detrás de nosotros”, dijo el adolescente, recordando haber visto su aleta en el agua.

Finalmente, Williams tuvo la suerte de escapar sin lesiones graves. Fue transportada al Hospital del Distrito Victor Harbor con rasguños y contusiones. Según ABC, el depredador oceánico fue monitoreado por un helicóptero de rescate mientras navegaba hacia el mar.

Las autoridades le dijeron a la familia que el tiburón posiblemente se sintió atraído por las vibraciones causadas por un altavoz de música en el kayak o que había confundido su forma con una foca, informó 7News.

Al hablar con el Victor Harbor Times en ese momento, el hermano de la víctima dijo que la experiencia había sido “como algo sacado de una película de terror”. El padre de Sarah, Chris, le dijo al periódico que el tiburón era “agresivo” y que el encuentro tendría un “efecto duradero”.

“Realmente me asustó lo grande y agresivo que era el tiburón”, dijo el padre. “Cualquiera que proteja a estos tiburones agresivos nunca ha tenido que sacar a su hijo de un escenario que podría haberlos matado”, agregó, enfatizando que no aprueba el sacrificio.

Todavía no podemos creer que la hayamos sacado, así de cerca estuvo”, agregó el padre de la adolescente. “Teníamos una ventana de 10 segundos para evitar que perdiera las piernas o que la mataran”.

A pesar de los peligros, los tiburones blancos son una especie protegida en aguas de Australia, según una hoja informativa publicada por el departamento de recursos nacionales del gobierno.

El padre y el hermano del adolescente, que trabajan como agricultores de alpaca, recibieron premios por valentía el año pasado por su rescate, informó ABC.

“Creo que la conmoción de lo sucedido nos alcanzó a todos y nos afectó mentalmente de diferentes maneras”, dijo Sarah Williams a 7News.

El agua ciertamente no tiene el mismo atractivo para mí o mi familia que antes y por ahora, está bien. Tuve suerte una vez. No volveré a probar esa suerte en el corto plazo”.

Hay aproximadamente 400 especies conocidas de tiburones en todo el mundo, aproximadamente 180 especies de las cuales se pueden encontrar en aguas australianas. El tiburón blanco figura como una especie vulnerable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO