La manera más divertida de recorrer la Polinesia Francesa es a bordo de esta villa móvil

TAHITI HOMES
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Como si los paisaje de la Polinesia Francesa no fueran suficiente, tenemos algo que hace de este destino algo todavía más increíble. Se trata del paquete exclusivo Lagoon Yachting: la primera casa flotante flotante en la Polinesia Francesa.

Anclado en Bora Bora, este alojamiento súper lujoso tiene capacidad para ocho personas con cuatro cabañas separadas y dos baños. Además, flota a través del agua azul prístina dentro de la laguna Bora Bora a unos 10 kilómetros por hora. ¿Quieres ver tiburones de punta negra en la noche? ¿Escuelas de peces que pululan en los arrecifes? ¿Tortugas marinas y mantarrayas flotando? En esta villa todo es mucho más fácil.

TAHITI HOMES

Sin embargo, este catamarán no solo es lujoso, también es ecológico. El barco funciona con energía solar y solo tiene un generador térmico para emergencias. Además, el barco tiene su propia instalación de tratamiento de agua para reutilizar el agua, y apenas emite sonido, lo que ayuda a mantener la calma y la comodidad de los corales y otras especies marinas. También puede sentirse bien porque el catamarán fue diseñado localmente y construido en un astillero local, por lo que su huella de carbono es prácticamente nula.

Todos los que se quieran hospedar en esta villa flotante tienen que tener en cuenta que hay una estadía mínima de tres noches. Y cada noche tiene un valor de 1.500 dólares (si lo divides entre ocho no suena tan terrible).

Este hotel va a estar disponible a partir de este verano y podrá encontrarlo en el sitio web de Tahiti Homes.

Mirá más historias como esta en Intriper

Perdió sus dos manos en un extraño ataque de tiburones durante un viaje en la Polinesia Francesa

Photo by David Clode on Unsplash

Un turista francés perdió ambas manos en extraño ataque de tiburones mientras nadaba frente a la costa de Moorea en la Polinesia Francesa, según los servicios locales de emergencia.

The Telegraph informó que la víctima es una mujer francesa de 35 años que se encontraba en una expedición de observación de ballenas cuando sucedió el ataque. Según los informes, fue atacada por un tiburón oceánico de punta blanca, que le mordió los brazos y el pecho.

El bombero local Jean-Jacques Riveta dijo al medio de comunicación francés AFP que la víctima fue tratada en el lugar por dos enfermeras que estaban con ella en la excursión.

“Cuando llegamos al embarcadero del hotel, ella estaba consciente pero en estado crítico. Perdió mucha sangre y le habíamos cortado las manos en el antebrazo”, dijo, y agregó que también perdió su seno izquierdo. Continuar leyendo…

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay mucho más sobre