La triste historia detrás de la isla de México llena de ‘muñecas muertas’

xochimilco
Foto: Esparta Palma | Flickr
Redactora Social
3/5 - (1 voto)

La historia detrás de ‘La isla de las muñecas’ de México es ciertamente trágica.

Originalmente propiedad de Julián Santana Barrera, quien falleció de un ataque al corazón en 2001, la isla está llena de muñecos colgantes, que se dice que están embrujados.

Echa un vistazo a continuación:

Ubicado en los canales de Xochimilco, solo se puede acceder a la espeluznante vista en trajinera y toma una hora y media desde Embarcadero Cuemanco.

Cuenta la leyenda que en la década de 1950, Barrera optó por mudarse a la isla con la esperanza de escapar de la rutina diaria de una sociedad caótica.

Al llegar, encontró el cuerpo de una joven que yacía boca abajo sin vida en el agua.

Poco después, supuestamente notó una muñeca que flotaba en la misma área.

Para mostrar sus respetos a la joven, Barrera colgó la muñeca de un árbol.

Una noche comenzó a escuchar ruidos inexplicables y temió que la joven hubiera regresado a su isla para perseguirlo.

La respuesta de Barrera fue recolectar y exhibir muñecos por toda la isla para apaciguar al supuesto fantasma.

Dolls 1

Continuaría esto durante 50 años hasta su muerte.

Lo que es aún más aterrador es que, según los informes, su sobrino encontró su cuerpo, exactamente en el mismo lugar donde la niña se había ahogado.

La gente cree que la isla está maldita, mientras que algunos piensan que el espíritu de Julián ha regresado para rondar la Isla de las Muñecas, junto con muchos otros que ya existían allí.

«La primera muñeca original, junto con algunas otras de las ‘muñecas favoritas’ de Santana Barrera, se colocan juntas en un santuario en un cobertizo en la Isla de las Muñecas«, dice Kat Bello en The Travel.

«A pesar de que nunca se construyó para ser así, hoy la Isla de las Muñecas es una popular atracción turística que atrae a cazadores de fantasmas, aventureros, amantes macabros y visitantes especialmente valientes de todo el mundo».

“En 1987, Xochimilco fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, lo que impulsó significativamente el turismo en la zona».

«Después de la muerte de Julián Santana Barrera a principios de la década de 2000, su familia se hizo cargo de la isla y la convirtió en una atracción turística. Los visitantes suelen dejar ofrendas, como monedas, baratijas y sus propias muñecas en la isla».

3/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.