5 prácticas sexuales de todo el mundo tan extrañas como únicas

pareja besándose
Foto: Photo by Sabina Tone on Unsplash
Redactora Social
¡Valora esto!

Aunque la revolución sexual de los años 60 relajó un poco a todo el mundo en materia de ideas sexuales, aún nos estresamos con las biografías de las aplicaciones de citas, nos disgusta el sexo menstrual y somos tímidos cuando se trata de relaciones abiertas. En resumen, estamos bien, pero nos queda un largo camino por recorrer.

Diferentes culturas alrededor del mundo tienen sus propios gustos y definiciones de lo que es normal, algunas de las cuales tienen ideas sexuales francamente inspiradoras. Así que amplía tus horizontes con estas 10 prácticas sexuales en diferentes culturas de todo el mundo que nos recuerdan que el mundo es un lugar grande, hermoso y de mente abierta.

1. Mangaia, Islas Cook: la tribu con mentores sexuales

Cuando un niño de la tribu Mangaia cumple 13 años, un hombre mayor se lo lleva de la aldea donde, durante las próximas dos semanas, aprenderá sobre todo lo relacionado con el sexo. Pero en lugar de mostrarle cómo poner un condón en un plátano, se le enseñarán ideas sexuales y todo tipo de posiciones para complacer a las damas con, según una revista, un «gran enfoque en que la pareja alcance el orgasmo varias veces». Las mujeres miembros de la tribu no siguen un ritual similar, pero se las alienta a explorar completamente su sexualidad y tener múltiples parejas sexuales antes del matrimonio.

2. Chhattisgarh, India: la tribu que define el sexo sin ataduras

Cada año, la tribu Muria en Chhattisgarh, India, celebra Ghotul, un festival donde los jóvenes locales aprenden todo sobre canciones, bailes, folclore y sexo. Tan pronto como cae la noche, las chicas beben licor natural, que creen que ayuda a prevenir el embarazo, luego se dirigen a dormitorios mixtos donde practican sexo prematrimonial, a veces con una sola pareja y otras veces con varias. En algunos Ghotul, los adolescentes se emparejan en relaciones monógamas; en otros, se les disuade de apegarse emocionalmente a sus parejas, y se castiga a quienes duermen juntos más de tres noches. La tribu es económicamente homogénea y funciona como un colectivo, por lo que si una niña queda embarazada por accidente, su bebé es adoptado por todo el pueblo.

3. Camboya: la tribu que construye chozas para el amor de sus chicas


Las mamás y los papás de la tribu Kreung solían construir chozas para sus hijas donde pueden familiarizarse con cualquier chico local que les guste hasta que encuentren con quien quieren casarse. Tradicionalmente, el hombre se sentaba en los escalones de la choza y cortejaba a su posible pareja con música. Si le gustaba, lo invitaba a pasar algunas noches, meses o incluso años, y luego se casaban o se separaban sin juicio. A pesar de la naturaleza progresista y liberal de la práctica, los malentendidos alimentaron el comportamiento sexual agresivo entre los forasteros, y después de un ataque a una niña por parte de un empresario khymer en 2003, las tribus dejaron de construir chozas. Ahora, las cabañas del amor que quedan en el país solo se encuentran en pueblos remotos del noreste.

4. Níger: la tribu ladrona de esposas

Cada año, al final de la temporada de lluvias, la tribu Wodaabe, un antiguo grupo de pastores de ganado nómadas en Níger, África occidental, se reúne para celebrar Gerewol, un festival durante el cual los hombres se visten con elaborados disfraces y se pavonean en una especie de concurso de belleza. El objetivo es impresionar o “robar” las esposas de otros hombres, quienes eligen a sus favoritas para acostarse.

Los dientes blancos y una nariz recta son características muy apreciadas, por lo que los hombres usan lápiz labial para que sus dientes se vean brillantes y se pintan una raya blanca en el centro de la nariz para que se vea más nítida. Las mujeres esperan hasta que pasa el hombre deseado y luego le tocan el hombro. Al atardecer, la pareja desaparece entre la maleza donde pasarán la noche juntos.

5. Yunnan y Sichuan, China: el reino de las mujeres

Las mujeres de la tribu Mosuo no se casan y tienen tantos amantes como quieren. No existe una palabra para «padre» o «esposo», y los amantes no viven juntos. En cambio, cuando una mujer alcanza la mayoría de edad, su madre le da la llave de su propio dormitorio. A partir de ese momento, puede comenzar a invitar a los amantes a su dormitorio por la noche. Este arreglo, que se conoce como «matrimonio ambulante», puede ser a largo plazo o durar tan solo una noche. Cuando la pareja quiere romper, o la mujer deja de dejar que su amante venga, o él simplemente deja de ir a verla. Aunque el número de la tribu está disminuyendo hoy en día, los registros de los mosuo se remontan al menos al año 750 a. C., cuando las crónicas chinas nombraron a su tierra natal como nu kuo, o «el reino de las mujeres».

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hay mucho más sobre