Abrió la primera piscina flotante del mundo y generó polémica porque solo los vecinos más ricos la pueden usar

Sky Pool
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Los nadadores han comenzado a disfrutar de la primera piscina flotante del mundo, suspendida a 35 metros sobre Londres. Pero, no todo es color de rosas…

Sky Pool, construida entre dos rascacielos en el suroeste de Londres, se inauguró el 19 de mayo y ha sido una de las mejores opciones para los residentes durante los fines de semana.

O al menos aquellos lo suficientemente ricos como para disfrutarlo, como dice un residente que la piscina no puede ser utilizada por quienes viven en los pisos de propiedad que son compartidos por más de una propiedad.

La estructura, que mide 25 metros de largo, cinco metros de ancho y tres metros de profundidad, está reservada para las personas que viven en los pisos de Embassy Gardens en Nine Elms y sus invitados.

La piscina totalmente transparente está hecha de acrílico y cuenta con una gran vista de la capital. Ofreciendo a los nadadores increíbles vistas de la ciudad, como el London Eye y las Casas del Parlamento.

El sitio web del complejo dice: «Suspendido a 35 m en el aire, el Sky Pool ha capturado la imaginación en todo Londres y mucho más allá».

«La primera piscina flotante del mundo es exclusiva para los residentes de Embassy Gardens y sus invitados».

«Esta piscina cristalina de 35 metros de largo parece flotar en el aire. Sumérgete y no hay nada más que claridad entre tú y el mundo de abajo«.

«No hay otra piscina en el mundo como Sky Pool».

Pero a principios de este año, un hombre que vive en los apartamentos que comparten el mismo piso le dijo a The Guardian que no todos los residentes pueden acceder a la piscina.

También comentó que el edificio tiene diferentes entradas, una para las personas que viven en las viviendas asequibles y otra para las secciones privadas y exclusivas del complejo.

El piso de dos habitaciones de Nadeem Iqbal está valorado en 1,135,000 dólares, de las cuales posee una cuarta parte de la propiedad y paga el resto del alquiler.

Dijo que se puede acceder a su apartamento a través de las llamadas «puertas pobres», que son menos lujosas que las entradas principales del edificio.

Esto también significa que no todos los residentes pueden acceder a la alberca, como explicó: “Tenemos un asiento de primera fila del Sky Pool».

«Pero lo triste para nosotros, que vivimos en el edificio de propiedad compartida, es que nunca tendremos acceso a él».

«Solo está ahí para que lo miremos, al igual que el bonito vestíbulo, y todas las demás instalaciones para los residentes de los bloques privados».

«Nadie espera estos servicios de forma gratuita, pero ni siquiera tenemos la opción de pagarlos».

Un portavoz de los gerentes de la sección de viviendas asequibles del desarrollo le dijo anteriormente a The Guardian que ‘no era su intención hacer que ninguna comunidad se sintiera excluida, y el acceso a las comodidades privadas se limitó para mantener los cargos por servicio al mínimo’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *