La antigua ciudad subterránea de Capadocia es el hogar de almacenes naturales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

No hay muchos lugares en el mundo que combinen la impresionante belleza y significado cultural como lo hace Capadocia, Turquía. Esta zona, a unos 700 kilómetros de Estambul, es el hogar de los impresionantes paisajes naturales que son testigo del calor abrasador y la nieve helada.

Pero una de las partes más impresionantes de Capadocia no es inmediatamente visible. Durante siglos los locales han utilizado las piedras para crear alojamiento, incluso bajo tierra: casas, escuelas e iglesias (algunos de estos “edificios” llegan a medir hasta 14 pisos). Estas áreas subterráneas proporcionan un ambiente natural y fresco en verano, y un lugar acogedor en invierno.

Göreme view Cappadocia

Hoy en día, es muy pequeño el porcentaje de la población que vive bajo tierra, es por eso que buscaron una forma de poder explotar este lado de la ciudad, y así fue como se creó una de las tiendas subterráneas (naturales) más grandes del mundo.

Turquía es el segundo productor de papa en Oriente Medio, después de Irán. Los frescos almacenes subterráneos, proporcionados por el paisaje de Capadocia, son una parte integral de la producción masiva.

Una de las mayores productoras de papa, Doga Seed, que tiene la capacidad de almacenar más de 120.000 toneladas de vegetales, cuenta con una red de 6 complejos de almacenamiento y con el almacén más grande de toda Europa.

CAPADOCCIA Trekk y ESTAMBUL -semana santa 2007-

Las instalaciones de almacenamiento mantienen una temperatura constante de alrededor de 13°C, sin necesidad de calefacción o refrigeración mecánica. Es la temperatura perfecta para una gran variedad de productos, como las manzanas, el repollo y la coliflor, que pueden permanecer frescos por hasta cuatro semanas; mientras que los cítricos, peras y patatas varios meses.

El uso de áreas subterráneas no es un nuevo método para preservar los alimentos y se ha practicado durante siglos en todo el mundo. De hecho, en el pueblo de Ortahisar, hay cuevas subterráneas llenas hasta el borde con limones, cultivadas en el Mediterráneo y almacenadas hasta su exportación a Rusia y Europa. La carga y descarga de las enormes cajas se realizan a mano, generalmente por trabajadores locales.

Capadócia
Este almacenamiento increíble es posible debido a la suave roca volcánica en la zona, que permitió que las cuevas puedan ser fácilmente formadas. Se cree que las áreas fueron habitadas por primera vez hace unos 3.500 años. Ahora las cuevas están creciendo de nuevo ya que tanto las empresas turcas como internacionales crean nuevas cuevas para aprovechar la capacidad de almacenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Nueva Zelanda probará por primera vez en el mundo la transmisión de energía inalámbrica de largo alcance

EMROD, una empresa emergente de Nueva Zelanda, ha desarrollado la primera transmisión de energía inalámbrica de largo alcance y alta potencia del mundo como alternativa a la tecnología de línea de cobre existente.

La tecnología Emrod funciona utilizando ondas electromagnéticas para transmitir energía de forma segura y eficiente de forma inalámbrica a grandes distancias. El prototipo recibió algunos fondos del gobierno y fue diseñado y construido en Auckland en cooperación con Callaghan Innovation.

Ha recibido una nominación al premio Royal Society, y la segunda empresa de distribución de electricidad más grande de Nueva Zelanda, Powerco, será la primera en probar la tecnología Emrod.

La compañía fue fundada por el empresario tecnológico en serie Greg Kushnir, quien estaba decidido a encontrar una tecnología que pudiera reducir los costos de distribución de energía, evitar cortes y respaldar la energía renovable.

“Tenemos una gran cantidad de energía eólica, solar e hidráulica limpia disponible en todo el mundo, pero existen desafíos costosos que conlleva la entrega de esa energía mediante métodos tradicionales, por ejemplo, parques eólicos marinos o el estrecho de Cook aquí en Nueva Zelanda que requieren cables submarino que son costosos de instalar y mantener ”, dijo el Sr. Kushnir.

“Quería encontrar una solución para mover toda esa energía limpia desde donde es abundante a donde se necesita de una manera rentable y ecológica.

“Los métodos de generación y almacenamiento de energía han progresado enormemente durante el último siglo, pero la transmisión de energía se ha mantenido prácticamente sin cambios desde que Edison, Siemens y Westinghouse introdujeron por primera vez redes eléctricas basadas en cables de cobre hace 150 años”.

Cuando el Sr. Kushnir investigó formas de transmitir energía de forma inalámbrica a grandes distancias, le sorprendió lo poco que se había hecho en el campo.

“Todo el mundo parece estar obsesionado con la idea de que la energía llega a los consumidores como electricidad a través de cables de cobre y sabía que tenía que haber una mejor manera”.

Kushnir se acercó al distinguido científico neozelandés Dr. Ray Simpkin de Callaghan Innovation, quien dirigió un estudio de viabilidad y trabajó en el prototipo. Callaghan Innovation respaldó a Emrod con una subvención de investigación y desarrollo y secundó a su científico principal para trabajar en el prototipo que cambia las reglas del juego.

Al reducir significativamente los costos de infraestructura, la tecnología de Emrod tiene la capacidad de apoyar a comunidades remotas como en África y las Islas del Pacífico al brindar acceso a energía barata y sostenible para alimentar escuelas, hospitales y economías.

“Las estadísticas son bastante convincentes. Estamos hablando de un aumento potencial del 50% en el consumo de energía sostenible, hasta un 85% de reducción en los cortes y hasta un 65% de reducción en los costos de infraestructura eléctrica debido a la solución Emrod ”, dijo Kushnir.

Emrod entregará el próximo prototipo a Powerco en octubre y pasará de dos a tres meses realizando pruebas de laboratorio y capacitando al personal de Powerco antes de pasar a una prueba de campo.

“El sistema que estamos construyendo actualmente para Powerco transmitirá solo unos pocos kilovatios, pero podemos usar exactamente la misma tecnología para transmitir 100 veces más potencia a distancias mucho más largas. Los sistemas inalámbricos que utilizan la tecnología Emrod pueden transmitir cualquier cantidad de corriente de potencia que transmitan las soluciones cableadas ”, dijo Kushnir.

La seguridad del prototipo también es una prioridad para Emrod, que está utilizando una banda de frecuencia industrial, científica y médica (ISM) no ionizante para transmitir energía.

La compañía se ha estado comunicando con el regulador Radio Spectrum Management (RSM) continuamente desde el principio y manteniendo los más altos estándares de seguridad.

“El proceso riguroso que estamos llevando a cabo tiene como objetivo demostrar que la tecnología es segura con niveles de potencia más altos a mayor escala. También ayuda a crear pautas de mantenimiento para empresas como Powerco que utilizarán nuestros dispositivos ”, dijo Kushnir.

“Hemos elegido esta frecuencia ampliamente utilizada y bien regulada porque existe una larga historia de uso seguro entre humanos y sus pautas de seguridad científicamente probadas, que son aceptadas internacionalmente.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO