8 cosas que NO debes hacer en medio de un autostop

Seguramente has leído muchos consejos acerca de cómo hacer autostop; pero en esta ocasión no quiero contarte lo que debes hacer, sino lo que NO debes hacer. Mis primeras experiencias parada en la ruta, donde a veces tuve que esperar hasta 7 horas para que parara un auto, me llevaron a corregir ciertos detalles que me ayudaron a disfrutarlo y a conseguir éxito con mayor frecuencia.

1. Nunca vayas a la deriva

Autostop
¡Suena bastante obvio!, pero al principio yo sólo elegía un destino, me paraba en la ruta y esperaba que alguien me llevara; no me daba a la tarea siquiera de mirar un mapa, lo cual es muy importante. Si no sabes a qué distancia estás del lugar hacia el que te diriges, las posibles carreteras de llegada y los eventuales puntos intermedios de parada… te quedarás durante horas esperando un aventón, ya que puedes estar en la banquina equivocada o pidiendo que te desplacen 1300 kilómetros y ni te habías enterado.

2. No pidas un recorrido de larga distancia

AutoSTOP
Hablando de los 1300 kilómetros… si estás de suerte, alguien puede parar y hacerte un recorrido sorprendente de mucho kilometraje. Esto sucede en especial cuando frena un camión, porque a veces incluso llevan cargas que atraviesan fronteras. Sin embargo, no es prudente que hagas un letrero que diga Tijuana si estás en Nicaragua, ya que nadie frenará. Lo mejor, es que pienses llegar a un destino cercano, que te sirva para pernoctar y hagas el autostop por tramos cortos. Cuando te subas, tal vez la persona te cuente que está haciendo un recorrido tan largo como el tuyo, o, tal vez no, pero al menos frenó para llevarte al siguiente pueblo.

3. Jamás te pares en una curva, una pendiente o un lugar sin espacio para frenar

hitchhiking in iceland
Tienes el mapa, un letrero que indica un destino cercano, pero te plantaste justamente en un lugar de la ruta en dónde los autos no pueden frenar. Por más que quieran ayudarte, no lo podrán hacer si tienen que maniobrar, reducir la velocidad intempestivamente o si no tienen un espacio adecuado para detener el auto y esperarte.

4. No utilices accesorios inadecuados

Autostop
Ponte en los zapatos de los conductores y piensa por un momento, si subirías a tu auto a una persona de la que no puedes ver su aspecto físico. ¡Lo más probable es que te niegues!, así que recuerda no utilizar accesorios como lentes oscuros, gorras u otros que oculten tu sonrisa, tus ojos y tus buenas intenciones.

5. Que la inmovilidad no sea tu enemiga

autoSTOP (turista per caso)
Las primeras veces da vergüenza pedir un aventón, lo sé, pero te recomiendo que te desinhibas y no te quedes como un tronco levantando el pulgar; así no llamarás la atención de los conductores, ni les darás confianza. Una sonrisa, un saludo o incluso algún malabar que los invite a sonreír, los hará frenar con mayor facilidad. Así que no te quedes inmóvil, induce a la sonrisa que es la llave más poderosa en el mundo.

6. Confía en tus instintos

P1010264
La felicidad te embarga, no puedes creer que luego de tantas horas, por fin haya frenado un auto y estés a punto de embarcarte hacia tu destino; pero al ver la cara de quienes habitan el auto, te entra un escalofrío y tu corazón te dice que no es una buena idea subirse. Si por un instante lo piensas, no hagas caso omiso a tus instintos. Es mejor inventarte un rápida excusa o simplemente decir “no”, antes que arriesgarte.

7. No dejes de saludar

one way
Cuando alguien tiene la buena intención de recogerte lo mejor que puedes hacer es saludar, contarle tus planes en tres palabras y preguntar si te pueden llevar. El hecho de que haya frenado no significa que tenga la obligación de subirte a su auto. Además, lo que suceda de allí en adelante, como adelantarte más kilómetros de lo esperado o invitarte a una cena, dependerá en gran medida de la primera impresión que se lleve de ti.

8. No pierdas la paciencia

Sur la route, Cambodge
El éxito del autostop depende en gran medida de tu actitud, pero también de la ruta en la que estás, de la cantidad de autos que pasan, del país en el que lo estás intentando, entre muchas otras. Es fácil, luego de horas y horas de estar esperando en la banquina, que el desespero, la ansiedad o la angustia comiencen a impacientarte; lo peor de esto, es que se notará en tu actitud y menos autos frenarán. Así que paciencia y a disfrutar del momento.

Comentarios