in

Bajo el mar: el impactante Museo Subacuático de Cancún para recuperar arrecifes dañados

Unir el arte y la conservación puede no ser tarea fácil. Y hacer que eso se vuelva algo atractivo a nivel turismo resulta incluso más complejo. Desde 2009, el Museo Subacuático de Cancún se ha convertido en un ejemplar museo que promueve la vida marina y las expresiones artísticas en esculturas.  

El impacto del ser humano en los arrecifes naturales ha determinado que el futuro de la vida marina en las aguas del Caribe Mexicano está bajo peligro. Al colocar estas piezas en espacios marinos determinados, el Museo Subacuático fomenta la generación de vida y en efecto participa en la recuperación de los arrecifes naturales. A partir de esta medida, la presencia de visitantes en el arrecife natural es dirigida a este museo, lo cual logró disminuir el impacto generado en años pasados.

En promedio llegan más de un millón de personas a Cancún y eso genera un impacto sobre el ambiente muy grande. Los arrecifes empezaron a dañarse y en especial por la acción de los buzos marinos.

Esta iniciativa consiste en un proyecto fundado por Roberto Díaz Abraham, quien fuera Presidente de Asociados Náuticos de Cancún, y Jaime González Cano, Director del Parque Nacional Costa Occidental Isla Mujeres en Punta Cancún.  

Además de que MUSA se traduce en un espacio deslumbrante por lo que se encuentra debajo de las cristalinas aguas caribeñas, ambos referentes se encargaron la misión de ayudar a disminuir el número de visitantes a los arrecifes.

En una charla con Intriper, Roberto Díaz Abraham, Presidente fundador de MUSA, nos contó acerca de los inicios de la puesta en marcha de un museo con tales características:

Todo comenzó cuando tomo contacto con Jaime González Cano y me comenta que estaba trabajando en tratar de reducir el número de visitantes poniendo unas pelotas de cemento cerca de Islas Mujeres, que tenían como objetivo atraer a los turistas. Sembró coralitos y cerca del año 2008 me invitó a mí para conocerlas y convencerme de que era un gran lugar para llevar turistas. Cuando fuimos la verdad que fue decepcionante, esas pelotas no tenían nada interesante. Y dijo “si ustedes no van a traer a los turistas, voy a cerrar los arrecifes naturales y no les va a quedar otra opción que venir aquí”. Si cumplía eso, iba a terminar destruyendo el turismo.

Los orígenes de un museo bajo el mar

“A partir de eso empezamos a pensar qué acciones se podían hacer para generar algo que fuera atractivo. Conocimos la historia de Jason deCaires Taylor, un escultor inglés que había hecho algunos espacios escultóricos abajo del mar. Y pensamos por qué no instalaciones abajo del mar. Le pagamos un boleto de avión para que conociera los espacios, le encantó. Estuvo observando distintas áreas donde se podían colocar piezas. Nos presentó un proyecto que se llama “La evolución silenciosa”, que consistía de 200 piezas que mostrarían un reflejo en la evolución humana desde los mayas hasta el tiempo presente. Fue un poco difícil llegar al acuerdo porque nos dijeron que el proyecto valía 200 mil dólares. Y también que se necesitaban estudios de impacto ambiental para la autorización. Pero todo fue encontrando su forma y hoy tenemos este increíble museo”.

El Museo Subacuático cuenta con 3 salones de exhibición y un total de 516 esculturas hundidas. Las esculturas se fijan al fondo del mar y están hechas de un concreto marino especial que facilita la creación de corales en su superficie.

En cuanto a actividades, los visitantes pueden realizar el paseo en barco con fondo de cristal. Se trata de una excursión con vista al océano, es perfecta para todas las edades y además es la más indicada para quienes quieran evitar el contacto con el agua. También hay actividad ideal para los amantes del buceo: un paseo por las profundidades del mar es algo que no puede faltar. Además podrás observar casi las 475 piezas de esculturas cara a cara.Y si quieres hacer snorkel, puedes realizar el Jungle Tour que consiste en un paseo en lancha atravesando la laguna y el manglar hasta llegar a la Galería Punta Nizuc donde podrás observar arrecifes y unas 25 esculturas de nuevos artistas.

¿Cuál es el relato que busca transmitir la visita?

El discurso de todas las piezas debe ser de conservación, de grito o llamado a la descarga, al cuidado de los arrecifes. Si seguimos como vamos en 30 años no va a haber arrecifes en todo el mundo. Tenemos que llamar la atención en ese sentido, hacer la denuncia. A veces no se trata sólo de la conservación sino de también manifestarse sobre otros temas que pueden ser críticos. A lo mejor como la infancia descuidada, los niños que no los estamos educando bien, no les estamos inculcando la conciencia. Una de las últimas incorporaciones al Museo es una obra que se compone por 6 manos gigantes en forma de bendición y se encuentra en la galería Punta Sam. El círculo de bendición es un mensaje de Cancún para el mundo, es mandar un sentido positivo. No se trata de algo de denuncia ni grito descarado, es algo de esperanza.  

Para tener en cuenta:

La reserva se hace online a través de la página, y allí pueden elegir entre las distintas actividades. Además hay un centro de visitantes donde damos recorridos sobre la historia. Tenemos un área donde mostramos el presente, que es lo que está mostrando actualmente en el museo subacuático, y también una galería sobre el futuro, donde está exhibido los proyectos que se están considerando para realizar en los próximos 10 años.

Una de las mejores épocas para visitar MUSA es entre mayo y junio porque no hay mucha gente turista en Cancún y eso no genera muchas dificultades hacer las reservas. Además el clima es agradable, el agua está calentita. Ya en el verano en México, a partir de julio, es más difícil encontrar disponibilidad para realizar estas actividades y además consiste en una época que es sensible a los huracanes en la zona.

El buceo se puede realizar a partir de los 12 años. El snorkel lo puede hacer gente que sepa nadar, que se encuentre en buen estado físico. La actividad de submarino o el barco fondo de cristal lo puede hacer cualquier persona, hasta mujeres embarazadas. Incluso hasta personas no videntes han ido al barco del fondo de cristal.

En cuanto a precios, actualmente el snorkel está en promedio unos US$47 y el barco de fondo de cristal también está US$47. Como beneficio por la combinación de ambas actividades, el paquete queda a un total de US$70.

Escrito por Agustina Fontirroig

Me apasiona contar historias: soy fan de las palabras, las imágenes y la combinación de ambas. De Argentina al mundo como @agusfontirroig 📸

Qué piensas?

0 points
Upvote Downvote

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Uber ofrecerá viajes en helicóptero en la ciudad de Nueva York

Un extraño pagó la deuda de un estudiante para que pudiera asistir a su graduación