Esta iglesia fue trasladada desde Rusia hasta el lugar mas extremo de la tierra: la Antártida

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Antes de contarte esta historia, hay unos datos claves que debes saber para que comprendas lo loco del asunto con esta iglesia:

  1. La Antártida es el continente más frío, seco y ventoso de la tierra, está cubierto por hielo en un 98% de su territorio y tiene un clima imposible que puede llegar a los 63 grados bajo cero.
  2. Su tamaño es el doble que el de Australia, y sin embargo solo hay cerca de 135 residentes permanentes. La población puede llegar a variar entre mil y 5 mil personas a lo largo del año debido a las bases de investigación científica de diversos países que están ubicadas allí.

Entonces, qué hace una iglesia ortodoxa rusa en medio de este lugar tan extremo?

Justamente su historia tiene que ver con la base científica rusa Bellingshausen, ubicada en la Isla Rey Jorge. Allí, en el año 2000, al jefe de la estación se le ocurrió la idea de levantar un templo para que el personal pudiera practicar su culto. Pero en este lugar en el que las ráfagas del viento pueden alcanzar los 160 kilómetros por hora, la idea parecía imposible de realizarse.

Después de darle muchas vueltas al asunto, se decidió que era mejor directamente construir el templo en Rusia y se trasladarlo a la Antártida. Para lograrlo, se creó un movimiento llamado Templo para la Antártica para buscar donantes por toda Rusia y en el 2002, habiendo recogido los fondos necesarios, se comenzó con la construcción en la aldea rusa de Kyzyl-Ozék.

El nombre del templo es Iglesia de la Santa Trinidad, se construyó con madera de abeto siberiano por la buena resistencia que tiene a climas extremos y respetando el estilo tradicional ruso. En el año 2003 fue subida a un buque en piezas independientes y transportada hasta las islas Shetland del Sur, en un viaje que duró un mes. A su llegada fue ensamblada por un grupo de ocho personas de la base Bellingshausen, quienes la emplazaron arriba de una pequeña cima para que pudiera ser bien apreciada. Se inauguró el 15 de febrero de 2004.

Tiene 15 metros de altura, en su interior conserva una temperatura de 20 grados centígrados y puede acomodar hasta 30 personas. En sus paredes hay pinturas de ángeles volando, pájaros y resplandece el color dorado.

Desde entonces brinda los servicios religiosos al staff ruso que habita la base Bellingshausen, pero también a personas de otras estaciones de investigación con cualquier otra creencia, ya que todos son bienvenidos para orar y meditar. Además, recibe la visita de los turistas que llegan a la Antártida por lo general en cruceros, quienes se asombran al ver desde lejos la torre que se alza a 15 metros por encima del hielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes

Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes

Ámsterdam es uno de los mejores lugares del mundo para andar y recorrer en bicicleta. Sin embargo, el problema es dónde se dejan esas bicicletas, ya que perjudican a la estética del paisaje. Teniendo en cuenta esto, la ciudad decidió tomar ciertas medidas para que evitar que el paisaje sea obstruido y lo hizo colocando diferentes plantas y flores en los canales en los que solían haber demasiadas bicicletas. De esta manera, se motiva a los ciclistas a que busquen nuevos lugares para dejarlas.

Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes
Foto de Leif Niemczik en Unsplash

Teniendo en cuenta la cantidad de bicicletas estacionadas en las barandas de los puentes, los peatones ya no entran en las veredas y caminan por la calle” dijo un vocero del concejo municipal. “Esto genera situaciones inseguras“. Para evitar estas situaciones no solo habrá más espacio en las veredas para las personas que anden caminando, sino que las bicicletas podrán ser estacionadas en otro sector. De acuerdo a lo que fue anunciado, los estacionamientos para vehículos cederán espacio para que los ciclistas puedan dejarlas allí sin interrumpir el paso.

Que la cantidad de bicicletas en la vía pública de Ámsterdam sean muchas es algo que no llama la atención, teniendo en cuenta que la ciudad cuenta con 767 kilómetros de carriles exclusivos para bicicletas, también conocidos en algunos lugares como bicisendas. Además, teniendo en cuenta el contexto actual de pandemia por coronavirus, más personas decidieron optar por este medio de transporte por sobre autos o transporte público, ya que es una alternativa más saludable.

Países Bajos: Ámsterdam utilizará flores para impedir que los ciclistas aten las bicicletas a los puentes
Foto de Serhat Beyazkaya en Unsplash

Según informó el sitio de noticias The Guardian, la distancia recorrida en promedio en bicicleta por los ciudadanos de Ámsterdam aumentó casi un kilometro en el último tiempo. Paso de ser 3.4 kilómetros en Septiembre de 2019 a 4.1 kilómetros en Julio de del corriente año. Se estima que más de un tercio de ese incremento se debe a que las personas evitaban el transporte público por la crisis de COVID-19 y los riesgos que implica ciertos espacios- Según informaron, alrededor de la mitad de ese tercio aseguró que continuará utilizando este medio de transporte incluso cuando sin las restricciones por pandemia.

Para más noticias como esta ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO