Crean la escultura de bronce más grande del mundo con forma de King Kong para reflexionar sobre la extinción de los gorilas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Esta imponente escultura de bronce, con características propias que la destacan como una de las obras de su tipo más grande del mundo, se encuentra exhibida en la ciudad de Nueva York, más precisamente en el imponente complejo urbanístico Hudson Yards.

Esta escultura de bronce gigante es una representación casi perfecta de King Nyani, un guiño a la figura de King Kong, en un intento por manifestar la importancia de generar conciencia sobre la extinción de los gorilas.

Crean la escultura de bronce más grande del mundo con forma de King Kong para reflexionar sobre la extinción de los gorilas
Crean la escultura de bronce más grande del mundo con forma de King Kong para reflexionar sobre la extinción de los gorilas

Los responsables de llevar a cabo esta idea han sido Gillie y Marc Schattner, quienes se han convertido en los artistas detrás de King Nyani. El término Nyani significa gorila en el lenguaje Swahili. Se trata de una pareja de australianos que tuvieron la oportunidad de observar una familia de esta especie de gorilas durante un sorprendente viaje a Uganda.

Para sorpresa de ellos, la figura estereotipada de lo que ellos habían interpretado acerca de los gorilas debido al consumo de contenidos como la historia de King Kong se desarmó de un minuto a otro cuando identificaron en la especie signos de empatía y bondad. En efecto, lejos quedaba el recuerdo de gorilas situados sobre lo alto del Empire State Building, cazando avionetas casi de manera violenta.

escultura de bronce

Así, la pareja de australianos se encargó de elaborar una escultura de bronce inédita con unos más de dos metros de alto y unos siete metros de largo. Además, su piel de oro oscuro pesa más de dos toneladas, características y atributos que han logrado convertirla en la escultura de bronce más grande del mundo.

Para hacer de la escultura un guiño a un ejemplar adorable, Gillie y Marc han interpretado en su rostro una expresión simpática y le han puesto una mano tendida de manera tal que los visitantes pueden sentarse en ella para tomarse fotografías. En cuanto al traslado de la misma, la escultura fue transportada en barco desde Australia hasta Nueva York, donde se instaló de madrugada. Ahora, los visitantes de la Gran Manzana podrán encontrar esta representación monumental de King Nyani en el parque Bella Abzug, frente el edificio 55 Hudson Yards. 

Si quieres conocer más curiosidades como estas, ¡síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO