Historias de Hostel: publican un libro con las mejores anécdotas de huéspedes y la «vida de hostel»

Untitled design
Redactor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
¡Valora esto!

Historias de Hostel es una compilación de anécdotas, curiosidades, metidas de pata, tips emprendedores y otras yerbas, de una década del Frankville Hostel, ubicado en la Ciudad de La Plata. Fotos, dibujos, publicaciones y alguna que otra perla extraída del libro de visitas, complementan la estructura de este libro que le puede generar lindas sensaciones a personas que alguna vez visitaron un Hostel o que soñaron con abrir el propio.

La primera parte está destinada a los orígenes de la idea, de la marca y lo que costó llevar a la práctica este negocio, en una ciudad que erróneamente no está considerada para fines turísticos. Luego se desarrollan 14 capítulos, que cuentan con una anécdota o temática troncal, de las cuales se desprenden otras historias y personajes variados.

¿En qué momento y cómo surgió la idea de escribir Historias de Hostel?

Cuando iba a una reunión, a algún asado, o en otras ocasiones de encuentro social, siempre aparecía alguien que en determinado momento me lo pedía:

—Contá algunas historias del Hostel. ¡Dale! —

Y ahí arrancaba, despertando risas, asombro, intriga y muchas otras sensaciones. Normalmente luego del relato, todo culmina con alguien sugiriendo:

—¡Tenés que escribir un libro!—

Yo venía recolectando material, y además, me iba haciendo un punteo de cada una de estas anécdotas, que me dieron pie a que cada una de ellas se convierta en un capítulo.

Historias de Hosel

La cuarentena finalmente me obligó a sentarme y a desarrollar mediante la escritura aquella solicitud que tenía en cada reunión. Así que finalmente me decidí a llevar este pedido a la realidad y desde el primer momento que me puse a escribir, no pude parar.

¿Qué es lo que más extrañas y menos extrañas de Frankville?

Lo que más extraño es que cada día era totalmente diferente al anterior. Y el tener la posibilidad de conocer personas de todo tipo, de países diversos y de culturas diferentes. 

El aprendizaje constante y la buena onda que en general se respiraba, es algo que muy pocos lugares te pueden brindar.

Lo que menos extraño es lo difícil que es llevar adelante un negocio de estas características en Argentina. Y también otras cuestiones que seguramente me traen muy gratos recuerdos, como algunas fiestas o irme a dormir tarde constantemente, pero que si las tuviera que volver a hacer ahora, lo dudaría seriamente.

¿Como viajero: creés que hay una etapa en la vida para los hostels, o es más bien un estilo de viaje?

Creo que es un mix de las dos cosas. Porque entiendo que para ir a un Hostel no hay edad. Es más, nosotros solíamos decir que Frankville era un lugar “para jóvenes de todas las edades”. Lo que sí es cierto, es que al pasar los años, uno se va poniendo más quisquilloso y naturalmente pretende algunas comodidades que una habitación compartida con 10 camas cuchetas, no te pueden dar. Para esos casos, hay Hostels que entendieron a la perfección dicha demanda y ofrecen habitaciones privadas con muchos beneficios, que permiten vivir la experiencia con las facilidades que pueden otorgar Hoteles u hospedajes de otras características. 

¿Cuál fue la respuesta de alguno de los personajes que mencionás en el libro, al leer estas historias?

Al ser el primer libro que escribo, no sabía las reacciones que podía llegar a generar. Y la verdad que estoy gratamente sorprendido por los comentarios de las personas que lo leyeron. Me dijeron que es lindo como te transporta a vivir esas anécdotas, que nos sienten cerca a mi y a las personas que conocieron allí, y sobre todo que mientras leen, les da la sensación de que me están escuchando. 

Igualmente lo mejor para mí, fue justamente recibir buenas reseñas de personas que no me conocen tanto o que ni siquiera conocieron el Hostel. Eso fue lo que me animó a intentar difundirlo un poco más y compartirlo con personas por fuera de mi entorno.

FRANKVILLE el primer Hostel de la ciudad y un espacio intercultural en el centro de La Plata

Durante todo el año llegan a La Plata estudiantes, turistas y viajeros del país y del mundo para pasar una breve estadía en la ciudad. A la hora de buscar alojamiento temporario, los hostels pueden ser una buena opción, sobre todo para quienes llegan solos y buscan hospedarse en un ambiente compartido. En 46 e/ 10 y 11 funciona, desde octubre del 2008, Frankville, hostel pionero en el mapa local.

