La ciencia de datos y la psicología revelan por qué “Game of Thrones” es tan adictivo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Los lectores pueden haber venido en busca de dragones y zombis de hielo, pero se quedaron para interacciones sociales que imitan lo que el cerebro humano espera en la vida real, sugiere un nuevo análisis realizado por investigadores de cinco universidades del Reino Unido e Irlanda.

Una red neuronal intentó escribir el próximo libro de Game of Thrones. Como se detalla en Proceedings of the National Academy of Sciences, un equipo de físicos, psicólogos y matemáticos utilizó la ciencia de redes y el análisis de datos para crear un modelo similar a una web de las tramas de las novelas de fantasía. Esta visualización les ayudó a identificar patrones en los giros y vueltas de la narrativa, así como en el comportamiento de los personajes.

“La gente le da sentido al mundo en gran medida a través de narrativas, pero no tenemos un conocimiento científico de lo que hace que las narrativas complejas sean identificables y comprensibles”, dice el coautor Colm Connaughton, matemático de la Universidad de Warwick, en un comunicado. “Las ideas que sustentan este documento son pasos para responder a esta pregunta”.

View this post on Instagram

A Game of Thrones.

A post shared by gameofthrones (@gameofthrones) on

Connaughton y sus colegas descubrieron que los cinco libros de Ice and Fire publicados hasta la fecha incluyen 2.007 personajes con nombre y más de 41.000 interacciones. Sin embargo, cada personaje solo interactúa con otros 150 como máximo. Según el documento, los científicos estiman que esta cifra representa el número máximo de individuos que los cerebros humanos, habiendo evolucionado en comunidades relativamente pequeñas, están equipados para tratar.

Greg Evans de Indy100 señala que el énfasis de Martin en los puntos de vista de múltiples personajes puede ayudar a las personas a ver las relaciones y las interacciones sociales desde una perspectiva particular. Un total de 24 personas narran secciones de la saga, con Tyrion Lannister (47 capítulos en los cinco libros) y Jon Snow (42 capítulos) encabezando la lista. En el otro extremo del espectro, Melisandre y Ser Arys Oakheart reciben cada uno solo un capítulo POV.

Los investigadores también observaron el notorio hábito de Martin de matar a los personajes principales, explicando por qué las muertes pueden parecerles a los lectores como impactantes y creíbles.

View this post on Instagram

I chose my fate. #GameofThrones

A post shared by gameofthrones (@gameofthrones) on

Primero, informa Julia Naftulin para Insider, el equipo reorganizó la historia en orden cronológico utilizando una línea de tiempo creada por fanáticos en Reddit. Con base en estos datos, los científicos encontraron que el ritmo de muertes significativas de los libros siguió un patrón que refleja la distribución de los eventos no violentos en el mundo real. Aunque esta organización podría haber hecho que las muertes de los personajes se sintieran predecibles, la estructura no cronológica de Martin aseguró que las muertes lograran tomar por sorpresa a los lectores.

“Este estudio ofrece evidencia convincente de que los buenos escritores trabajan con mucho cuidado dentro de los límites psicológicos del lector”, dice en el comunicado el coautor Robin Dunbar, psicólogo evolutivo de la Universidad de Oxford.

En la revista Cosmos, Nick Carne escribe que los críticos han comparado la serie de fantasía con la historia y el mito. Agrega: “La unión de ciencia y humanidades en el estudio reciente abre nuevas vías para los estudios literarios comparados”.

View this post on Instagram

No matter the cost. #GameofThrones

A post shared by gameofthrones (@gameofthrones) on

Al comparar los libros, ambientados principalmente en una versión fantástica de la Europa medieval, con la literatura europea centenaria, por ejemplo, los autores encontraron que Ice and Fire tiene más en común con las sagas islandesas que el poema heroico del inglés antiguo Beowulf o el folklore irlandés épico Táin Bó Cúailnge.

“Este tipo de estudio abre nuevas e interesantes posibilidades para examinar la estructura y el diseño de las epopeyas en todo tipo de contextos”, dice el coautor Ralph Kenna, físico teórico de la Universidad de Coventry, en el comunicado. “El impacto del trabajo relacionado incluye el clamor por la apropiación indebida de la mitología en Irlanda y las fallas en los procesos que lo llevaron”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO