[Entrevista] Viajaban de Chile a Alaska en una combi del ’89 hasta que la pandemia cambió su destino

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Daniel y Vanesa partieron hace ya tres años desde Chile en una combi Volkswagen del año ’89 con un sueño en común: llegar a Alaska. Después de renunciar a sus trabajos y motivados por el sueño de viajar sin tiempos, el camino los llevó a recorrer la Patagonia chilena y argentina, Uruguay, Brasil, las cumbres altiplánicas de Perú y Bolivia, Ecuador, Colombia y México.

Sin embargo, la pandemia y la llegada de una nueva integrante familiar los sorprendió en México, alterando su ruta por completo. Y es que viajando han aprendido a no planificar demasiado, pues todos los días acontecen situaciones que lo cambian todo.

Ambos afirman que no es la primera vez que el universo impone su camino a su manera y de esa manera sienten que están en el lugar indicado en este preciso momento.

En el trayecto, Daniel y Vanesa visitaron diversas escuelas rurales locales de cada país que visitaron, en donde realizaron un taller que lleva por nombre “Pintando Sueños”, el cual busca motivar los sueños de los niños que participan dibujándolos en un mural.

En una entrevista con Intriper, Daniel y Vanesa nos invitaron a formar parte de su recorrido y compartieron con nosotros aquellas incertidumbres y miedos que genera viajar en tiempos de pandemia.

¿Qué los motivó a encarar este proyecto juntos?

Siempre nos gustó viajar. Mientras estudiábamos lo hacíamos como mochileros, sin embargo, siempre teníamos una fecha de regreso. Desde entonces, se fue forjando en nosotros la idea de viajar sin tiempos establecidos como un sueño ideal. Un día, en una escapada de fin de semana, conocimos a una pareja que vivía viajando, y nos dimos cuenta que no había que ser millonario para hacerlo, que en realidad era una cuestión de actitud y decisión para atreverse a dar el paso. Entendimos que simplemente era una opción de una vida distinta a la que nos había enseñado el sistema tradicional.

De esta forma, nuestros sueños fueron uniéndose y  tomando forma. Nos dimos cuenta de que viajar sin tiempos y tener un taller de arte itinerante eran anhelos que iban de la mano. Así nació el proyecto “Pintando sueños”: viajamos por el continente visitando escuelas en todos los países, para transmitir la convicción que nos mueve “si lo sueñas y lo deseas, lo puedes alcanzar”. Los chicos, al participar del taller, una vez que conversamos sobre realizar sus propios sueños, dibujan y pintan en un mural, para que permanezca siempre visible y no se olviden nunca de ese mensaje.

¿Qué destinos recorrieron durante estos tres años en ruta?

Arrancamos en enero del 2017 con rumbo al sur, partiendo desde Viña del Mar, nuestra ciudad natal. Fuimos bajando hacia el sur de Chile, cruzando todas las regiones hasta llegar a la ciudad más Austral, Punta Arenas.

Después cruzamos el estrecho de Magallanes, pasamos la ciudad de Río Grande y finalmente llegamos a Ushuaia. En pleno invierno, comenzamos a subir con dirección al norte para unir Ushuaia con Alaska. Vistamos Río Grande, Río Gallegos, Calafate, el Chaltén, Piedra Buena, Caleta Olivia, Puerto Madryn y Península de Valdez.

Luego, seguimos rumbo al norte con miras a Alaska. Sin embargo, antes de pasar de Argentina a Bolivia, decidimos desviarnos “un poquito” e irnos hasta Uruguay. ¿El motivo? Deseábamos bañarnos en el mar nuevamente y si entrábamos a Bolivia antes, pasaría mucho tiempo sin poder hacerlo. Además era el mes de enero, el verano recién comenzaba.

Así llegamos a Uruguay, en donde permanecimos 1 mes completo recorriendo sus costas. Luego entramos a Brasil y recorrimos este inmenso país que realmente nos atrapó: así atravesamos todas sus costas por 6 meses. Aprendimos el idioma y también descubrimos nuevas formas de
financiamiento del proyecto que llevamos.

Más tarde recorrimos la Guyana Francesa y Surinam hasta que regresamos a Brasil para navegar por el río Amazonas. Sin dudas, una de las experiencias más salvajes que vivimos. En este tramo conocimos una aldea indígena de la zona de la “chiquitanía” (en la frontera Brasil-Bolivia) y convivimos con ellos algunos días, en donde pudimos hacer un lindo mural con los niños de la aldea.

Seguimos ruta hasta Bolivia, en donde estuvimos 2 meses recorriendo el Altiplano. Luego cruzamos a Perú, en donde recibimos la visita de nuestra
familia, por lo que pasamos 2 semanas con ellos viajando todos en la combi. Después bajamos hasta la costa Peruana, a Nazca, y comenzamos a subir por toda la costa peruana hasta Ecuador.

Sin embargo, cuando llegamos a Colombia, nuestros planes cambiaron por completo: aquí nos enteramos que seríamos padres.

Después de pensarlo muchísimo, tomamos la decisión de avanzar hasta México. Era un país que deseábamos mucho conocer y sabíamos de experiencias de otros viajeros que tuvieron hijos en este país, por lo que nos daba confianza su sistema de salud.

Y cuando llegaron a México los sorprendió la pandemia, ¿cómo se vivió allí?

Ya llevábamos 2 meses en este país cuando recién se empezaron a escuchar noticias de casos de coronavirus. Estábamos atravesando el país hacia una región que nos había recomendado una pareja de amigos para tener a nuestro bebé. Aún nos faltaban unos 1000 km para llegar a ese destino cuando comenzamos a escuchar con cada vez más frecuencia las alertas de pandemia en México y, a pesar de que el gobierno acá no tomó acciones estrictas desde el inicio, muchas comunidades comenzaron a cerrar los ingresos.

Nosotros estábamos muy atentos a lo que transmitían otros viajeros en distintos países del sur y Centroamérica por las redes sociales, en donde muchos manifestaban que estaban siendo expulsados de lugares y hasta agredidos en algunos casos.

Finalmente, llegamos a un pequeño poblado, San Andrés Zautla, pueblo campestre a las afueras de la ciudad de Oaxaca. Al poco tiempo, se acercó un operativo policial para pedirnos que nos fuéramos por “medidas de seguridad”. Por suerte, una persona del pueblo intercedió y nos llevó con su familia, a quienes les alquilamos una cabaña, en donde estamos actualmente refugiados.

¿Cómo han podido sortear los obstáculos económicos que nos trajo la pandemia?

Lo cierto es que al estar viajando, aprendes muchas habilidades que no te imaginarías, en mi caso una de ellas, fue aprender a hacer artesanías, tejidos de macramé con insertos de piedras principalmente con lo que comencé a generar con ventas. Por otra parte, muchas de las fotografías que tomamos durante el viaje se transforman en postales que también se venden.

Por otra parte, durante todos los años que trabajamos en Chile de nuestras profesiones antes de viajar, nos dedicamos casi exclusivamente a invertir, siempre pensando en nuestro sueño de viajar por mucho tiempo. Así fue que nos hicimos de unos bienes raíces, entre ellos nuestra propia casa, de los cuales actualmente recibimos un presupuesto base todos los meses, con el cual hemos aprendido a adaptarnos en estos tiempos de pandemia.

Vanesa siempre ha tenido habilidades con la pintura y comenzó a diseñar y pintar murales de pequeñas y grandes dimensiones en hostales, restaurantes, bares o cualquier tipo de comercio que quisiese embellecer sus instalaciones o publicitar.

¿Cómo se vive un embarazo lejos de casa?

Estamos tranquilos y bien atendidos: en México el sistema de salud público tiene una política de atención a las mujeres embarazadas sin importar su situación o nacionalidad. Y a un costo simbólico más que nada. Ya tenemos registro en el centro de salud del pueblo y estamos llevando todos nuestros controles allí.

Ya visitamos el centro y al equipo de personas y nos da mucha confianza tener a nuestra hija aquí.

Al ser un pueblo pequeño, la atención es casi personalizada, por lo que estamos muy contentos. En México son muy populares las “Casas de parteras”, una forma de parto reconocido y acreditado por el sistema de salud del país, compuesto por equipos mixto de parteras tradicionales y médicos profesionales con equipos tecnológicos necesarios para practicar partos humanizados y naturales, en donde tanto padre como madre participan de todo el proceso.

¿Planean llegar a Alaska cuando se normalice todo?

No lo podemos decir en este momento: nos gustaría seguir, queremos hacerlo, hemos conocido muchas familias viajeras con niños de diferentes edades, no es un impedimento. Pero también sabemos que muchas de nuestras decisiones futuras ya no sólo dependerán de sólo nosotros dos, sino también de nuestra hija.

Debemos aprender a conocerla, a sentir qué es lo que necesita y lo que sea mejor para ella. Por ahora el plan es esperarla en estas tierras, que crezca un poco y se fortalezca para más adelante tomar una decisión entre todos.

Viajando hemos aprendido a no planificar demasiado, pues todos los días acontecen situaciones que lo cambian todo. Como muchas veces ha sido, el universo nos trajo a donde estamos actualmente y realmente sentimos que estamos en el lugar indicado para este preciso momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Nueva Zelanda probará por primera vez en el mundo la transmisión de energía inalámbrica de largo alcance

EMROD, una empresa emergente de Nueva Zelanda, ha desarrollado la primera transmisión de energía inalámbrica de largo alcance y alta potencia del mundo como alternativa a la tecnología de línea de cobre existente.

La tecnología Emrod funciona utilizando ondas electromagnéticas para transmitir energía de forma segura y eficiente de forma inalámbrica a grandes distancias. El prototipo recibió algunos fondos del gobierno y fue diseñado y construido en Auckland en cooperación con Callaghan Innovation.

Ha recibido una nominación al premio Royal Society, y la segunda empresa de distribución de electricidad más grande de Nueva Zelanda, Powerco, será la primera en probar la tecnología Emrod.

La compañía fue fundada por el empresario tecnológico en serie Greg Kushnir, quien estaba decidido a encontrar una tecnología que pudiera reducir los costos de distribución de energía, evitar cortes y respaldar la energía renovable.

“Tenemos una gran cantidad de energía eólica, solar e hidráulica limpia disponible en todo el mundo, pero existen desafíos costosos que conlleva la entrega de esa energía mediante métodos tradicionales, por ejemplo, parques eólicos marinos o el estrecho de Cook aquí en Nueva Zelanda que requieren cables submarino que son costosos de instalar y mantener ”, dijo el Sr. Kushnir.

“Quería encontrar una solución para mover toda esa energía limpia desde donde es abundante a donde se necesita de una manera rentable y ecológica.

“Los métodos de generación y almacenamiento de energía han progresado enormemente durante el último siglo, pero la transmisión de energía se ha mantenido prácticamente sin cambios desde que Edison, Siemens y Westinghouse introdujeron por primera vez redes eléctricas basadas en cables de cobre hace 150 años”.

Cuando el Sr. Kushnir investigó formas de transmitir energía de forma inalámbrica a grandes distancias, le sorprendió lo poco que se había hecho en el campo.

“Todo el mundo parece estar obsesionado con la idea de que la energía llega a los consumidores como electricidad a través de cables de cobre y sabía que tenía que haber una mejor manera”.

Kushnir se acercó al distinguido científico neozelandés Dr. Ray Simpkin de Callaghan Innovation, quien dirigió un estudio de viabilidad y trabajó en el prototipo. Callaghan Innovation respaldó a Emrod con una subvención de investigación y desarrollo y secundó a su científico principal para trabajar en el prototipo que cambia las reglas del juego.

Al reducir significativamente los costos de infraestructura, la tecnología de Emrod tiene la capacidad de apoyar a comunidades remotas como en África y las Islas del Pacífico al brindar acceso a energía barata y sostenible para alimentar escuelas, hospitales y economías.

“Las estadísticas son bastante convincentes. Estamos hablando de un aumento potencial del 50% en el consumo de energía sostenible, hasta un 85% de reducción en los cortes y hasta un 65% de reducción en los costos de infraestructura eléctrica debido a la solución Emrod ”, dijo Kushnir.

Emrod entregará el próximo prototipo a Powerco en octubre y pasará de dos a tres meses realizando pruebas de laboratorio y capacitando al personal de Powerco antes de pasar a una prueba de campo.

“El sistema que estamos construyendo actualmente para Powerco transmitirá solo unos pocos kilovatios, pero podemos usar exactamente la misma tecnología para transmitir 100 veces más potencia a distancias mucho más largas. Los sistemas inalámbricos que utilizan la tecnología Emrod pueden transmitir cualquier cantidad de corriente de potencia que transmitan las soluciones cableadas ”, dijo Kushnir.

La seguridad del prototipo también es una prioridad para Emrod, que está utilizando una banda de frecuencia industrial, científica y médica (ISM) no ionizante para transmitir energía.

La compañía se ha estado comunicando con el regulador Radio Spectrum Management (RSM) continuamente desde el principio y manteniendo los más altos estándares de seguridad.

“El proceso riguroso que estamos llevando a cabo tiene como objetivo demostrar que la tecnología es segura con niveles de potencia más altos a mayor escala. También ayuda a crear pautas de mantenimiento para empresas como Powerco que utilizarán nuestros dispositivos ”, dijo Kushnir.

“Hemos elegido esta frecuencia ampliamente utilizada y bien regulada porque existe una larga historia de uso seguro entre humanos y sus pautas de seguridad científicamente probadas, que son aceptadas internacionalmente.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO