Argentina: Crean lápices ecológicos y 100% artesanales reciclando el papel de periódicos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Desarrollado específicamente en la localidad de Bowen, en General Alvear, provincia de Mendoza, dos hermanos han decidido poner en práctica un emprendimiento que, hasta el momento, es único en Argentina.

Bajo la premisa de reciclar y reutilizar ciertos materiales en pos de un mayor cuidado del medio ambiente, descubrieron que el papel podría obtener una segunda vida al convertirse en un producto que pueda volver a usarse.

Dagma Miranda es licenciada en Gestión de Negocios y su hermano Matías Miranda es técnico en Gestión Ambiental, ambos encontraron un método muy sencillo para reutilizar el papel sin gran necesidad de implementar uso de maquinaria e infraestructura: convertir el papel en la creación de lápices ecológicos.

Así, “el papel cambia su función: pasa de ser soporte para escribir a envolver el grafito que permite escribir“.

Para llevar a cabo el emprendimiento que apodaron como lápices Suyana, debieron primero abastecerse de todo tipo de papel: ya sea de resmas, de revistas, y principalmente de papel de diarios.

Según han explicado, el producto final obtenido luego de un proceso ecológico y artesanal consiste en un lápiz de 15 centímetros de largo, cuya duración es igual que uno de madera. Además, esta nueva fórmula resulta por demás eficaz, considerando que la para la creación de estos lápices, utilizando una hoja de diario de doble carilla se pueden obtener unas 8 unidades.

¿Cómo surgió esta iniciativa?

El proyecto nació en el año 2018, cuando Matías debía rendir una materia de la tecnicatura de Gestión Ambiental que consistía en producir un servicio o producto a partir del reciclado. Entonces, desde una situación cotidiana se prendió la ‘lamparita’ en su cabeza: “un día estaba mirando cómo dibujaba mi sobrinita y se me ocurrió la idea de hacer un lápiz de papel”, comenta el joven.

A partir de ese momento comenzaron a pensar en el formato de un emprendimiento, al cual bautizaron como “Suyana” (vocablo del idioma Quechua que significa Esperanza), considerando que la misión de esta marca sería generar un cambio en los hábitos y proteger el medioambiente a partir de la creencia y el aprendizaje de adoptar nuevas formas de consumo. 

Paso a paso

Para la elaboración de cada lápiz, los hermanos deben cortar primero el papel siguiendo las medidas que necesitan. Luego, el mismo es desinfectado para insertar el grafito con un pegamento. Así es como posteriormente van enrollando la hoja de manera tal que se rodee para obtener la fisonomía de un lápiz.

Finalmente, como se obtiene un producto húmedo a partir del proceso mencionado, dan lugar a la etapa de secado, la cual se realiza al aire libre: “En Mendoza, de los 365 días del año, 300 son soleados por lo que aprovechamos la energía del sol y así el producto es aún más sustentable”, manifiesta Matías.

Además, y en consonancia con su propósito de no generar más residuos, Suyana vende sus lápices sin incorporar packaging al producto. Sin dudas una propuesta que busca generar un gran impacto positivo, replanteando las prácticas y productos que se consumen en sociedad. De hecho, este emprendimiento tiene como proyección a futuro elaborar lápices de colores y montar un lugar propio para la confección de los mismos, de manera tal que también fomentarán el empleo de mano de obra.

2 respuestas

  1. como idea ,como emprendimiento,por sus años jovenes y la salida laboral,y la mano de obra a generar me parece muy buena….interesante actual ….pero y aca viene el pero seguimos destruyendo nuestros bosques y selvas.porque en definitiva la materia prima es el papel…no se si se entiende lo que digo!!!…….todo bien pero es necesario otras ideas mejores que esta que no generen mas daño y /o compromiso ya que una cosa trae la otra y en definitiva nos perjudicamos todos los que habitamos el querido suelo de nuestro bien amado planeta!!!!!!!

  2. Super idea, aunque me gustaria saber en que medida no serian toxicos cuando sabemos que los chicos comen lapiz, se los llevan a la boca todo el tiempo y las manitas quedarian impregnadas de tintas?🤔. Si esto esta resuelto me parece génial la idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween

Vaya suerte la de estas niñas que les ha tocado un padre obstinado y dedicado a colaborar con las tradiciones culturales que se celebran durante el año. Pues, tras el deseo de una de sus hijas de festejar Halloween bajo la temática de piratas, a este buen hombre solo le quedó dejar volar la imaginación y poner manos a la obra para la construcción de un barco pirata.

Pero no se trata de un barco pirata improvisado, más bien comprende una ambiciosa escenografía que posee unos 15 metros de largo: el resultad representa una espectacular embarcación que se extiende por todo el jardín de la casa. Para convertirlo en un navío casi verídico, durante la noche se ilumina con luces, humo e incluso se le suma el sonido de una banda sonora personalizada.

El responsable de esta obra de arte es Tony DeMatteo, residente de Rochester, en Nueva York. Según han reportado medios locales, comenzó a trabajar en el barco para su hija Ali, de 13 años, en noviembre del año pasado. Lo curioso y más rescatable del suceso es que Tony logró crear este barco pirata sin preparar un gran desembolso de dinero: todo el material que incluye desde madera hasta metales lo consiguió reciclado.

Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween
Un ambicioso padre construyó un barco pirata de 15 metros para que sus hijas festejaran su mejor Halloween
barco pirata

Cabe destacar que no es la primera vez que Tony se embarca en una aventura como esta. Tanto él como su familia llevan ya ofreciendo espectáculos de Halloween en su casa desde hace unos ocho años. Y la particularidad de esta edición estuvo en complacer a su hija, quien pidió que la temática se basara en Piratas del Caribe.

Para Tony, si bien hacer este tipo de escenarios implica muchas horas, también constituye tiempo para compartir en familia, uno de los motivos por los que Tony dice que el resultado merece la pena. Otra de las recompensas obtenidas es ver que amigos, vecinos y familiares disfrutan también del espectáculo. Y sin dudas, en este año más que nunca, ya que ahora todos los grandes eventos y celebraciones se han cancelando debido a la pandemia.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

2 respuestas

  1. como idea ,como emprendimiento,por sus años jovenes y la salida laboral,y la mano de obra a generar me parece muy buena….interesante actual ….pero y aca viene el pero seguimos destruyendo nuestros bosques y selvas.porque en definitiva la materia prima es el papel…no se si se entiende lo que digo!!!…….todo bien pero es necesario otras ideas mejores que esta que no generen mas daño y /o compromiso ya que una cosa trae la otra y en definitiva nos perjudicamos todos los que habitamos el querido suelo de nuestro bien amado planeta!!!!!!!

  2. Super idea, aunque me gustaria saber en que medida no serian toxicos cuando sabemos que los chicos comen lapiz, se los llevan a la boca todo el tiempo y las manitas quedarian impregnadas de tintas?🤔. Si esto esta resuelto me parece génial la idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO