in

Me encantaMe encanta

Crearon mochilas ecológicas con lonas de plástico recicladas y son un boom entre jóvenes viajeros

El emprendimiento de Swahili Eco surgió a partir de una lluvia quizás inesperada pero no por eso inoportuna. Y el afortunado de estar en el momento justo y en el lugar indicado fue Iván Pavelic, un joven argentino y fundador de Swahili, una empresa social que crea accesorios de uso personal a partir de transformar la basura en oportunidad.  

Iván estudiaba Diseño Industrial en la universidad y un día, mientras se disponía camino a la facultad sosteniendo una maqueta en sus manos, empezó a sentir que comenzaba a llover en la ciudad.

En una charla con Intriper, Iván nos contó cómo ese día y el surgimiento de un par de ideas resonando en la cabeza fueron el puntapié inicial para lo que hoy significa Swahili: el reciclado de materiales de plástico para crear luego mochilas ecológicas.

¿Por qué empezaste a usar materiales reciclados en la confección de mochilas y demás accesorios?

El proyecto de Swahili nació de una manera muy loca. El día que tenía que llevar una maqueta a la facultad y se largó a llover, me quedé con la maqueta abajo de una garita en la parada del micro y vi que enfrente mío había un cartel de “Se vende/alquilo”. Fui a buscar ese cartel, me acuerdo que en la mochila tenía una tijera y una trincheta y recorté el material para tapar la maqueta. Cuando volví a mi casa encontré en esa lona de publicidad un material que parecía muy divertido para empezar a trabajar y crear productos.

Yo antes realizaba fundas y mochilas para mí, para uso personal. No me gustaban las mochilas que se vendían en el mercado. De a poco amigos y conocidos me empezaron a comprar, pero yo siempre estuve con la idea de cambiar un poco las telas convencionales. Siempre trabajaba con telas plásticas como cordura, cuerina y al ser siempre activista de lo reciclado y lo ecológico buscaba la manera de reemplazar los materiales. A partir de ese día fue que descubrí en la lona de publicidad como podía funcionar un posible material, y empecé a reemplazar los moldes míos por lona de publicidad: bolsas de alimentos para perros, carteles en la calle y otros plásticos desechables.

Swahili es un dialecto africano. Estudié una materia de Historia de Asia y África, encontré el idioma swahili y me pareció muy interesante como sonaba y se pronunciaba. Investigando mucho sobre el tema, leí que el dialecto swahili lo hablaba una comunidad africana en la cual todos trabajaban para la aldea: las mujeres cuidaban a los niños, los hombres cazaban y se generaba una economía circular dentro de ese espacio. Me interesó mucho como mensaje, es lo que yo quiero transmitir con mi trabajo en el taller de barrio.

¿Cómo es el proceso de elaboración de una mochila? ¿Cómo consiguen los materiales y cuánto tiempo le dedican a la confección?

El proceso de creación de cada mochila es en primer momento conseguir la lona, por donaciones, por privados, por empresas o particulares. Llegamos al taller, ahí la lona se limpia bien, se seca, se hace el corte y luego se confecciona. Ese es el proceso de todos los productos. Después varían los procesos según los productos, en Swahili hacemos desde billeteras hasta fundas de tablas de surf.

Mediante este proceso de reciclado de piezas gráficas desechables se busca una oportunidad en el uso de elementos que en otro caso serían desperdicio y contaminación para el medioambiente.

Uno de los valores más importantes que tiene Swahili es que, además de ser sustentable, se trata de un proyecto social que funciona como fuente de trabajo para gente desempleada en situación de vulnerabilidad.

¿Qué opiniones tienen sobre la gente que conoce el proyecto Swahili?

Los comentarios sobre Swahili son muy buenos y contamos con muchos embajadores que también difunden el mensaje de Swahili de acuerdo a la filosofía. La gente lo toma muy bien. Nos escriben que los paran en la calle, en los aeropuertos, y que a donde van les preguntan cómo se hace la mochila que llevan puesta. Algunos no entienden cómo hay una mochila de bolsa de perro, de lona. Hay una empatía muy linda con todo eso.

Mochilas por el mundo

Frente a las noticias que hablan sobre el gran y terrible impacto que está generando el plástico y los residuos en los ecosistemas tanto terrestres como marinos, la iniciativa por un consumo más consciente adquiere un protagonismo fundamental:

“Desde este último tiempo conseguimos alianzas con grandes marcas como Glovo, Toyota, Corona… Lo bueno es que las marcas grandes le están dando interés a los emprendimientos sustentables. Hay un cambio de pensamiento, un cambio de consumos. Eso llevó a que marcas como la nuestra se empiecen a visibilizar. Estamos por abrir este año Swahili México, una franquicia en México, y también tratando de importar a España y a Francia. La verdad es que es todo un sueño, tenemos también de aliados y amigos a la comunidad viajera: los PanamericanBus, que llevan la mochila y accesorios por todo el mundo y eso nos abrió puertas a un montón de mercados y mucha gente de distintos países nos escribe. Así que sí totalmente tenemos muchas ganas de ir por el país, y por el mundo entero”.

Swahili tiene muchos adeptos que transmiten el mensaje y filosofía de la marca y a su vez ayudan a comercializar los productos en otras partes del mundo. Por lo pronto, a partir de octubre este emprendimiento que empezó como algo chiquito y más bien de uso personal comenzará a exportar sus productos a otros lugares del mundo. Si quieres adquirir tu mochila Swahili o conseguir algunos de sus otros productos puedes consultar aquí por modelos disponibles y precios.

Escrito por Agustina Fontirroig

Me apasiona contar historias: soy fan de las palabras, las imágenes y la combinación de ambas. De Argentina al mundo como @agusfontirroig 📸

Qué piensas?

2 points
Upvote Downvote

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

El Museo del Louvre cierra sus puertas: sus empleados protestan contra el exceso de visitantes

Muere Tam, el último rinoceronte macho de Sumatra que vivió en Malasia