Coco terminó la cuarentena y logró reencontrarse con su familia

NOTA 1 A (5)
Redactora
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!
Coco Terminó La Cuarentena Y Logró Reencontrarse Con Su Familia

Coco, el perro retenido en el aeropuerto argentino de Ezeiza por tener su vacuna antirrábica vencida, se reencontró con su dueño, tras recibir la correspondiente inmunización y cumplir un período de cuarentena.

El can llegó el pasado miércoles 25 de mayo a la Argentina en un vuelo proveniente de Hungría, país en el cual residían con su dueño, hasta que se declarara el estado de emergencia por la invasión rusa a Ucrania. Cuando llegaron al país, personal del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) detectó que Coco tenía su vacuna contra la rabia vencida hacía ocho días y comenzó un período de incertidumbre durante el cual no estaba claro cuál sería el futuro del animal y se llegó a decir que podría ser deportado o hasta sacrificado.

Image Coco Nota 1 C 4

La insólita situación de Coco, se viralizó rápidamente en las redes sociales con el hashtag #LiberenACoco y hasta se inició una campaña en Change.org para evitar su deportación y lograr que se reencuentre con su familia.

Franco Gavidia, dueño el Coco, asumió todas las responsabilidades y reflexionó al respecto: “Lo que me llevo como mayor aprendizaje es la bondad de la gente, la empatía de los argentinos que me sorprendió muchísimo. Y también que antes de viajar hay que chequear cuatro veces todos los papeles. El principal culpable de esto fui yo y lo dije siempre”.

El jueves pasado, el Senasa anunció que Coco debería cumplir con 10 días de cuarentena en instalaciones de la aduana, sin poder ingresar al país hasta ser vacunado por la rabia. Además informaron que para transportar a un animal en avión, se requiere un certificado de salud del mismo, que indique la vacunación al día y se encuentre exento de enfermedades.

Image Coco Nota 1 B 5

“Durante el aislamiento que debió realizar el can, una veterinaria del Senasa controló y verificó a diario su bienestar, trabajando con recomendaciones de la Dirección Nacional de Sanidad Animal del organismo. El espacio cedido por Aduana, de 100 m² y acondicionado para atender la situación climática, le permitió a “Coco” jugar, correr y alimentarse sin inconvenientes. También una persona responsable designada por la familia fue la autorizada a visitarlo diariamente”, informaron desde el Senasa.
Finalmente, Franco y Coco, emprenderán el viaje de regreso a la provincia de Córdoba, donde se encuentra el resto de su familia.

Image Coco Nota 1 D 2
¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.