Descubren camas que tienen aproximadamente 200000 años de antigüedad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El descubrimiento de las camas se realizó en la cueva Border Cave, en Sudáfrica, convirtiéndose en las más antiguas encontradas hasta el momento.

Previo a este hallazgo, las camas de hierbas más antiguas que se conocían eran de hace 77000 años en Sidubu. Las mismas tenían capas de juncos, intercaladas con plantas medicinales y cenizas. Ahora han sido superadas por más de 100000 años.

Border Cave es un refugio que se encuentra en la cordillera Lebombo de KwaZulu-Natal, en Sudáfrica. Las camas allí situadas contenían una mezcla de hierbas y cenizas para que los insectos se mantuvieran alejados y que, al mismo tiempo, fuesen cómodas. Así lo informó la revista Science.

Ubicación
Border Cave, Lebombo

El armado de estos espacios demuestra la capacidad de los humanos durante la Edad de Piedra para organizarse y ordenar el espacio del que disponían para las tareas cotidianas. Utilizaban diferentes hierbas para construir camas, zonas de descanso y de trabajo.

El grupo de arqueólogos que llevó a cabo la investigación contaba con la presencia de Lyn Wadley, profesora de arqueología en la Universidad de Witwatersrand, en Sudáfrica, y autora del estudio que se publicó en la revista. Wadley indicó a Gizmodo que estas camas se encontraban prácticamente al fondo de las cuevas, lejos del viento y bastante protegidas de diferentes predadores.

La arqueóloga también afirmó que “Hace 200.000 años, cerca del origen de nuestra especie, los humanos usaban fuego, cenizas y plantas para mantener campamentos limpios y libres de plagas. Esta estrategia sencilla que vemos en Border Cave nos ofrece un vistazo del estilo de vida de nuestros antepasados“.

Camas en Border Cave

Según comentaron Irene Esteban y Paloma de la Peña, quienes formaron parte del equipo de trabajo publicado en la revista, este descubrimiento puede considerarse como prueba de un razonamiento analógico. Los habitantes de la cueva tenían un problema a resolver, que era la incomodidad, y para ello buscaron una solución que implicó acumular hierbas para construir una zona de descanso.

Las investigadoras también contaron que las hierbas se colocaban sobre cenizas para armar los sitios de descanso. Ellas creen que esto se debe a que quemaban las hierbas antiguas y dejaban las cenizas como repelente para los insectos. Quemarlas era una costumbre común para alejar desde ratas hasta mocas, cuando esto no se realizaba es porque el sitio era abandonado.

Esto también lleva a la conclusión que, al haber encontrado estos rastros de hierbas, las camas de las cuevas fueron abandonadas.

¡Seguinos en Instagram para más noticias como esta!

View this post on Instagram

No uno, dos! 😱 Link de la nota en bio 💫

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO