Vivimos en Nueva Zelanda haciendo House Sitting y es ¡increíble!

8 min


En Marzo del 2016 con mi novio decidimos vivir una experiencia distinta en Nueva Zelanda. Yo venía de vivir 8 años en Auckland, habiendo pasado por la Working holiday Visa, Work Permit, Residencia y finalmente ciudadanía. Había llegado el momento de decir “bye, bye” al país que me dio tanto y decir “hello” permanente al país vecino, ‘Australia’, que había deseado y esperado con ansias estos años. Mi novio, por su lado, recién llegado a Nueva Zelanda de Argentina, con un nivel de inglés muy bajo, Visa en lista de espera, ganas tremendas de trabajar y varias dudas de como ganar dinero si solo podía decir “Hi”.
Varios factores influyeron en nuestra decisión de ir un poco en contra de la corriente, aprender a ‘let go- dejar ir’, bajar unos kilos en la valija (y en otros lugares) y que la vida nos sorprendiera un poco más. No era cuestión de ser hippie, ni backpacker, y tampoco turista, sino encontrar el punto intermedio y tomar lo mejor de cada uno.

#melbourne#victoria#thePlaceToBe#MountMartha❤

Una publicación compartida de Bella Fazio (@bellzfazio) el

La idea era vivir la rutina del día a día pretendiendo estar de vacaciones por 1 año, esa sensación de relax y emoción que solo sentís al llegar al hotel, cabaña u hostel, en tu primer día de vacaciones. Con la diferencia que si las cosas no salían como planeábamos podíamos encontrarnos sin techo sobre nuestra cabeza.

Nuestro objetivo también era aprender a vivir menos cargadoS, no sólo en cuanto a bienes materiales, sino también del estrés constante de la vida y el trabajo, esa obsesión de tenerlo todo, la carrera al ascenso que te deja pelado, trabajar sin parar y no tener minutos para respirar y apreciar donde se está, que el dinero que ganemos sirva para vivir bien, en un trabajo que nos guste o le encontremos el gusto y darnos los gustos, viajando, conociendo, pero haciendo ambos al mismo tiempo, no que uno elimine el otro.

¿Y si hacemos Housesitting?

Della❤️Coco

Una publicación compartida de Bella Fazio (@bellzfazio) el

Housesitting es cuidar casas y/o mascotas – de vez en cuando niños – mientras los dueños se van de vacaciones, no se te paga por hacer esto y generalmente la estadía dura máximo 2- 4 semanas, por lo que el cambio es constante y tenés que estar dispuesto a ese cambio.

Yo lo había hecho en el pasado, por algunas semanas, siempre teniendo mi propio departamento al cual volver una vez que terminaba el Housesitting. Esta vez, la idea era no tener código postal e ir de casa en casa.
Luego de una buena investigación para ver cual sitio web era el mejor para hacerlo (ya que hay varios), decidimos anotarnos en Kiwi House Sitting, armamos un perfil como housesitters en pareja y empezamos a aplicar.
La página te permite buscar casas en todo el país, nuestro enfoque era Auckland Central, donde ambos trabajábamos.

#rarotonga#cookislands#nadamas

Una publicación compartida de Bella Fazio (@bellzfazio) el

Luego de un par de entrevistas fallidas nos dimos cuenta que es lo que las familias buscaban y como teníamos que actuar para poder ser elegidos, también nos dimos cuenta que no éramos los únicos aplicando, que había muchísima gente haciéndolo, por ende teníamos que tener ese factor “X”, diferenciarnos de alguna manera para ser nosotros a quienes elegían y no al resto.

Si una entrevista de trabajo ya es una situación incomoda, mas lo es ir a una casa de familia a conocer gente extraña a quien le tenes que vender tu cara de ángel y sonrisa mas grande para que les des la confianza necesaria para que elijan dejarte a vos uno de sus bienes mas preciados, no solo la casa sino también sus mascotas que para algunos eran como sus hijos y para otros eran sus hijos. Mati era el encargado de la sonrisa más grande y él tenía el papel de domador de mascotas. Yo, por mi parte, con la parla que tengo, tenía que ganarlos hablando.

El juego había empezado y no íbamos a parar hasta ganarlo y en una semana de suerte logramos conseguir 4 entrevistas y 4 aceptaciones que significaba tener 5 meses de casa cubierta en barrios increíbles de Auckland.

#newzealand#ahorasejuegadeturista#

Una publicación compartida de Bella Fazio (@bellzfazio) el

Una noche antes de apagar la computadora decido mirar la pagina una vez más antes de dormir. Había un nuevo posteo en un barrio central con fechas increíbles que si nos aceptaban teníamos hasta fin de año donde vivir. Mientras leía me empezó a sonar familiar la descripción del posteo y lo llamo a Mati. El en ese momento estaba trabajando en su primer trabajo en New zealand como jardinero y me había comentado que sus jefes se iban 1 mes de vacaciones a Europa. Resultó que la persona del posteo era la jefa de Mati y no tardamos en escribirle… nos fuimos a dormir esa noche con 5 casas confirmadas y la aventura por empezar.

Con el correr de las semanas conseguimos otras casas y familias que nos contrataban para cuidar a sus hijos mientras se iban de vacaciones en pareja (cabe mencionar que uno de mis trabajos es con niños por ende la experiencia y referencias estaban).
Logramos en poco tiempo conseguir alojamiento para todo el año y las semanas que nos quedaban libres decidimos usarlas para viajar: Melbourne, Niue, Rarotonga y Samoa. Nos escapamos del mal clima de invierno/otoño en Auckland para pasarlos en la playa tomando sol y disfrutando.

#melbourne#graffittilove

Una publicación compartida de Bella Fazio (@bellzfazio) el

Las experiencias fueron en su mayoría positivas y esas mascotas y niños que nos ayudaron a vivir gratis y ahorrar por varios meses se convirtieron en un nuestra pequeña familia lejos de casa, tuvimos un hermoso perro que le volvió el cáncer mientras lo cuidábamos y los dueños , que estaban en un crucero en Grecia, volvieron antes de tiempo para pasar los últimos días con su amada mascota antes de que muera- muy triste-. Esto también significó tener que dejar el lugar antes, ya que si bien nos permitían quedarnos mientras ellos estaban, la situación ya era bastante dramática así que decidimos irnos y logramos conseguir rentar unas semanas a unas personas que tenían una habitación libre.

Debido a que teníamos casa gratis tuvimos la posibilidad de alojar unos días y a veces semanas a amigos que estaban cortos de plata y pudieron quedarse con nosotros para ahorrar, también conseguimos casas gratis a otros amigos que necesitaban lugar, casas que nos habían ofrecido pero como ya teníamos, no podíamos cuidar. Con la plata que ahorramos no solo nos dimos gustos nosotros, sino también pudimos dárselos a nuestra familia: Mati compró pasajes a su mamá para que venga a visitarlo y yo a mi papá y mi mamá. Mis hermanas y cuñados también vinieron y pasamos las vacaciones de verano con nuestra familia de Argentina en una super mansion en Remuera con una super pileta y todos los lujos.

#nznannylove#Me enamore!!! Mom with expiration date ❤️

Una publicación compartida de Bella Fazio (@bellzfazio) el

La experiencia nos permitió además conocer un poco más de Auckland y lugares donde yo con 8 años no había estado. También conocer mas gente local y sus realidades, en esas entrevistas de 45 minutos historias de vidas se intercambian rápidamente porque es el único tiempo que tenés para conocerlos y que te conozcan, que te acepten o no, que le des la confianza suficiente para que dejen su casa y su familia animal en tus manos. En una ocasión, yo le pregunté a una de las dueñas de las casas ‘¿no les da miedo dejar su casa a gente que no conocen?’ (luego que me contara que a diferencia nuestra que nos conocía cara a cara, muchos extranjeros se quedaban en su casa y solamente los conocían vía Skype) y me contestó: “Al final, son todas cosas materiales, no es lo más importante.”. Yo pensé qué buena visión de la vida, sobre todo porque nosotros como Argentinos, por nuestras experiencias, tenemos otra visión completamente diferente en cuanto a la confianza con gente conocida y desconocida.

La vivencia fue completa desde todos los puntos porque nos sirvió para ayudarnos a nosotros y también poder contribuir y ayudar a otros.

Me los llevo

Una publicación compartida de Bella Fazio (@bellzfazio) el

Al mismo tiempo, aprendimos a vivir con pocas cosas, nuestra vida entera en una valija y media cada uno, las mudanzas fueron varias y tenes que estar preparado para hacerlo. Tener todas tus cosas en un rincón y saber que en unas semanas tenes que volver armar todo para irte. Cuando vivís como backpacker eso es más fácil porque es lo que esperas de tu vida, tenes una mochila muy grande en la espalda y tus pies que lo son todo, pero cuanto tenes un trabajo o varios trabajos como en mi caso y una rutina y una vida armada, tenes que realmente querer y poder hacerlo, pero nosotros estábamos abiertos y dispuestos a hacerlo y lo hicimos, el auto ayudo (auto que no lo compre pero es mío, con nafta que uso pero no pago… ¿cómo lo hice?, va en otra nota), la bici y la moto a veces complicó y las mudanzas a veces le tocaba hacerlo a uno solo porque el otro trabajaba pero pudimos dividirnos las tareas y aunque a veces la logística se complicaba sobre todo cuando había lluvia torrencial, nos divertimos.

Cada 2 meses viajamos fuera del país a los lugares que mencione lo que fue increíble para poder disfrutar a pleno los 2 meses que trabajábamos porque sabíamos que en poco estaríamos en un avión y tomando sol en el paraíso.

#NZ #auckland #LocalEyeForTheTourist #harbourbridge #FirstStop:NewZealand

Una publicación compartida de Bella Fazio (@bellzfazio) el

Mati paso de jardinero a profesor de tenis (el jefe de la jardinería se enojo porque dijo que nunca había conocido a alguien que viaje tanto y trabaje tan poco – si bien Mati hacía 50 hrs semanales-). Ya con un poco más de inglés podía enseñar a niños y niñas como hacer el backhand, pero eran pocas horas de trabajo, así que luego paso de Instructor de tenis a Personal Assistant y de Personal Assistant a trabajar finalmente de lo que el estudio y con la confianza que hoy en día tiene luego de más de 1 año hablando ingles. Ahora trabaja de 9-5 como Técnico electromecánico y dice mucho más que “Hello mate” o “Hey bro”.

Yo por mi parte, mi vida siguió como venía en los últimos 8 años… en un país que te permite crecer y con fuerzas y ganas ser lo que querÉs ser. Todo lleva tiempo, todos empezamos en cero. Son pocos los que llegan y consiguen trabajo de lo que estudiaron, mucho depende de la profesión que se estudió.

#Niue#wow

Una publicación compartida de Bella Fazio (@bellzfazio) el

Housesitting es una muy buena experiencia para aquellos que quieren ahorrar, nosotros tuvimos suerte de poder completar el año entero (y más) y solo tener que rentar unas semanas, no es difícil pero uno tiene que estar dispuesto a hacerlo. Hoy en día con lo complicado que está conseguir alojamiento también tenés la posibilidad de tener tu propio departamento y anotarte en Housesitting y en las semanas o meses que consiguís casa podés rentar tu habitación o departamento temporalmente para ahorrar en esas semanas, ya que hay mucha gente que llega a New Zealand y esta desesperada en conseguir lugar.

Tuvimos gente que nos dijo ‘como se animan a vivir así’, ‘me estresa pensar en vivir como ustedes viven sin casa’, pero para nosotros fue una de las mejores experiencias que vivimos y aprendimos mucho más de los que pensamos. Dejas ir no solo las expectativas, creencias, cosas materiales (hace 2 años sin comprarme ropa pero mi guardarropas tenía ropa nueva de diseñadores todos los meses) y te enfocas en las cosas que valen, aprecias cosas que antes tomabas ‘for granted’, pequeñas y simples cosas de la vida que valen mucho y no apreciamos. Obviamente también nos sirvió para ahorrar plata y usar ese extra en viajes a lugares soñados, pusimos primero las palabras VIVIR-DISFRUTAR y luego TRABAJO, nuevamente sin que uno elimine al otro, pero ese TRABAJO para que nos permita DISFRUTAR Y VIVIR y no que el TRABAJO se convierta en el protagonista principal.


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Anabella Fazio

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines