Bahía Solano, el tesoro oculto en Colombia que no podés dejar de visitar

En los últimos años Colombia se ha convertido en un destino turístico atractivo para viajeros de todas partes del mundo. Sin embargo, la mayoría de los lugares que aparecen en blogs de viajes y en revistas internacionales de turismo son, casi siempre, los mismos: Bogotá, Medellín, Santa Marta, Cartagena y el inigualable San Andrés.

Esto muchas veces limita al turista a conocer otro tipo de destinos, perdiéndose la oportunidad de vivir la experiencia completa que brinda este maravilloso país. Y es que regiones como el Pacífico, los Llanos Orientales y la Amazonía, casi siempre ocupan los últimos lugares en la lista de deseos de, incluso, hasta los mismos viajeros colombianos.

Es por esto que acá les vamos proponer un viaje a un nuevo destino: Bahía Solano, una de las mejores opciones para visitar en Colombia y vivir una experiencia inigualable.

Bahía Solano está ubicado en el departamento del Chocó. Es uno de los destinos menos populares del país porque la única manera de llegar es vía aérea desde Medellín. Sin embargo, quienes han visitado el departamento y sus municipios aledaños, aseguran que la experiencia vale completamente la pena; y que sin lugar a dudas la riqueza natural que allí se encuentra supera la cualquier hotel de lujo que puedas encontrar en alguna de las ciudades más populares del país.

¿Qué hacer?

La fusión del mar con la selva genera una sensación de tranquilidad tan única que, con seguridad, hasta el viajero más exigente cambiará la opinión que tiene sobre lo que considera debería ser una verdadera playa paradisíaca. Y es que el paraíso no consiste únicamente en cuántos lujos pueda haber en un lugar, sino en la manera en la que esos lujos armonizan con el entorno y te hacen sentir que vives un verdadero sueño.

Bahía Solano te ofrece muchas cosas para hacer: desde el avistamiento de ballenas durante la temporada (de julio a octubre), tortugas, de delfines, práctica de snorkel, buceo, senderismo, turismo aventura rodeado de naturaleza y, por supuesto, días completos de relax total en la playa.

Pero ¡cuidado! porque Bahía Solano no es un destino de lujo como al que muchos están acostumbrados. Sus calles no están pavimentadas, sus hoteles no son cinco estrellas y su gastronomía es base de plátano y pescado; no obstante, lo que para muchos sería una prueba de la humildad de esta región, para los que la hemos visitado antes, estas son sus más grandes riquezas.

Un paraíso!

Dos de las joyas de Bahía Solano que todo viajero debe ver, sentir y vivir son la Playa el Almejal y la Playa Huina. La primera es bellísima, posee la arena volcánica más suave que tus pies puedan sentir, los atardeceres más conmovedores y una vista privilegiada de las ballenas jorobadas durante la temporada. Con varios kilómetros de extensión, la playa está ubicada en el corregimiento de El Valle, a 45 minutos por carretera desde Ciudad Mutis, cabecera central del municipio.

La segunda, Playa Huina, es un pequeño paraíso en donde la práctica de snorkel es ideal. A diferencia de El Almejal, en Huina la arena no es volcánica; por lo que muchos de sus habitantes la llaman la Playa de Oro. El sonido de las olas combinado con el canto de los pájaros son el mejor arrullo que vas a tener para una merecida siesta bajo la sombra de un árbol. Está ubicada a 30 minutos en lancha desde Ciudad Mutis.

Y así, en Bahía Solano vas a encontrar piscinas naturales, cascadas, comida y, por supuesto, el Parque Nacional Natural Utría, uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta. Visitarlo es una experiencia que vas a querer repetir y una de las cosas que más vas a recordar de tu viaje.

Colombia es un país de contrastes bellísimos. Hay destinos para todos los gustos: lujos, más playeros, para disfrutar de la naturaleza y las ciudades. La invitación es a que descubramos esos lugares escondidos que tienen mucho que ofrecer y que sólo esperan la oportunidad de ser visitados para demostrarlo.

Comentarios