Visitar Jonestown: el sitio donde sucedió el mayor suicidio en masa de la historia moderna

jonestown
Redactor
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

En la calurosa tarde del 18 de noviembre de 1978, más de 900 miembros de una secta religiosa conocida como el Templo del Pueblo dejaron de hacer lo que estaban haciendo y prestaron atención a su líder: al otro lado de un campamento llamdo Jonestown, podían escuchar la voz de su gurú, Jim Jones. Él les indicó que se reunieran en el pabellón central del recinto, como habían practicado en numerosas ocasiones antes, para participar en un acto final de «suicidio revolucionario».

Image 13733237185 C52F921950 Z
Ubicación del campamento Jonestown

Uno por uno se reunieron en el claro que habían excavado en la jungla de Guyana y bebieron una mezcla letal de Valium, cianuro y Kool-Aid. Un tercio de las víctimas eran niños, atendidos por sus padres, y en una hora el recinto estaba en silencio y lleno de cuerpos. Finalmente, Jones se pegó un tiro en el podio donde tantas veces había guiado a sus seguidores en oración.

Cómo fue la noche blanca en Jonestown

Se convocó una asamblea general. Se preparó una gran tina con una poción basada en una mezcla de refresco en polvo llamada «Flavour Aid» mezclada con cianuro y otros químicos tóxicos. El «profeta» Jim Jones supervisó los procedimientos desde su trono y siguió divagando sobre el «suicidio revolucionario» y «morir con dignidad» (incluso existe una grabación de audio de esto, conocida como la «cinta de la muerte».

Los padres primero envenenaron a sus hijos y luego a sí mismos. Algunos bebieron el veneno voluntariamente, otros fueron inyectados a la fuerza. Hubo muchos lamentos y llantos. Pero la mayoría cumplió. Algunos que trataban de huir recibieron disparos de los guardias o los reprimieron y les administraron el veneno por la fuerza.

Jones finalmente se suicidó por medio de un arma (aunque también se rumorea que uno de sus seguidores pudo haberle disparado). Por lo tanto, lo que inicialmente se denominó «suicidio en masa» ahora se denomina más comúnmente «masacre», o al menos «asesinato-suicidio»; ciertamente fue una tragedia gigantesca.

Solo un pequeño puñado de miembros del Templo, que habían sentido el peligro a tiempo y/o tuvieron suerte, lograron escapar. En total, 909 quedaron muertos en Jonestown, un tercio de ellos niños.

Jonestown incluso dejó su huella en la fraseología del inglés estadounidense, «Drinking the Kool-Aid» se convirtió en un modismo que significa algo así como «siguiendo ciega y obedientemente una idea condenada a la catástrofe». Kool-Aid es otra marca para una fórmula de bebida en polvo similar a Flavor Aid.

Jonestown en la mañana del 19 de noviembre de 1978 fue un escenario de carnicería. Los cuerpos yacían en filas, boca abajo, algunos apilados de a tres, comenzando a hincharse y a apestar en el calor húmedo tropical. Infierno absoluto. El ejército de Guyana fue enviado para limpiar el sitio y protegerlo, ya que los saqueadores no tardaron mucho en comenzar a saquear cualquier objeto de valor que pudieran tener en sus manos. El ejército aseguró drogas, armas, dinero en efectivo y un baúl que contenía los pasaportes de los muertos.

Luego, los cuerpos fueron retirados por el ejército estadounidense, por unidades entrenadas en la limpieza de campos de batalla. Los cuerpos fueron trasladados a los EE. UU. y se sometieron a una investigación forense. Las autoridades lograron dar cuenta de sólo una mitad de las víctimas. Más de 400 quedaron sin reclamar o sin identificar. Estos fueron luego enterrados en una fosa común en Oakland, California. Entre ellos se encuentran, de manera controvertida, también una serie de niños amerindios o caribes que el Templo de Jones había «adoptado». Estos nunca deberían haber terminado en los EE. UU., enterrados lejos de su tierra natal y de sus verdaderos padres quienes, en su mayoría por desesperación, los habían dado en adopción con la esperanza de que así tuvieran una vida mejor. En cambio, se les dio una muerte desagradable y se los llevaron por completo.

Image 104381213 Gettyimages 2512968

Muchos testigos del tiroteo en la pista de aterrizaje y de las secuelas de la masacre de Jonestown todavía están traumatizados. Los lugareños evitan el lugar. Abundan un montón de teorías de conspiración salvajes. Muchos lugareños creen que el lugar está embrujado.

Qué queda de Jonestown, en Guyana

Pero, ¿qué queda del lugar en sí? Jonestown en la década de 1970 era básicamente un pequeño pueblo, ¿ahora es un pequeño pueblo fantasma?

Julia Scheeres es una periodista y autora que visitó en 2008, mientras que Aaron Oldenburg es profesor asistente de la Universidad de Baltimore y visitó en 2010. El medio Vice, entrevistó a ambos para saber qué queda de los edificios y cómo se sintió al visitar un lugar tan trágico.

Image Jonestown Entrancejpg

“Se sentía peligroso”, recuerda Julia Scheeres, quien escribió el libro de 2011, A Thousand Lives, explorando las experiencias de varios ex miembros de Jonestown. Ella recuerda que el viaje fue largo y difícil, realizado en avión de apoyo o en barco desde la capital Georgetown, 240 kilómetros al sur.

“La experiencia realmente demostró lo remoto que era Jonestown”, dijo, describiendo la ciudad más cercana, Port Kaituma, como “el salvaje oeste”.

“Fue increíblemente pobre y transitorio. En su mayoría eran solo mineros de oro salvajes, que llevaban alfanjes largos y bebían. Había muy pocas mujeres por aquí.

Image 495E8Cfe55Bb4B3C5182F7C51C102D9B

Después de salir de Port Kaituma, Scheeres viajó por carretera durante dos horas a través de la espesa jungla de Guyana, y finalmente llegó a Jonestown.

“Cuando nuestra camioneta entró en el antiguo sitio de Jonestown, todo lo que vi fue un campo vacío”, dijo. “Todas las cabañas y otros edificios desaparecieron, quemados o desmantelados por los lugareños. Lo que quedó fue un campo vacío cubierto de flores silvestres y enredaderas”.

Decepcionada, Scheeres exploró el complejo con sus guías, quienes atravesaron con machete la espesa jungla para encontrar algunos restos de automóviles oxidados. Casi todo lo demás se había ido.

La construcción de Jonestown comenzó a principios de la década de 1970, pero no fue hasta 1977 cuando la mayor parte de los miembros llegaron de San Francisco. Esto fue después de una intensa presión por parte de la prensa, que había comenzado a acusar a Jones, cada vez más desquiciado, de fraude y abuso sexual.

A mediados de noviembre de 1978, el congresista californiano Leo Ryan y su séquito visitaron Jonestown después de enterarse de que exmiembros de su electorado estaban detenidos en contra de su voluntad. Y aunque la comunidad parecía lo suficientemente alegre en la superficie, Ryan se enteró de que varios querían irse. Se llegó a un acuerdo y Ryan acordó llevar a algunas personas con él. Luego de eso varios miembros fueran asesinados a tiros en la pista de aterrizaje, incluido Ryan. Esto precipitó la decisión de Jones de ordenar un suicidio en masa.

Después de la desaparición de Jonestown, muchos de los lugareños regresaron al sitio para buscar entre los diversos restos. Aaron Oldenburg, quien lo visitó en 2010, habló con un local de 70 años llamado Wilfred Jupiter cuando estuvo allí. Oldenburg explicó cómo Júpiter ayudó a limpiar el sitio a finales de los años 70, y que algunos lugareños incluso intentaron recuperar armas, como flechas, pero les dijeron que las dejaran porque se creía que estaban sumergidas en cianuro.

El gobierno local recolectó colchones y los entregó a la comunidad, libros de medicina distribuidos al centro médico en Port Kaituma y artículos más pequeños como platos fueron recogidos y entregados a los lugareños. A principios de la década de 1980, el sitio estaba siendo utilizado como campo de refugiados por las minorías Hmong que huían de Laos, según lo designado por el gobierno de Guyana. Pero unos años más tarde, Jonestown se quemó hasta los cimientos y quedó en descomposición en medio de la invasión de la jungla.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.