in

Fingió que lo dejaron plantado en San Valentín para que le regalen la cena

Le salió bien: Stephen Bosner reservó una mesa para 2 personas en un restaurante en Arlington, Estados Unidos. Llegó vestido de traje, pidió una bebida y hasta fingió que le dejaba un mensaje de voz a su supuesta cita frente a los meseros: “Ya estoy aquí, avísame cuando estés en camino”, dijo el hombre.

Después de unas horas de espera, Stephen pidió su bistec. Pero justo cuando estaba por probarlo el hombre empezó a llorar mientras aparentaba estar desilusionado porque su cita no había aparecido.

Pero lo más lamentable de esta escena, es que si bien el mesero sintió pena por él, este no le ofreció llevarse la comida gratis.

Sin embargo, una pareja que celebraba San Valentín en el mismo restaurante pagó por toda su cena.

Stephen contó que, al final, el mesero le regaló una bebida Dr. Pepper y le puso una mano en el hombro para darle el siguiente consejo: “Cuídate. No dejes que te decepcionen”.

A través de Twitter, el hombre también le pidió al restaurante que no se enojaran con él por lo que hizo.

Un restaurante de Texas le prohibió la entrada a un cliente por dejarle una nota racista a su mesero

No es la primera vez que un camarero debe sufrir un ataque racista por parte de los clientes. Esta vez le tocó a Cavil, un camarero de Odessa (Texas) con rasgos afroamericanos de 20 años.

Al parecer, uno de sus clientes le dejó escrita la siguiente nota en el ticket: “No damos propina a un terrorista“. Cavil dijo que recibió la nota el sábado por la noche y que al leerla se quedó sin palabras. Continuar leyendo…

Escrito por Delfina Velarde

Soy un poco de todo. Por momentos escritora, cada tanto fotógrafa y desde siempre una exploradora. Viajar me ayuda a conocer quién soy. Seguí mi ruta de viaje en @travelersintranslation

Qué piensas?

0 points
Upvote Downvote

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Una mujer con cáncer terminal pudo cumplir su último deseo: ver el mar por última vez

Lalibela y sus maravillosas iglesias talladas en roca