Vinicunca, un tour por la montaña arcoiris de los 7 colores

vinicunca
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Para nuestra luna de miel escogimos entre nuestros destinos Perú. Era nuestra primera vez en ese país y por recomendación de una amiga incluimos la Montaña Arcoiris o Vinicunca como uno de los lugares a visitar. Para ilustrarlos un poco, ¿se imaginan encontrar un arcoiris terrestre? Vinicunca, también llamada la montaña arcoiris de 7 colores o en inglés Rainbow Mountain, es una imponente montaña ubicada a 5,200 msnm y a unas 5 horas de Cusco.

Cuenta con una espectacular coloración debido a la riqueza de minerales que contiene su suelo. Sin más preámbulos les dejo nuestra bitácora de viajes, en la cual haré varios paréntesis para darles tips o recomendaciones que pueden tener en cuenta si deciden visitarla:

Nuestra aventura comenzó muy temprano en Cusco, a las 3:30 am nos encontramos en la Plaza de Armas con el grupo del tour que habíamos contratado.

1. No contrates tours por internet

Contratar el tour estando en Cusco y no por internet como lo hicimos nosotros, ya que de esta forma sale mucho más económico. Por ejemplo en internet podés encontrar el tour entre los 50 y hasta 100 usd por persona pero al llegar a Cusco, una agencia nos ofreció el tour con las mismas condiciones a solo 25 usd (lástima que ya lo habíamos pagado a 50 usd cada uno).

2. Ahorrá energía 

Empezamos nuestro recorrido de unas 3 horas aproximadamente hacia Pitumarca. Tomen ese tiempo de viaje para dormir, ahorren energía porque luego la van a necesitar bastante. También compren muchas hojas de cocas, masticarlas, tomar su jugo y tragarlas ayuda mucho a controlar y prevenir el mal de altura. También pueden llevar un termo con agua muy caliente y echar allí las hojas para hacer una especie de infusión.

Seguimos unos 40 minutos más en el vehículo hasta llegar a un pequeño poblado llamado Quesiuno desde donde empezamos nuestro recorrido a pie. Allí tienen la posibilidad de alquilar caballo que vale unos 10 usd y van acompañados de un arriero. En partes muy inclinadas y difíciles te tienes que bajar y subir caminando.

3. Preparate físicamente antes del viaje

el grado de dificultad del recorrido es alto, especialmente para personas sedentarias o que no estén acostumbradas a alturas como esas. Estamos hablando desde 4.477 msnm hasta 5.200 msnm (para mí que vivo a solo 18 msnm eso fue demasiado, no soy muy atlética que digamos y no tuve tiempo de aclimatarme). En conclusión, después de mareos y dolores de cabeza decidí subir en caballo. ¡No me juzguen por eso! Así que recomiendo prepararse físicamente por lo menos con 2 meses de antelación al viaje y tomar dos o tres días para aclimatarse en Cusco antes de hacer el trekking.

Durante el recorrido mantén los ojos bien abiertos porque te maravillaras con paisajes espectaculares, podrás apreciar el imponente nevado Apu Ausangate, riachuelos, alpacas, llamas, ovejas, vicuñas: realmente podrás apreciar lo increíble que es.

4. Caminá a tu ritmo

recuerda que este momento del recorrido estás a unos 4.500 msnm y aumentando la presión y la altura te pueden jugar una mala pasada, así que si vas a pie tómalo con calma, pasos cortos y a tu ritmo, es muy recomendable llevar bastones de trekking ayudan mucho.

Luego, llegamos al punto de control donde se debe pagar la entrada a la montaña, son 5 soles para ciudadanos peruanos y 10 para extranjeros. Este lugar está a unos 45 minutos del punto de partida. Seguimos nuestro camino hasta llegar a las faldas del Vinicunca después de haber caminado unas 2 horas y media. Allí finaliza el camino para los caballos y toca subir a pie hasta llegar al mirador.

5. Llevá abrigo

Abrigate muy bien, el viento es muy fuerte y hace muchísimo frío. Nosotros fuimos a final del mes de agosto y aunque había un buen clima el frío era bastante fuerte.

Y finalmente después de esta casi que interminable travesía verás ante ti un paisaje espectacular, casi surrealista. Aquí tuvimos la oportunidad de tomar fotos como por 30 minutos y luego empezamos el descenso, este es un poco menos complicado y puedes hacerlo hasta en 2 horas. A eso de la 1 de la tarde subimos nuevamente a la vans hasta Pitumarca, tomamos nuestros almuerzo y seguimos hasta llegar a Cusco en horas de la noche.

Realmente vale la pena todo el esfuerzo del recorrido, a la final serás recompensado tachando de tu lista a unos de los 100 lugares que debes viajar antes morir, y que hace perfecta alusión al conocido refrán “para ver el arcoiris debemos pasar por la tormenta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *