La revolucionaria instalación funeraria que convierte los cadáveres humanos en abono ya abrió sus puertas

Recompose
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Un tema del que a nadie le gusta hablar: la muerte. Alguna vez te pusiste a pensar qué te gustaría que hicieran con tu cuerpo cuando mueras. La mayoría de las personas toman como opción el entierro en ataúd pero la realidad es que esta práctica no es muy amigable con el medioambiente por lo que ahora se están planteando nuevas alternativas.

Recompose ofrece una alternativa ecológica a las prácticas tradicionales con «reducción orgánica natural». El proceso convierte el cuerpo humano en abono para que el ciclo de vida pueda continuar de manera natural. Una vez que alguien fallece, podría, por ejemplo, convertirse en parte de su amado jardín o parcela de tierra.

Recompose comenzó a trabajar en la elaboración de compostaje humano en diciembre de 2020. Sus servicios están ubicados fuera de Seattle (Estados Unidos) en un espacio al que llaman The Greenhouse, que está equipado con 10 recipientes de cilindros de acero en los que se procesan los restos humanos. Esto se hace colocando al difunto en una mezcla de astillas de madera, alfalfa y paja para formar un capullo. Los microbios y las bacterias beneficiosas de la mezcla descomponen el cuerpo en el transcurso de 30 días. Cuando se completa el proceso, se produce un abono limpio y utilizable. Se deja secar hasta un mes y luego se entrega a la familia o se dona a Bells Mountain, un fideicomiso de tierras sin fines de lucro de 300 hectáreas en el sur de Washington.

Se estima que hay más de 400,000 hectáreas de tierra dedicados a los restos humanos y alrededor de 1,6 millones de hectáreas de bosque que se pierden cada año para la producción de ataúdes. Entonces, para aquellos que están preocupados por el mundo que dejan atrás, Recompose les ofrece una forma final de generar un impacto positivo en el medio ambiente.

El servicio Recompose cuesta 5,500 dólares, que incluye no solo la transformación en suelo, sino otros servicios como el transporte para el área metropolitana de Seattle.

Una respuesta

  1. Muy interesante práctica, pensando que estamos actualmente en un proceso circular con la finalidad de beneficiar y cuidar nuestro planeta.
    Espero que sea el pensamiento de muchas personas en apostar por esta metodología….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay mucho más sobre