Este hombre sólo puede ver a su esposa desde la ventana del hospital mientras espera para dar a luz

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Durante estos tiempos de incertidumbre, sin dudas estas historias de amor son las que realmente nos inspiran y llenan de esperanza.

El embarazo de shona Moeller ha sido una verdadera prueba tanto para ella como para su esposo, Bob Conlin. La mujer tiene 29 semanas de embarazo y, debido a complicaciones, ha pasado las últimas semanas en reposo en cama en un hospital del área de Chicago esperando el nacimiento de su primer hijo.

Como ya sabemos, los riesgos del coronavirus no permiten que Bob visite a su mujer en el hospital. Sin embargo, él ha encontrado una manera brillante de pasar tiempo juntos, aunque sea a través de una ventana.

Su esposo se las arregló para «visitarla» cada día, saludar y decirle cuánto la ama. Junto a su ventana, se ubica con una silla, una mesa o un simple cartel. 

De esta manera, a pesar de atravesar un momento difícil para ambos, Bob ha encontrado una tierna forma de aprovechar el embarazo de su esposa y de seguir estando presente, aunque no a su lado. 

Según escribió Bob en sus redes sociales, Shona tuvo una ruptura de membrana prematura, en donde el riesgo de infecciones es muy elevado. Sin dudas, fueron momentos duros, pero que lograron sortear con mucho amor.

La mujer ingresó en el hospital el 13 de abril y estuvo en reposo hasta que su bebé llegó al mundo. Su esposo recuerda el día antes de que su esposa fuera al hospital: ambos estaban sollozando y él estaba pensando en cómo Shona podría estar pasando por esto sin él a su lado.

La situación era muy triste y aterradora, pero solo se enfocaron en el bebé y trataron de sacar lo mejor de sí mismos. Al principio, la pareja se comunicó a través de FaceTime y Zoom, pero eso no fue suficiente. Entonces, Bob comenzó a visitar a su esposa a través de su ventana.

“La efusión de amor y apoyo de nuestra familia, comunidad y clientes ha ayudado mucho. Al compartir nuestra historia, nuestro amor y esperanza nos han devuelto ese amor y esperanza. También tenemos una práctica espiritual fuerte que nos mantiene enraizados y conectados ”, dijo.

Trabajadora de la salud sólo puede ver y besar a sus hijos a través de una ventana

Muy triste: una trabajadora de la salud, Justine Marie, explicó en los medios su lamentable situación al no poder abrazar a sus chiquillos.

Justine Marie ha entregado todo su tiempo al hospital donde trabaja en las últimas semanas, ayudando a miles de víctimas del coronavirus, y no ha podido ni abrazar a sus pequeños. Sin dudas, la mujer lleva los días en una cuenta regresiva hasta que termine esta emergencia sanitaria.

“Una semana menos. Una semana de estar lejos de ti. Una semana de no abrazarte o besarte. Una semana de abrazos aéreos a través de Facetime. Una semana de besos a través del cristal. Una semana después de oírte decir: ‘Mami, no puedo esperar para abrazarte y besarte de nuevo. ¿Cuánto tiempo más será?», lamentó Marie en el texto.

Continuar leyendo…

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

View this post on Instagram

Everest a la vista! 🙏🏻♥️

A post shared by Intriper (@intriper) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO