Increíble: científicos graban por primera vez a orcas cazando y matando a una ballena azul adulta

170525-killer-whales-charge-blue-whale-vin-spd_1024x576_953464899906
Redactor
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Por primera vez se grabó a una manada de orcas cazando y matando a una ballena azul adulta, asegura un grupo de científicos.

El episodio de caza tuvo lugar en marzo de 2019 en Bremer Bay, Australia Occidental, según la investigación publicada en el último número de la revista científica Marine Mammal Science.

En 2019 y 2021 se registraron otras dos matanzas distintas de crías de ballena azul en la misma zona.

Aunque ha habido informes de orcas que atacan esporádicamente a las ballenas azules y les causan heridas importantes, hasta ahora no se había confirmado la muerte de un espécimen adulto o una cría, añade la investigación.

Cuando los científicos detectaron la primera cacería en marzo de 2019, entre 12 y 14 orcas ya estaban atacando a la ballena azul adulta, que tenía una herida profunda que dejaba al descubierto el hueso de su rostrum -u hocico-. Las marcas de mordeduras indicaban que la mayor parte de su aleta dorsal también había sido masticada.

Las orcas -a las que se refiere el estudio como «ballenas asesinas»- continuaron atacando a su presa durante 20 minutos, mientras que la ballena azul adulta «daba palmadas y se sacudía la cola» como mecanismo de defensa, según la investigación.

La manada mató a la ballena una hora después de haberla visto. Más orcas se unieron a la manada mientras se alimentaban del cadáver, haciendo un recuento total de unas 50. Arrancaron trozos de carne y se dispersaron en grupos para alimentarse, y casi 30 orcas seguían alimentándose cuando la tripulación abandonó el lugar.

En la segunda caza, que tuvo lugar 16 días después, la cría de ballena azul parecía estar muerta después de que la tripulación observara el ataque durante 15 minutos. Los científicos identificaron 26 orcas que también participaron en el tercer episodio de caza.

El último episodio de caza duró casi tres horas y el número de orcas presentes osciló entre 50 y 75. Al menos 16 de las mismas orcas participaron en los tres ataques.

Las hembras adultas podrían ser más propensas a iniciar los ataques porque tienen crías que alimentar y, por tanto, necesitan sustento con más frecuencia que los machos adultos.

La primera caza atrajo a numerosas aves marinas, entre ellas pardelas carnosas, paíños de Wilson, paíños de cara blanca y al menos un albatros pardo.

«Son feroces y tienen preferencia por los calamares, los peces y los zifios. En los últimos años han aumentado los registros del número de zifios capturados, y se sabe que en esta región también depredan ballenas jorobadas y minke», dijo John Totterdell, investigador del Cetacean Research Centre que participó en la investigación.

«Se ha sugerido que la depredación de las orcas ha impedido la recuperación de la población de ballenas grises en el Pacífico noroccidental; sin embargo, en Australia, con muchas especies de ballenas que se sabe que son objetivo de las orcas, el impacto de su depredación en estas poblaciones sigue siendo desconocido.

«Este estudio, combinado con nuestra reciente investigación, pone de manifiesto la necesidad de conocer mejor la ecología de las poblaciones de orcas para poder determinar mejor su impacto en el ecosistema marino de las aguas australianas».

¿Por qué se llama «Ballenas asesinas» a las Orcas?

Las orcas son el miembro más grande de la familia de los delfines, pero fueron apodadas «ballenas asesinas» por los antiguos marineros que observaron grupos de orcas depredando especies de ballenas más grandes, según Whale and Dolphin Conservation, una organización sin ánimo de lucro.

Conocidas por el nombre de ballenas asesinas, las orcas (Orcinus orca) han sido temidas a lo largo de la historia y han despertado mucho interés entre los humanos. Su apodo proviene de los balleneros españoles que las observaban atacar y matar a grandes cetáceos.

Inteligentes y grandes depredadores, las orcas son cetáceos dentados, es decir, pertenecen al suborden de los Odontoceti, a diferencia de otras especies como la ballena azul que forman parte de los Mysticeti o ballenas barbadas.

Dentro de este suborden, las orcas pertenecen a la familia Delphinidae, lo que les convierte en los delfines más grandes del mundo, pudiendo llegar a pesar más de 5 toneladas y medir hasta 9 metros de longitud, siendo las hembras de menor tamaño que los machos.

Las ballenas azules son los animales más grandes de la Tierra y pueden pesar hasta 33 toneladas, lo que equivale a unos 33 elefantes, según el Fondo Mundial para la Naturaleza. Las principales amenazas para su supervivencia son la crisis climática y la pérdida de su hábitat, así como el enredo en las redes de pesca.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.