Donaron una isla al Parque Iberá: será de acceso público y usada como punto turístico

Donaron una isla al Parque Iberá será de acceso público y usada como punto turístico
Editora / Travel Content Editor
¡Valora esto!

La isla tiene una extensión total de unas 1.500 hectáreas y pertenecía al proyecto conservacionista de Fundación Rewilding Argentina, una entidad cuyo propósito es fomentar la recuperación de especies y ecosistemas en el territorio argentino. Ahora, la tierra forma parte del área protegida Parque Iberá, en la provincia de Corrientes, y será de acceso público.

El parque Nacional Iberá es un área natural protegida de 183.500 hectáreas situada en el centro de la provincia de Corrientes, en el noreste de Argentina. En las últimas horas, el gobernador Gustavo Valdés confirmó a través de su cuenta de Twitter que Rewilding Argentina hizo entrega oficial de la bautizada como Isla Tortoni, proporción geográfica que pasará a integrar la reserva natural.

 

El lote de la Isla Toroni, ubicado en zona del Portal Carambola, es una superficie de 1.500 hectáreas y está ubicada en la primera sección rural del Departamento de Concepción.

La Fundación Rewilding Argentina, que lleva a cabo la implementación del trabajo mancomunado con el Estado nacional y los gobiernos provinciales, organizaciones conservacionistas y sociales nacionales e internacionales y filántropos argentinos y extranjeros, donó a la provincia de Corrientes un lote de isla en la zona del portal Carambola. Firmaron un decreto y pasará a formar parte del Parque Provincial de los Esteros del Iberá.

Donaron una isla al Parque Iberá: será de acceso público y usada como punto turístico
Donaron una isla al Parque Iberá: será de acceso público y usada como punto turístico.

En el Portal Carambola se encuentra El Refugio, un espacio con una fuerte y genuina impronta local. En este lugar es posible vivenciar las tradiciones y costumbres de las familias de pobladores que habitan en lo más profundo de los Esteros, en un ámbito completamente agreste. 

El Refugio ha sido construido por habitantes locales bajo la usanza tradicional de techos de paja y paredes de piri, una planta local. Cuenta con un espacio donde dormir, una cocina y baños. Allí, kayakistas hacen su posta para pasar la noche, y turistas llegan por el día, en lancha o en la tradicional canoa tirada a caballo, para disfrutar de los sonidos apacibles del Iberá, y compartir un asado a la estaca o “chipá cueritos” recién cocinados por los guías de naturaleza.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.