Islandia tiene las mascarillas con lenguas en 3D más extravagantes gracias a esta diseñadora de punto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El increíble trabajo pertenece a Ýrúrarí Jóhannsdóttir, una diseñadora islandesa que ha incursionado en prendas de punto y ahora optimiza el contexto de coronavirus para dar a conocer sus impactantes mascarillas con lenguas en 3D en serie.

Entre sus diseños se encuentran un modelo similar a un pasamontañas (con una cinta para la cabeza acompañando la mascarilla) del que salen largas lenguas que se curvan; una boca roja enorme con ortodoncia (de punto) incluida. En otro modelo, los labios cubren toda la parte inferior de la cara para revelar una enorme lengua rosa monstruosa que se extiende hasta el pecho, completa con pequeñas lenguas que parecen estar creciendo de ella.

Sin embargo, su fanatismo por este tipo de diseños no surge de ahora, Jóhannsdóttir, de 27 años, ya lleva casi 2 años utilizando lenguas en sus diseños. La diseñadora afincada en Reikiavik empezó a hacer punto mientras estudiaba moda en la Escuela de Arte de Glasgow en Escocia: “Me encanta utilizar la máquina de coser, pero también me encanta tejer con mis manos, y siempre acabo volviendo a las caras extrañas”.

Según relata Vogue, antes de las mascarillas, Jóhannsdóttir se había centrado principalmente en la ropa, con prendas como jerséis de corte ancho con lenguas en 3D, o camisetas de manga larga adornadas con dientes y bocas de mentira. Algunas de sus prendas más extremas han sido expuestas en la galería Gallery Port de Islandia, entre ellas un jersey tradicional islandés con un estampado lopapeysa con una boca abierta repleta de dientes en el medio, además de dos manos desplomadas saliéndose de ella. Y aunque Jóhannsdóttir ha experimentado con otras partes del cuerpo y apéndices en sus prendas de punto, las lenguas siguen siendo su principal obsesión

Ver esta publicación en Instagram

👋 Hi everyone 👋 For the past weeks a lot of new people have popped up here, so here is a little bit about my work that might answer some questions! For the past years I’ve worked with upcycling second-hand sweaters and given them a new look with handmade, usually knitted, decorations 🌸 My mask ideas grew out from those and was just a knit experiment, most of the masks already have future plans so I’m not selling them for now, and unfortunately current circumstances will not allow me to keep working on them anytime soon. I’m happy to see the pictures I’ve shared have brought people some joy and inspiration for creating in difficult times ❤️ Thank you for all the support and I hope to be able to restock my online store sometime soon 🌸🌸🌸

Una publicación compartida por Ýrúrarí (@yrurari) el

El éxito de sus diseños llegó con la pandemia, ya que si bien en Islandia no ha sido decretado como obligatorio el uso de barbijos o tapabocas, los ciudadanos han optado por esta medida de prevención: “El gobierno sólo nos ha dicho que nos lavemos [las manos] bien, que mantengamos la distancia y que llevemos guantes en el supermercado” cuenta la diseñadora. “Alguna gente ha estado utilizando mascarillas, eso sí”. 

 Jóhannsdóttir considera que sus mascarillas son descaradamente grotescas, y comprenden únicamente como proyecto artístico. Como si se tratase más de una escultura que de una prenda de ropa, algo con lo cual anima a usar mascarilla y a expresarse con ellas.

Si quieres conocer más curiosidades como estas, ¡síguenos en Instagram!

Ver esta publicación en Instagram

Cuando termines vení a casa 🥰

Una publicación compartida por Intriper (@intriper) el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Cámaras-trampa confirman el nacimiento de dos cachorros de yaguareté en Iberá, Corrientes

Dos cachorros de yaguareté nacen en el Centro de Reintroducción que funciona en el Parque Iberá, Corrientes. Los cachorros y su madre se encuentran en el corral más grande del centro por lo que, en general, no son avistados. El equipo técnico de la Fundación Reiwilding ante la sospecha de que se puede  haber producido el parto por comportamientos de la hembra, pero esto se da recién la semana pasada, cuando lo registran a dos cachorros en videos de cámaras-trampa.

Los cachorros son producto de la cruza entre Mariua (hembra) y Jatobazinho (macho) dos ejemplares salvajes que fueron rescatados de cazadores furtivos y en muy malas condiciones físicas en Brasil por el Instituto Brasilero del Medio Ambiente (Ibama) a través de las organizaciones NEX y Onçafari, que los recuperaron y luego los enviaron a la Argentina.

Magalí Longo, a cargo de los proyectos de reintroducción de especies en la isla San Alonso, donde se encuentra el Centro de Reintroducción de Yaguareté, comenta

yaguareté

“teníamos indicios de que la hembra había parido, ya que pasaba mucho tiempo en un mismo sector del monte que se encuentra al norte del gran corral. Un día pudimos observar y vimos que tenía los pezones hinchados, signo bastante inequívoco de que habría parido, pero no sabíamos cuántos cachorros ni si habrían sobrevivido. Ella es madre primeriza, así que tampoco era raro que perdiera la camada”.

La confirmación llega recién unas semanas después. Pablo Guerra, a cargo del manejo de los yaguaretés en el Centro, menciona que “habíamos puesto cámaras-trampa para tratar de confirmar el nacimiento. Y después de varias semanas sin ningún registro pudimos observar a los dos cachorros. Cuando vimos los videos saltamos de alegría y emoción. Estimamos que tienen entre uno y dos meses y aparentan estar en perfectas condiciones”.

Después de esta observación ya no son vistos a verlos, pero se espera que pronto realicen caminatas más extensas siguiendo a su madre y sean más fáciles de avistar. Los cachorros observados son dos, que es el número usual de crías que tienen los yaguaretés. La madre de los cachorros es Mariua y el padre Jatobazinho, quien se mantiene en otro enorme corral, separado de la madre y sus cachorros. Ambos ejemplares tienen un origen silvestre y provienen de Brasil, de donde son rescatados, de cazadores furtivos en el caso de Mariua, y en muy malas condiciones físicas, Jatobazinho.

Sebastián Di Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding Argentina destaca la colaboración de las instituciones del país vecino, especialmente del Instituto Brasilero del Medio Ambiente (IBAMA) y de las organizaciones NEX y Onçafari, que recuperaron a los animales y luego los enviaron a Argentina.

“El nacimiento de estos cachorros es un paso muy importante para el proyecto. Desde el año 2012 estamos trabajando en Iberá tratando de regresar al depredador tope a este ambiente, 70 años después de haberse extinguido en la provincia de Corrientes. Es un proyecto a largo plazo cuya ejecución demandará varios años más, pero estamos en buen camino y desde hace un año trabajando en la fase de liberación progresiva”, asegura Sebastián.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO