Conoce ‘The Bowerbird Project’: la aerolínea Qantas opera el primer vuelo comercial con ‘cero desechos’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Bajo el nombre de “The Bowerbird Project“, en alusión a un ave australiana que se caracteriza por reutilizar pequeños artículos de plástico, la aerolínea de bandera de Australia Qantas comenzó a operar a mediados de 2019 vuelos comerciales que no generan basura ni desechos. Sin lugar a dudas, una particularidad tan difícil de lograr en un mundo donde el consumo de plásticos parece estar a la orden del día. Sin embargo, resulta un gran gesto a destacar, convirtiéndo a Australia en pionera en materia del cuidado del medio ambiente.

A partir de esta iniciativa, la aerolínea Qantas promete entre sus objetivos primarios eliminar 100 millones de piezas de plástico de un solo uso de los vuelos para fines de 2021. Al hacerlo, la aerolínea estima que alcanzará a reducir sus desechos en un enorme 75%. 

Para alcanzar esta meta, Qantas y la aerolínea low cost de la filial de Qantas, Jetstar, se encomendaron la responsabilidad de reemplazar 45 millones de vasos de plástico, 30 millones de juegos de cubiertos, 21 millones de tazas de café y 4 millones de fundas para reposacabezas con alternativas ecológicas.

El primer vuelo con este tipo de propuesta ocurrió en mayo de este año, y operó desde Sydney a Adelaida. Con una duración de 1 hora y 49 minutos, este vuelo constituyó un gran desafío para la industria de las compañías aéreas al tratarse de una misión tan ambiciosa.

Este recorrido -considerado como viaje doméstico corto- solía producir al menos 34 kilogramos de residuos se dirigen al vertedero. Entre ese total de plásticos y residuos, se incluyen cubiertos de plástico, tazas, botellas y recipientes de comida, servilletas de papel, latas de aluminio y otros artículos de un solo uso que ocupan la bandeja de comida

En efecto, la tripulación de cabina del Equipo Verde de Qantas debió distribuir las comidas en recipientes hechos de caña de azúcar con cubiertos hechos de almidón de cultivo. El motivo que argumenta el uso de este tipo de elementos es que se trata de materiales compostables, todos ellos han sido suministrados por la empresa BioPak (socio de Qantas), cuyo propósito aspira a crear conciencia sobre el impacto ambiental de los envases desechables de un solo uso y proporcionar soluciones que no sean tóxicas ni dañinas.

Después del servicio de comidas, la tripulación de cabina recolectó los desechos y los clasificó en diferentes corrientes: reutilización, reciclaje o compostaje. El socio de Qantas, Suez, que elimina los desechos de la aerolínea, está compostando material orgánico para ser utilizado en granjas y jardines. Los plásticos reciclables se reciclarán en nuevos productos; Los plásticos no reciclables se utilizarán para crear un tipo de combustible no fósil llamado PEF.

Así afirmó el comunicado oficial de la aerolínea Qantas

Ahora puedes ver la aurora boreal desde una cama al aire libre

Ver la aurora boreal probablemente aparece en la lista de deseos de todos los viajeros, pero asistir a este fenómeno celestial puede resultar no tan sencillo.

Hay una ventana de tiempo limitado (generalmente de diciembre a marzo) y una zona de visualización limitada (de latitudes de 65 a 72 grados).

Para hacer las cosas un poco menos tediosas (y mucho más cómodas), la agencia Off the Map Travel ha creado un nuevo programa “Aurora desde la cama” que permite a los viajeros ver la aurora boreal desde una cama al aire libre.

Curada por especialistas en viajes del Ártico, el itinerario “Aurora in Bed” de cuatro días y tres noches se centra en la Villa Telegrafbukta recientemente renovada, ubicada en el lado sur de la isla de Tromsøya en Noruega. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO