30 años de la caída del muro de Berlín

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El sábado 9 de noviembre se cumplirán 30 años desde que el Muro de Berlín cayó, uno de los momentos más famosos de la historia moderna.

Después de pasar décadas bajo un gobierno soviético cada vez más opresivo, la barrera que mantuvo a los berlineses del este atrapados bajo el control de la URSS finalmente cedió.

Las escenas de alemanes orientales celebrando su nueva libertad son algunas de las más reconocibles en todo el archivo de la historia humana.

¿Qué era el muro de Berlín?

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas aliadas dividieron el control de Europa entre ellas.

Alemania, que finalmente se rindió, se dividió en cuatro partes, controladas respectivamente por el Reino Unido, los Estados Unidos, Francia y la Unión Soviética.

Para la URSS, la nación que sufrió muchas más pérdidas que ninguna otra en la guerra, el control de Alemania Oriental le proporcionó un punto de apoyo vital en Europa.

Sin embargo, aunque residía en Alemania Oriental controlada por la URSS, Berlín también se dividió de cuatro maneras, con británicos, franceses y estadounidenses controlando el oeste de la ciudad, mientras que los soviéticos controlaron el este.

En efecto, esto significaba que Berlín Occidental se convirtió en un puesto de avanzada capitalista solitario en medio de la Alemania Oriental comunista.

En 1961, cuando más y más personas comenzaron a abandonar Berlín Este por su vecino occidental más rico, los soviéticos construyeron el Muro de Berlín para dividir físicamente la ciudad.

Esto se convirtió en la encarnación física de la “Cortina de Hierro” que se dijo que la URSS había creado entre Europa Oriental y Occidental.

¿Cómo cayó el muro de Berlín?

En las siguientes dos décadas, las condiciones dentro de Berlín Oriental continuaron empeorando a medida que la economía de la Unión Soviética se hundió cada vez más en la agitación, sumado a la escasez de alimentos.

En la década de 1980, se estaban formando protestas en todo el “Bloque Comunista” liderado por los soviéticos.

Los húngaros derribaron con éxito 240 kilómetros de alambre de púas desde el otro lado de su frontera con Austria.

Los activistas polacos presionaron con éxito para la reinstauración de su partido sindical, Solidaridad, y capturaron escaños en el parlamento con él.

Dos millones de personas en Estonia, Lituania y Letonia formaron una cadena humana que se extendía por 600 kilómetros mientras exigían la independencia.

Con Checoslovaquia y Hungría ahora proporcionando rutas de escape para los atrapados en Alemania Oriental, el control soviético se estaba aflojando. A medida que la presión continuó aumentando, el Muro de Berlín estaba destinado a caer.

Curiosamente, el muro finalmente se derrumbó en parte debido a un simple error burocrático.

El 9 de noviembre de 1989, se programó un anuncio sobre cambios bastante menores en la política de emigración del Muro de Berlín.

Apenas cinco días después de que medio millón de personas en el este de Berlín hubieran organizado una furiosa protesta, la idea era calmar los ánimos del público aflojando un poco las reglas, facilitando a los alemanes del este viajar entre el este y el oeste.

Sin embargo, la conferencia de prensa tuvo lugar antes de que el portavoz tuviera la oportunidad de leer los cambios completos en las reglas. En consecuencia, anunció que los ciudadanos ahora podían moverse libremente a través de la frontera y que este cambio entraría en vigencia de inmediato.

Si bien esto no era exacto, se transmitió en vivo por televisión antes de que pudiera retractarse, lo que provocó que miles de berlineses orientales avanzaran hacia la frontera.

Frente a una masa tan repentina de personas, se les dijo a los guardias que se retiraran y los dejaran pasar.

Miles atravesaron la pared, y las fotos ahora famosas muestran cómo los alemanes celebraron a su alrededor, la escalaron y la desgarraron con cualquier herramienta que pudieran encontrar.

El muro fue completamente destruido en los próximos dos años, con Alemania Oriental y Occidental reunificada oficialmente en 1990.

¿Por qué fue tan importante la caída del Muro de Berlín?

AP

La caída del Muro de Berlín representó el fin del tiempo de los berlineses orientales bajo el régimen soviético, lo que finalmente les permitió unirse a Alemania Occidental y convertirse en la nación progresista y rica que son hoy.

En términos más generales, el colapso del muro marcó el final de la Guerra Fría que había mantenido al mundo en vilo durante décadas.

Varias protestas en la URSS habían demostrado que su control se estaba debilitando, y el colapso del muro marcó la sentencia de muerte para la Unión Soviética y, en consecuencia, la Guerra Fría.

Dos años después de la caída del muro, la Unión Soviética se disolvió oficialmente.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Es preocupante. Por lo general, para esta altura de Octubre ya suele haber formada una capa de hielo en el Océano Ártico. Sin embargo, este año y por primera vez desde que consta en registros el agua del mismo no se congeló.

El retraso en el congelamiento del océano está relacionado con las cálidas temperaturas que se prolongaron en el norte de Rusia y con la intrusión de agua proveniente del Atlántico, según informó el sitio de noticias The Guardian. Los científicos por su parte advierten que esto puede generar posibles efectos colaterales en toda la región polar. “La falta de congelamiento tan avanzado el otoño no tiene precedentes en la región del Ártico siberiano“, aseguró Zachary Labe, un investigador de posdoctorado de la Universidad Estatal de Colorado. Y afirmó que esto está relacionado con el impacto del cambio climático y, por su puesto, la contribución de las personas en eso.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Labe explicó que si no se reducen de manera sistemática los gases del efecto invernadero, lo más probable es que seamos testigos del primer verano “libre de hielo” para mediados del siglo XXI. De acuerdo a un estudio publicado en Julio de este año por World Weather Attribution, este año la ola de calor siberiana se volvió al menos unas 600 veces más probable por por las consecuencias que generan las personas en el cambio climático. Además, gran parte del hielo de Ártico está desapareciendo, lo que hace que las capas que quedan por temporadas sean más delgadas. Según Walt Meier, investigador de National Snow & Ice Data Center de Estados Unidos, en términos de porcentajes, el grosor de la capa de hielo es la mitad de lo que era en 1980.

El hielo del Ártico todavía no se congeló y es la primera vez que sucede desde que hay registros

Según fue informado, la temperatura de los océanos en el área del Mar de Láptev aumentó 5 grados centígrados más que el promedio. Además, este aumento fue seguido por una ola de calor que rompió récords junto al declive de hielo del mar en el último invierno.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

No falta tanto. Y no hay planeta B #actintime

A post shared by Intriper (@intriper) on

Otras publicaciones que pueden interesarte

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO