Este sitio web de reconocimiento facial puede convertir a cualquiera en policía o acosador

PimEyes
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

El sitio de reconocimiento facial PimEyes es una de las herramientas de búsqueda de rostros más capaces del planeta. En menos de un segundo, puede escanear más de 900 millones de imágenes de Internet y encontrar coincidencias con una precisión asombrosa.

Pero su rasgo más distintivo es quién puede usarlo: Cualquiera. Si bien la mayoría de las herramientas de reconocimiento facial están reservadas para el uso de la policía o el gobierno, PimEyes está abierto a las masas, ya sea que estén persiguiendo a los sospechosos de disturbios en el Capitolio de EE. UU. o acechando a las mujeres en la web.

La herramienta de búsqueda se encuentra en la frontera de una nueva era de vigilancia de reconocimiento facial: poderosamente sofisticada y disponible para todos, con capacidades adicionales para quienes pagan. Y sin la supervisión pública o las reglas gubernamentales que controlan el uso del reconocimiento facial, los investigadores esperan que los sitios como PimEyes se multipliquen, capitalizando la gran cantidad de fotos y videos de Internet, y haciendo posible que extraños controlen la vida personal de las personas.

“¿Qué los detiene? Literalmente nada”, dijo Stephanie Hare, investigadora de tecnología en Londres.

Reconocimiento Facial

“Las personas que subieron esas fotos a Internet —con sus hijos, sus padres, las personas que podrían ser vulnerables en su vida— no lo hacían para alimentar una base de datos que las empresas pudieran monetizar”, dijo. No hay una forma clara de contraatacar, agregó: “Puedo dejar mi teléfono en casa. Lo que no puedo dejar es mi cara”.

El reconocimiento facial se ha convertido en una herramienta de investigación cada vez más extendida para las autoridades gubernamentales y las fuerzas del orden; aeropuertos, tiendas y escuelas también lo utilizan para verificar la identidad de los visitantes y aumentar la seguridad. Pero PimEyes ha facilitado más que nunca que el público en general aproveche su poder de inteligencia artificial: cuando un usuario envía una foto del rostro de alguien, el sitio devolverá un catálogo de imágenes vinculadas a otros lugares donde esa persona aparece en la Web, incluidos vídeos antiguos, noticias, álbumes de fotos y blogs personales.

Los resultados de la búsqueda no incluyen nombres exactos, pero ofrecen un detalle y una precisión que ha dejado atónitas a algunas personas.

PimEyes dice en su «manifiesto» en línea que cree que buscar el rostro de uno en línea debe ser un derecho humano básico abierto a todos, no solo a las corporaciones y los gobiernos, y que el trabajo de la compañía es, contradictoriamente, una bendición para la privacidad. PimEyes vende paquetes de suscripción a personas que desean saber dónde se han publicado sus fotos en línea o recibir alertas cuando se publican en otro lugar.

Aunque han creado un motor de búsqueda dedicado a desentrañar misterios en línea, los desarrolladores no dirán prácticamente nada sobre ellos mismos.

La empresa se ha defendido de las críticas y de las leyes de privacidad de datos como el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, que restringe el uso del reconocimiento facial, diciendo que solo lo pueden usar las personas que suben sus propias imágenes. Pero PimEyes hace cumplir esa regla con una sola casilla de verificación en la que cualquiera puede hacer clic fácilmente para eludir. La compañía no tiene otras reglas establecidas para evitar que alguien explore la Web en busca de otra persona.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.