Japón se prepara para verter agua radiactiva de Fukushima en el océano Pacífico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Japón busca verter agua radiactiva de la planta nuclear de Fukushima en el Océano Pacífico.

El debate sobre cómo deshacerse de más de un millón de toneladas del líquido ha estado en curso durante años; un siniestro espectro del tsunami de 2011 que se estrelló contra la central eléctrica. Alrededor de 18.500 personas murieron o desaparecieron como resultado del terremoto y tsunami de magnitud 9,0, y cientos de miles fueron evacuados de sus hogares.

Si bien los sistemas de enfriamiento de la instalación inicialmente resistieron el desastre natural, luego fallaron, lo que provocó una fusión y una gran cantidad de material radiactivo que se liberó en el agua. Fue el peor accidente nuclear desde Chernobyl.

El primer ministro Yoshihide Suga ahora está buscando tomar medidas enérgicas y decidir el destino del agua que aún está almacenada en la planta, con planes para liberarla en el océano, a pesar de la firme oposición de ambientalistas, pescadores y otros grupos, informa The Japan Times.

Suga se reunió recientemente con Hiroshi Kishi, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones Cooperativas de Pesca, quien advirtió que tal acción podría causar daños a la industria pesquera, y es probable que las personas se desanimen al saber que los alimentos se capturan en aguas radiactivas. El primer ministro tomará una decisión formal el próximo martes 13 de abril.

Fukushima

Según los informes, el primer ministro dijo: “La eliminación del agua tratada con ALPS [el proceso mediante el cual se trata el agua radiactiva en la planta] es inevitable y los expertos han recomendado que la liberación al mar es el método más realista que se puede implementar. Sobre la base de estos aportes, me gustaría decidir la política del gobierno “.

El ministro de Comercio, Hiroshi Kajiyama, quien también participó en la reunión, dijo que Suga pidió la mayor cooperación posible mientras el gobierno deliberaba sobre qué hacer con el agua. “Qué hacer con el agua tratada de ALPS es una tarea que el gobierno ya no puede posponer sin establecer una política”, dijo.

Se dice que el agua tomará dos años de preparación antes de que realmente pueda ser liberada al océano, después de lo cual tomaría alrededor de 30 años desecharla de manera segura. La concentración de tritio en el agua tendría que diluirse a aproximadamente 1/40 del máximo establecido por las normas nacionales, para que no afecte a la salud humana.

Además de la oposición de los pescadores, el público en general está en contra del plan, con una encuesta reciente que muestra que el 51% de los encuestados está en contra, con solo el 18% de apoyo.

Greenpeace afirmó anteriormente que “la única solución aceptable es el almacenamiento y procesamiento continuo a largo plazo del agua contaminada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO