España se tiñó de rojo por la Tomatina: de qué trata la tradicional “guerra de tomates”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Esta celebración se ha consolidado como un típico evento de la tradición del municipio valenciano de Buñol, situado en España.

El festejo, bautizado como la Tomatina, tiene siempre marcado fecha en el calendario para el último miércoles de agosto. Es una jornada que integra la semana de las fiestas del Ayuntamiento de Buñol.

La particularidad de tal día está dado por el peculiar método de festejo: los asistentes y participantes se arrojan tomates unos a otros. Algo que desde ya, a cualquiera de los que habitamos otros lugares del mundo nos parece descabellado y extravagante.

Surgido en el año 1945, durante este 2019 se llevó a cabo la 74 edición de la Tomatina. El origen de este día tiene una explicación popular de se debe a que un año el municipio presentó una producción excedente de tomates.

Por otra parte, desde la organización oficial de la Tomatina en el Ayuntamiento de Buñol afirman que la tradición comenzó “cuando unos jóvenes pasaban el rato en la Plaza del Pueblo para presenciar el desfile de gigantes y cabezudos y otros actos de la fiesta. Los chicos decidieron hacerse un hueco dentro de la comitiva de un desfile con músicos, gigantes y cabezudos. El ímpetu de los jóvenes hizo que cayera un participante que, preso de la ira, empezó a golpear todo lo que encontraba a su paso. Por un capricho del destino, allí había un puesto de verduras que fue pasto de la multitud enfurecida: la gente empezó a tirarse tomates de unos a otros hasta que las fuerzas del orden público pusieron fin a aquella batalla vegetal“.

Y así fue como, al año siguiente, los jóvenes repitieron la actividad de forma voluntaria, llevando los tomates de sus propias casas: “Aunque la policía disolvió en sucesivos años la reciente tradición, los chicos, sin saber nada, habían hecho historia“.

Lo cierto es que, como todos los años, a partir de este miércoles a las 11 de la mañana (hora Madrid), en Buñol se celebró la “tirada” de tomates con unos aproximados 145 mil kilos de tomates entre alrededor de 22.000 vecinos y visitantes. Cabe destacar que, desde el año 2002, la Tomatina fue declarada interés turístico internacional por lo que el 65 de los visitantes son extranjeros (provenientes de países de Europa, Estados Unidos, Japón, Australia, Sudáfrica, Argentina, Brasil, Colombia, entre otros).

Fenómeno Arco Iris: tres paisajes mágicos para apreciar montañas multicolores

Este fenómeno que bien parece ficticio o artificial, es más real de lo que podremos imaginar… ¡Y es una completa obra de la naturaleza!

A partir de la interacción del agua, tanto de lluvia como de agua proveniente debajo del suelo- y el oxígeno que interactúa con plomo y otros sedimentos, se han generado diferentes matices de colores que dieron por resultado la presencia de cordones montañosos que impactan por sus tonalidades. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO