Esta ONG argentina plantará 10.000 árboles en honor a sus primeros 10.000 seguidores en Instagram

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

A Tree to Breathe es una organización para la conservación del medioambiente que se encuentra situada en Mendoza, una provincia situada en el oeste de Argentina.

Su intención es despertar en cada persona grandes acciones de cuidado por el medio ambiente: “A Tree to Breathe nació bajo el inconmensurable amor de cada árbol que llegó a nosotros para oxigenarnos, contenernos, inspirarnos y re-pensarnos. Lo que late en nosotros, es lo que queremos transmitirte a vos: un vivo deseo por dejar en el mundo millones de árboles, millones de héroes silenciosos que nos regalan su infinita bondad en una batalla sin fin frente al incontenible cambio climático y al cruel accionar humano“.

Por tal motivo, se han propuesto un nuevo desafío por delante: plantarán 10.000 árboles en honor a las primeras 10.000 personas que los sigan en su cuenta de Instagram @atreetobreathe.

Así que si compartís el mismo amor por el planeta, esta es tu oportunidad para acercarte a una entidad como esta y colaborar de manera directa con acciones que pueden cambiar nuestro futuro.

Además, A Tree To Breathe propone que te sumes a la causa plantando un árbol desde tu casa o en algún espacio verde a tu alrededor, e invita a todos los interesados a seguir un paso a paso para compartir la iniciativa e invitar a otros a que también lo hagan:

  1. Plantá un árbol
  2. Sacale una foto
  3. Subila a www.atreetobreathe.org, donde dice: Plantá! También podés agregarle comentarios personales sobre la experiencia, dedicárselo a alguien… ¡lo que se te ocurra!
  4. Compartilo en redes sociales y sigamos multiplicando el amor 🥰🌳

Operativo ‘Coronavirus’: China construirá en sólo 10 días un hospital para atender a 1.000 enfermos del brote

Podría parecer algo insólito y descabellado pero, sin embargo, esta medida retrotrae al mismo modus operandi de cuando en el año 2003 el territorio chino sufrió la epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS).

En aquel entonces, para intentar frenar el mencionado brote, emparentado con el actual coronavirus Wuhan 2019-nCoV, se decidió construir un hospital exclusivo en sólo una semana para atender a los infectados de una enfermedad masiva que dejó más de 700 muertos.

En efecto, si bien las consecuencias aún parecen no ser catastróficas -aunque si hay que lamentar la muerte de 26 personas y de más de 800 infectados-, en esta oportunidad buscarán replicar el mismo operativo.

Según la prensa estatal, las obras de construcción han comenzado este mismo viernes 24 de enero. Una vez que esté habilitado, los únicos enfermos que podrán ingresar al lugar serán aquellos que hayan contraído la enfermedad de neumonía viral cuyo origen y motivo de brote aún es desconocido. Continuar leyendo…

Si quieres conocer más sobre viajes sustentables y medio ambiente, ¡síguenos en Instagram!

View this post on Instagram

😱

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
Este reloj de Nueva York muestra la cuenta regresiva del tiempo tenemos hasta alcanzar el desastre climático

Este reloj de Nueva York muestra la cuenta regresiva del tiempo que tenemos hasta alcanzar el desastre climático

El reloj fue instalado por dos artistas en Union Square, Manhattan, Nueva York, y permanecerá allí por unos días.

A esta altura ya tendríamos que ser conscientes de nuestra responsabilidad del impacto que tienen las actividades que realizamos en el ambiente. Pero en caso de que quede alguna duda, estos dos artistas decidieron mostrar de una forma clara cuánto tiempo nos queda si no modificamos nuestros hábitos hacia una dirección más ecológica. El tiempo con el que inició la cuenta regresiva fue calculado en base a la cantidad de emisiones de carbono que hay hoy en día en relación al presupuesto de carbono que tenemos.

Gan Golan y Andrew Boyd fueron los encargados de instalar el reloj que el 17 de Septiembre de 2020 marcaba 7 años, 103 días, 15 horas, 40 minutos y 4 segundos, antes de empezar la cuenta hacia atrás. “Esta es nuestra fecha límite, el tiempo que nos queda para tomar una acción importante para mantener el calentamiento global por debajo del umbral de los 1.5°C“, sostienen en la página oficial del reloj, Climate Clock. Además, en el sitio web el mismo cuenta con dos números: el primero es el que hace la cuenta regresiva, en color rojo; el segundo, en color verde, muestra el aumento del porcentaje de la energía renovable en el mundo. Por un lado una fecha límite y por el otro, un poco de esperanza.

Nuestro planeta tiene una fecha límite. Pero podemos convertirla en un salvavidas“, dijo Andrew Boyd a The Washington Post. Por su parte, Golan explicó al mismo medio que la idea de crear un Reloj Climático está inspirado en un reporte de las Naciones Unidas. Una semana antes de que naciera su primera hija el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, IPCC por sus iniciales en inglés, de la ONU lazó “su reporte devastador del poco tiempo que nos quedaba para hacer algún progreso respecto al cambio climático, antes que los efectos catastróficos sean irreversibles“.

Este reloj de Nueva York muestra la cuenta regresiva del tiempo tenemos hasta alcanzar el desastre climático

El reloj estará a la vista de todos en Nueva York hasta el 27 de Septiembre pero existe la posibilidad de que en algún momento se quede de manera permanente. Mientras tanto, los artistas están motivando a la gente para que creen sus propios relojes, ofreciendo un tutorial en el sitio de Climate Clock y, también, trabajando para instalar relojes en otras ciudades del mundo.

Para más noticias como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO