Especialistas encuentran una ciudad maya perdida en la selva de México con un mapeo láser

Diseño sin título (19)
Redactora
¡Valora esto!

Tres vuelos de cuatro horas sobre la selva de Campeche, Yucatán, México, revelaron una ciudad perdida de hace más de 1.000 años. Juan Carlos Fernández-Díaz, profesor en la Universidad de Houston, utilizó LiDAR, tecnología de detección aérea por luz, para descubrirla durante un estudio arqueológico. Su enfoque innovador ha desenterrado reliquias y vestigios de una antigua civilización.

Más tarde, los expertos en arqueología exploraron el sitio, denominado Ocomtún, durante seis semanas en mayo y junio. Descubrieron estructuras que semejan pirámides y miden 15,2 metros de altura, junto con cerámica y grabados que sugieren una datación entre los años 600 y 900 d.C., durante el periodo Clásico Tardío de la civilización maya.

«Al ver las imágenes (LiDAR), podemos observar que hay algo asombroso [pero] el verdadero descubrimiento se produce después de mucha investigación y exploración», comentó al respecto Fernández-Díaz, que también es coinvestigador en el Centro Nacional de Cartografía Láser Aerotransportada.

A pesar de que el LiDAR reveló la ubicación de las estructuras, el arqueólogo Ivan Šprajc, de la Academia Eslovena de Ciencias y Artes (ZRC SAZU), se encontró con un desafío significativo cuando él y su equipo llegaron a investigar la zona.

Image Image 32

Pistas y caminos en desuso los acercaron, pero los investigadores debieron abrirse paso en la densa selva, usando machetes y motosierras para acceder a lo que Šprajc llamó un «importante sitio».

«Al llegar, nos dimos cuenta de la inmensidad de las estructuras», compartió.

La civilización maya es famosa por sus templos piramidales y asombrosas construcciones de piedra que se encontraron en toda la región sur de México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador.

Šprajc y su equipo descubrieron tres plazas con grandes edificios y un campo de juego de pelota, similar a otras ciudades mayas de la misma época, aunque con «características distintivas».

«Por ejemplo, tenemos varios complejos arquitectónicos muy curiosos de estructuras que están dispuestas en círculos casi concéntricos. Así que estamos tratando de adivinar qué podrían ser. Tal vez mercados», dijo.

A lo largo de las seis semanas que duró la investigación, Šprajc y su equipo llevaron a cabo una evaluación arqueológica y realizaron una excavación de sondeo de 2 por 2 metros. Los pedazos de cerámica descubiertos durante estas actividades les permitieron comprender la antigüedad del sitio. Tienen planeado regresar el próximo año para continuar con sus investigaciones.

Image Image 33

La tecnología de detección a distancia, introducida en la arqueología a principios del siglo, ha transformado el campo, especialmente para explorar áreas densamente forestadas y difíciles de acceder a pie, como las de América Central, explicó Šprajc.

«Prácticamente podemos penetrar la vegetación», sostiene.

Desde un avión o, en ocasiones, desde un dron, un sensor LiDAR mide el tiempo que demora en retornar cada pulso láser, creando así un mapa tridimensional del terreno subyacente.

«La comparación más simple es como jugar al tenis: lanzas una pelota a la pared, observas su regreso y mides el tiempo que toma en ir y volver. Y, dado que es un láser, viaja a la velocidad de la luz», aclara Fernández-Díaz.

Él mapeó una extensión de más de 20,000 kilómetros cuadrados de selva en América Central y formó parte de 45 proyectos arqueológicos, incluyendo el hallazgo del templo maya más grande y antiguo cerca de Tabasco, México, y la identificación de decenas de miles de estructuras y asentamientos mayas en la jungla de Guatemala.

La comprensión de yacimientos como estos podría iluminar los orígenes de las ciudades y la vida comunitaria, además de si las antiguas empresas de construcción requerían el respaldo de élites poderosas y alguna forma de autoridad centralizada. Aun con la reciente revelación de esta ciudad, muchas incógnitas permanecen sin respuesta.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *