Por la contaminación, un estudio reveló que el agua de lluvia ya no es potable en ninguna parte del mundo

osman-rana-GXEZuWo5m4I-unsplash
Redactora
¡Valora esto!

Un nuevo estudio de la Universidad de Estocolmo, basado en las últimas recomendaciones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), dio a conocer que el agua de lluvia no es potable en ningún lugar del planeta por su alto nivel de químicos tóxicos.

«No hay ningún lugar en la Tierra donde la lluvia sea segura para beber, según las mediciones que hemos tomado», informó a la agencia AFP Ian Cousins, profesor de la universidad y autor principal del estudio, publicado en la revista científica ‘Environmental Science and Technology‘.

Lluvia

Esta situación se debe a los «Forever chemicals» (químicos perpetuos, en español) porque se desintegran de forma extremadamente lenta. Las PFAS (siglas en inglés de sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas) se encontraban inicialmente en envases, champú y maquillaje, pero ahora se han extendido a todo el medio ambiente, incluidos el agua y el aire.

“Según las últimas pautas de EEUU para PFOA en el agua potable, el agua de lluvia en todas partes se consideraría insegura para beber. Aunque en el mundo industrial no solemos beber el líquido de lluvia, muchas personas en todo el mundo esperan que sea segura para beber y que suministre muchas de nuestras fuentes de este líquido potable”, explica Cousins.

Los PFAS son perjudiciales para la salud y para el medio ambiente. Estos se han ligado directamente con daños graves como cáncer, problemas de aprendizaje y de conducta en los niños, infertilidad, aumento de colesterol, problemas del sistema sanitario y complicaciones en el embarazo.

Image Lluvia Johannes Plenio 5 9Inhy4Nse Unsplash

Datos recogidos desde 2010 y estudiados por su equipo muestran que «incluso en la Antártida o la meseta tibetana, los niveles en el agua de lluvia están por encima de las pautas de agua potable que propuso la EPA (Agencia de Protección Ambiental) de Estados Unidos», señaló Cousins.

El investigador aclaró, no obstante, que los niveles de PFAS en las personas han disminuido «bastante en los últimos 20 años».

«Lo que ha cambiado son las pautas. Han bajado millones de veces desde principios de los 2000, porque hemos aprendido más sobre la toxicidad de estas sustancias», explicó.

En cualquier caso, las PFAS son ahora «tan persistentes» y omnipresentes que nunca desaparecerán del planeta. «Vamos a tener que vivir con ello», sentenció.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.