‘Y la gente se quedó en casa…’, la historia del poema sobre la pandemia que triunfa en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on pinterest

A lo largo de la historia, fueron muchos los artistas iluminados que desarrollaron algunas de sus obras más memorables durante una pandemia. Incluso el célebre dramaturgo William Shakespeare​ (1564-1616), llevó a cabo su obra maestra desde el aislamiento total logrando superar no solo una, sino dos grandes epidemias.

Shakespeare compuso nada menos que El Rey LearMacbeth Antonio y Cleopatra en 1606, en pleno aislamiento, cuando los teatros londinenses estaban cerrados, durante la segunda peste en la ciudad de Londres.

Pero la historia de Shakespeare amerita su tiempo y espacio. Esta vez, conoceremos la historia del poema de la ex maestra estadounidense Catherine Mary O’Meara, más conocida como Kitty O’Meara, quien escribió En Tiempos de Pandemia.

Este poema en prosa que se viralizó rápidamente por las redes sociales, se ha convertido en un fenómeno en todo el mundo.

Si bien lo firma una misteriosa K. O’Meara y supuestamente data de 1800, el mismo año en el que hubo la gran epidemia de peste, lo cierto es que en las últimas horas se ha sabido que no fue escrito en ese entonces.

Su autora es Kitty O’Meara, una antigua maestra y asistente espiritual en hospitales y hospicios de Estados Unidos que se ha inspirado para escribir este texto durante la pandemia actual de coronavirus.

Primero, el 13 de marzo escribió su poema en Facebook y el lunes pasado lo publicó en inglés en su blog The Daily Day. Fue tanta la repercusión que tuvo que inmediatamente se tradujo al italiano, donde también es un éxito. También fue convertido a la lengua española.

Image result for city empty

A continuación, el poema completo:

Y la gente se quedó en casa. Y leía libros y escuchaba. Y descansaba y hacía ejercicio. Y creaba arte y jugaba. Y aprendía nuevas formas de ser, de estar quieto. Y se detenía. Y escuchaba más profundamente. Algunos meditaban. Algunos rezaban. Alguno bailaban. Algunos hallaron sus sombras. Y la gente empezó a pensar de forma diferente.

Y la gente sanó. Y, en ausencia de personas que viven en la ignorancia y el peligro, sin sentido y sin corazón, la Tierra comenzó a sanar.

Y cuando pasó el peligro, y la gente se unió de nuevo, lamentaron sus pérdidas, tomaron nuevas decisiones, soñaron nuevas imágenes, crearon nuevas formas de vivir y curaron la tierra por completo, tal y como ellos habían sido curados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁ ESTO TE PUEDA INTERESAR