«El beso de la muerte»: la magnífica escultura que celebra el más allá

el beso de la muerte
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

​​El beso de la muerte es una llamativa escultura que se encuentra en un cementerio de Barcelona (España) para conmemorar la tumba de un hombre.

La pieza está ubicada en el cementerio de Poblenou de la ciudad y es una de sus tumbas más emblemáticas. La estatua no solo es impresionante por el fino tallado y la capacidad del escultor para representar la textura, sino también por la tierna forma en que abraza la muerte.

También conocida como El petó de la mort en catalán y El beso de la muerte en español, la escultura de mármol es un buen ejemplo del arte moderno del memento mori. Memento mori, que se traduce como «recuerda que morirás», tiene una larga tradición en la historia del arte. En lugar de ver la muerte como algo a lo que temer, memento mori abraza la inmortalidad del alma y el más allá. El beso de la muerte encaja perfectamente con el concepto. Aquí, la muerte se disfraza de un esqueleto alado que se aferra suavemente a un moribundo y le da un beso en la mejilla.

Esta conmovedora idea sigue una larga tradición de escultura clásica, aunque la escultura en sí es del siglo XX. La escultura fue creada en 1930 para la tumba del fabricante textil Josep Llaudet Soler, que está inscrita con un verso del célebre poeta catalán Jacinto Verdaguer. El epitafio dice: “Su joven corazón se apaga así. La sangre en sus venas se enfría. Y toda la fuerza se ha ido. La fe ha sido ensalzada por su caída en los brazos de la muerte. Amén.»

Aunque se desconoce su fecha de nacimiento exacta, se cree que Soler murió a una edad temprana, lo que llevó a su familia a encargar la estatua. Seguramente habría reconfortado a la familia imaginar que Soler abrazó, en lugar de temer, su muerte y que pasó de manera pacífica. La emoción que despierta es una de las muchas razones por las que la escultura ha seguido atrayendo visitantes durante casi 100 años.

Pero incluso más allá del concepto, El beso de la muerte se anuncia por la forma magistral en que está esculpido. Se cree que fue creado por Jaume Barba, cuyo nombre está tallado en la base, aunque algunos atribuyen el diseño a Joan Fontbernat. En la tradición de las esculturas de mármol flexible de Bernini y La Virgen con velo de Giovanni Strazza, la estatua es una muestra magistral de textura. Los duros huesos del esqueleto se yuxtaponen al tonificado cuerpo del joven. Los dedos huesudos del esqueleto se hunden en la suave carne del hombre de una manera que recuerda a los espectadores el círculo de vida del cuerpo humano.

Merece la pena una visita al cementerio de Pobleneou, no solo para ver El beso de la muerte, sino también para contemplar algunas de sus otras bellas esculturas de tumbas. Las tumbas monumentales del cementerio se remontan a una época en que la burguesía de Barcelona hacía todo lo posible para celebrar a sus seres queridos. Y recientemente, la ciudad ha tomado medidas para mantener el sitio en la mente de los viajeros gracias a una ruta de cementerio y una aplicación de Android que explica algunas de las tumbas más grandes de Poblenou, incluido El beso de la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *