Gran derrame de diésel en Siberia amenaza un frágil ecosistema ártico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Según ha indicado un informe presentado por Interfax, autoridades y funcionarios regionales en Siberia han advertido que un derrame de diésel proveniente de una planta de energía local ha llegado hasta un delicado lago de agua dulce que conecta al Océano Ártico.

Se trata del mismo derrame que ocasionó Rusia oficializara el estado de emergencia, debido al alerta producida en la región que se encuentra en los alrededores de la ciudad ártica de Norilsk. En aquel acontecimiento se habrían filtrado al menos 21 mil toneladas de diesel, tiñiendo dos ríos de un color rojo sangriento.

Entre las razones que originaron este incidente, inmediatamente tomó gran relevancia la noticia de que un automóvil se había estrellado contra una de las torres de almacenamiento de la planta. Luego, finalmente se descubrió que lo sucedido fue que la torre se descomprimió primero y se rompió, provocando incendios y derrames.

En aquel momento, los funcionarios de la central eléctrica intentaron resolver el problema por sí mismos. Desafortunadamente, más de 100.000 metros cuadrados de tierra habían sido afectados, por lo que no tuvieron otra opción más que dar a conocer el incidente. Putin ha manifestado su enojo sobre las diferentes versiones surgidas en torno al hecho, y especialmente por la tardía notificación a las autoridades oficiales sobre lo sucedido realmente.

Siberia

La reacción de Siberia ante el derrame

Con el paso de los días, Rusia ha anunciado que el derrame había sido contenido. “Hemos detenido la propagación de los productos derivados del petróleo… Están contenidos en todas las direcciones, no van a ninguna parte ahora“, dijo la portavoz rusa a la AFP  el viernes.

Ahora, y a modo de contraste con lo difundido por el país ruso, el gobernador local del territorio de Krasnoyarsk, Alexander Uss, ha indicado a la prensa y periodistas que el combustible derramado acababa de llegar al lago Pyasino, un ecosistema delicado:

“Este es un hermoso lago de unos 70 kilómetros [43 millas] de largo… Naturalmente, tiene tanto peces como una buena biosfera. Pero es imposible predecir cómo soportará este peso ahora”.

Alexander Uss, gobernador local del territorio de Krasnoyarsk.

Cabe destacar que, durante los primeros días de conocida la noticia, la organización ambientalista Greenpeace Rusia tomó participación en el hecho a través de palabras de su propio presidente quien detalló: “Se necesitará mucho esfuerzo y varios miles de millones de rublos para limpiar las cosas… Los ríos estarán contaminados y se puede esperar que crezca cualquier cosa en las áreas contaminadas durante décadas, quizás cientos de años“. Además, concluye ante la complejidad de la situación y la preocupación por no obtener pérdidas lamentables para el medio ambiente y la población aledaña: “Es uno de esos casos que no hay una buena solución obvia“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Ver esta publicación en Instagram

BIEN 🙏🏻

Una publicación compartida por Intriper (@intriper) el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO