Enormes arreglos de flores aparecen en las calles de Nueva York para honrar a los trabajadores de la salud

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Nueva York se llena de color: en un hermoso homenaje a los trabajadores de la salud que luchan cada día para enfrentar la pandemia del coronavirus, el florista Lewis Miller instaló coloridos arreglos florales en las calles de la ciudad.

El creador de Flower Flash, reconocido por el The New Yorker como “el Banksy del diseño floral”, sorprendió a todos con sus instalaciones de arte callejero hechas con flores.

Sus arreglos florales han llenado de color las calles de una ciudad arrasada por el dolor y la pérdida.

El artista ya ha decorado cabinas telefónicas, basureros con toneladas de flores, específicamente ubicados cerca de hospitales para honrar a los trabajadores de la salud que están poniendo sus vidas en riesgo mientras intentan salvar a otros del COVID-19.

Uno de los últimos flashes de Miller ocurrió fuera del Hospital Presbiteriano de Nueva York, en donde junto a su equipo envolvieron un poste de luz con flores y también decoraron el suelo a su lado.

“Los trabajadores de la salud de Nueva York continúan dándolo todo para cuidar a los más necesitados durante esta pandemia”, Miller escribió en Instagram.

Aunque el gesto fue apreciado sin duda por los trabajadores de la salud, el hospital le pidió a Miller que retirara las flores, ya que no pidió permiso para instalarlo. El equipo de Miller reunió las flores en floreros y ramos sueltos, y se los entregó a las enfermeras y los médicos del hospital.

Además, Lewis organizó el baby shower de la Duquesa de Sussex en Nueva York la primavera pasada. Los clientes de Miller incluyen Tiffany & Co., Ferragamo, Harry Winston y la Biblioteca Pública de Nueva York.

¡Hermoso gesto!

El museo Guggenheim de Nueva York instala una plantación de tomates para donar a organizaciones de caridad

Los pasillos del Museo Guggenheim están más silenciosos que nunca ante la ausencia de turistas. Sin embargo, el icónico museo neoyorkino no está completamente en soledad gracias a la iniciativa de un hombre.

David Litvin, un especialista en cultivos de interior, cuida las plantas de tomates en una exposición temporalmente cerrada al público, “Campiña, El Futuro”. David se mudó a Nueva York desde Tel Aviv en febrero, junto con su esposa, Stefanie, y su pastor holandés, Ester, con el plan de quedarse seis meses cosechando los tomates en el museo Guggenheim.

Por lo menos 3 mil tomates cherry salen cada semana del museo con destino a alguna organización de caridad. La exhibición reflexiona sobre las áreas rurales, la poca actividad en el campo, la necesidad del rediseño territorial y la preservación de la naturaleza.

Continuar leyendo…

Countryside, the Future' opened on 20-02-2020 | Koppert

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

View this post on Instagram

BIEN 🙏🏻

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO