Las calles de Bután están inundadas por arte inspirado en enormes penes, conoce la razón

buthan
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Los verás en puertas, casas e incluso templos en todo el reino: obras de arte extravagantes que representan el pene humano en todo su esplendor masculino. Algunos están dibujados de forma tan tosca que se confundirían con vandalismo. Otros están representados con exquisito detalle, completos con cabello, ojos y semen.

Estos son símbolos cotidianos en Bután, un bastión de la rama Vajrayana del budismo tántrico. Escondido en medio de las escarpadas montañas del Himalaya, este reino ha vivido durante siglos aislado del resto del mundo. Tan aislada está la nación que los butaneses no tuvieron carreteras hasta la década de 1960, ni conexión a internet hasta 1999.

No es sorprendente que la vida cotidiana en Bután todavía se asemeje a la de siglos pasados, con antiguas tradiciones y creencias que se mantienen hasta el día de hoy. Aquí, un loco divino otorga bendiciones al tener relaciones sexuales con sus devotos y los símbolos fálicos son simplemente otra forma de expresar la fe.

Buthan
Wikimedia Commons

La cultura butanesa a menudo presenta a personas que adoptan las enseñanzas de Vajrayana de formas que podríamos considerar poco convencionales. De estos, los personajes populares serían los atsaras, comediantes enmascarados que representan a maestros ilustrados. Con un gran pene hecho a mano como herramienta de enseñanza, las atsaras entretienen a las multitudes durante los festivales mientras ofrecen fragmentos de sabiduría budista junto con sus frases clave.

En la misma línea se encuentra otra figura reverenciada: el “Loco Divino”, AKA Drukpa Kuenley, un filósofo que abrió las mentes con sus acciones provocativas. Usando su «rayo llameante de sabiduría» – su pene – Kuenley atravesó Bután en el siglo XV, matando demonios con él y demostrando a más de 5000 mujeres que el celibato no era necesario para alcanzar el nirvana.

“Pienso en él como una estrella del rock-filósofo”, dice Ugyen Choden, que es como la mayoría de los butaneses, un devoto budista, “Drukpa Kuenley amaba el vino, las mujeres y las canciones, y no las rechazó durante su vida. Para nosotros, los laicos, es un regalo saber que uno puede iluminarse sin renunciar a los placeres terrenales.“

Hoy, el legado del Divino Loco se puede ver en las imágenes del falo que se exhiben en todo el reino. Tallados en las vigas de las casas o pintados en las paredes, estos penes erectos con ojos llameantes y eyaculaciones temibles ofrecen protección contra los malos espíritus.

Pero los falos también son símbolos de fertilidad. En el pueblo de Punakha se encuentra el Chhimi Lhakhang, un monasterio fundado por el propio Kuenley, que es visitado constantemente por budistas deseosos de concebir. Las pinturas de las hazañas del Divino Loco adornan las paredes del santuario interior del templo. Aquí, los devotos son bendecidos con un golpecito en la cabeza con un enorme pene de madera.

Contrariamente a las sensibilidades occidentales tradicionales que a menudo consideran el falo como un objeto a ser reprimido, la versión butanesa es tanto práctica como refrescantemente honesta. Y su significado va mucho más allá de lo que cualquier no butanés puede comprender. Quizás la explicación más simple para la erección de Bután se puede encontrar en las palabras de mi amigo Tshering, un erudito budista de la capital Thimphu.

“El falo es una fuerza que puede usarse tanto para el bien como para el mal. Cuando se aprovecha sabiamente, se convierte en una energía creativa, una fuerza positiva”, explica el hombre, “pero cuando no se controla, convierte a los hombres en criaturas salvajes y lujuriosas. La imagen del falo es un recordatorio para que los hombres controlen la fuerza y ​​la usen de manera positiva”.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.