Compraron una isla para comenzar su propio país

Let's Buy An Island
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Si bien ser dueño de su propia isla privada puede parecer un privilegio reservado para los ricos y famosos, un grupo de personas ha demostrado que es más posible de lo que piensas.

Gareth Johnson y Marshall Mayer son los cofundadores de Let’s Buy An Island, un proyecto que comenzó en 2018 y se propuso hacer exactamente lo que dice su nombre.

Al lanzar una campaña de crowdfunding, pudieron recaudar 327,000 dólares a través de inversionistas para comprar una isla deshabitada en el Caribe, con la promesa de desarrollar el área para el turismo, compartir las ganancias y permitir que todos vivan su propia «fantasía de isla privada».

En declaraciones a CNN, Johnson, quien es director ejecutivo del proyecto, dijo: «¿Quién no ha soñado con hacer su propio país?».

«Particularmente en un mundo post-Trump, post-Brexit, Covid. Si un grupo de personas normales pueden hacer que esto funcione, tal vez pueda ser una fuerza para el bien».

Para diciembre de 2019, los muchachos habían recaudado suficiente dinero para comprar Coffee Caye, una isla de 1,2 acres frente a la costa de Belice, que se reinventó como el «Principado de Islandia».

Si bien la nueva micronación no está reconocida oficialmente, se beneficia de muchas de las características de un país autónomo, con su propia bandera nacional, himno y gobierno.

“Somos lo más parecido a una nación que se puede tener, sin tener un ejército y una armada”, dijo Johnson.

Johnson, quien también cofundó una empresa llamada Young Pioneers Tours, que se especializa en turismo extremo a destinos como Corea del Norte y Siria y estados no reconocidos como Transnistria, Abjasia y Nagorno-Karabaj, tuvo la idea por primera vez hace casi 15 años, cuando compro el nombre de dominio letsbuyanisland.com después de decidir que podría ser divertido comprar una isla y comenzar una micronación.

Mayer, quien conoció a Johnson en un viaje de Young Pioneers Tours, recordó: «Cuando Gareth me planteó la idea por primera vez, pensé Dios no, esto nunca se hará realidad.

«Pero comenzó a explicar cuánto podría costar una isla, y nos dimos cuenta de que, en realidad, hay partes del mundo donde comprar una isla era mucho más realista de lo que jamás hubiera creído posible, especialmente si juntamos nuestros fondos».

Decidieron que cada acción en la isla costaría 3,250 dólares y que, si bien la gente podía comprar tantas como quisiera, a cada individuo solo se le permitiría un voto en el proceso democrático de toma de decisiones.

Después de mirar islas en Filipinas, Malasia, Irlanda, Panamá y Belice, se compró Coffee Caye por 180,000 dólares más impuestos.

Habiendo vendido casi 100 acciones, ahora hay inversores de 25 países diferentes, desde maquinistas hasta directores ejecutivos.

Mayer dijo: «La gente realmente aceptó el concepto.

«Fue un acto de fe loco, pero nuestro objetivo inicial de comprar una isla, lo hemos logrado. Pero en la siguiente fase, a dónde vamos, nunca tuvimos ningún plan porque no sabíamos que llegaría tan lejos».

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hay mucho más sobre