En pleno centro, Frankville es uno de los primeros hostels instalados en La Plata. Fue inaugurado 2008, a pocas cuadras de los puntos turísticos más importantes, de las facultades, de los cines y teatros. En el amplio inmueble ubicado en calle 46 n° 781 e/ 10 y 11 brinda distintas opciones para disfrutar una estadía en la ciudad según el perfil del huésped: desde habitaciones privadas con baño en suite hasta habitaciones para compartir con 4 o 6 personas. Y, durante tres temporadas, trabajaron con una sede en Florianópolis, Brasil.

El emprendimiento lo iniciaron Pachi Marino y Popi Cóppola en un momento en que no había ofertas similares en la ciudad.

“Cuando empezamos todos decían que era una locura poner un hostel en La Plata”, dice Pachi cuatro años después. Cuenta que tomó la iniciativa de abrir Frankville luego de haber viajado varios años por América Latina y conocido propuestas similares.

“A diferencia de un hotel, parar en un hostel te brinda la posibilidad de conocer gente, intercambiar experiencias. Estás en un ámbito grupal y fraterno; va más allá de ser un lugar de alojamiento”,

explica. Es por eso que, además de contar con todos los servicios para una cómoda estadía, Frankville se define como un “club intercultural” y realizan allí acústicos, proyecciones y otras propuestas artísticas.

Pachi explica que decidió abrir el hostel en La Plata porque “ser platense y mostrar la ciudad es un orgullo. Y, a veces, se da una suerte de turismo indirecto, con personas que vienen a hacer un seminario o un congreso y se terminan quedando unos días más”. Afirma que lo que más interesa a los huépedes es recorrer el eje fundacional y conocer la historia local: “ven como algo distinto que sea una ciudad planificada”.

También destaca como puntos interesantes la República de los Niños, el barrio Meridiano V°, la localidad de Berisso y eventos o fiestas regionales.

En la recepción del hostel cuelgan banderas, calcos, cartas, mapas y recuerdos que van dejando los viajeros a su paso. Repasando cada uno de estos souvenirs los dueños de Frankville reafirman el lema de sus orígenes: “buscamos ser referentes de la interculturalidad en La Plata”.

Desde el 2018, Pachi y Popi no siguieron más en el negocio y transfirieron su administración para dedicarse a otros emprendimientos personales, pero los mejores recuerdos quedarán para siempre.

¿Por qué eligieron el nombre Frankville?

Sus dueños cuentan que, por ser platenses, querían encontrar un nombre para el hostel con raíces en la ciudad. Fue así que eligieron una novela de Julio Verne editada en 1879, “Los 500 millones de la Begún”, donde el doctor Francisco Sarrasín y el Dr. Schultze son los únicos herederos de una fortuna de 525 millones de francos. Con su mitad de la fortuna, Schultze construye su propia ciudad, Steeltown, la cual produce armas de destrucción, entre otras cosas. Como contrapartida, el doctor Sarrasín construye una comunidad ideal, con valores positivos, a la que nombra Frankville.

Las particularidades de Frankville eran las siguientes: “El plano de la ciudad es simple… Las calles, cruzadas en angulos rectos, están trazadas a distancias iguales, su ancho es uniforme, plantadas de árboles en sus costados y designadas por números de orden»… «Cada 600 mts. existe una calle mas ancha que lleva nombre de Boulevard o Avenida…en sus encrucijadas figura una plaza pública».

La coincidencia de la ciudad narrada por Verne, con el diseño de la Ciudad de La Plata, fundada 3 años después de la primera edición de aquella novela, hacen suponer que esta última está inspirada en dicha historia. Mas aún cuando sabemos que el Ingeniero Pedro Benoit, encargado del proyecto de la nueva capital de la Provincia, era de origen francés al igual que Verne. Nunca se podrá corroborar un encuentro entre ellos, pero la similitud entre las ciudades es llamativa.

Quienes quieran conseguir el libro: 17 capítulos con fotos a todo color, para quienes aman ir a Hostels o sueñan con abrir el propio.

➡️ en versión “papel”:

– La Plata: Librería Malisia – 6 y 59 – Malisia. Distribuidora & estantería de libros y revistas

– Ciudad de Buenos Aires, envíos a Argentina y al resto del mundo: https://autoresdeargentina.com/historias-de-hostel-pachi-marino/

➡️ en formato E Book:

– Google Books https://bit.ly/3suWu29 

– Amazon Kindle Version: https://amzn.to/3sovm54

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *